Menú Cerrar

Este esperma de ratón se mantuvo liofilizado en el espacio y, seis años después, ha servido para concebir nuevos ratones

Este esperma de ratón se mantuvo liofilizado en el espacio y, seis años después, ha servido para concebir nuevos ratones

Según un reciente estudio, los «ratones espaciales» sanos nacieron de esperma de ratón liofilizado que había orbitado el planeta Tierra durante casi seis años a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Esta es una buena noticia porque la radiación que daña el ADN en la ISS es más de 100 veces más fuerte que en la Tierra.


Generaciones espaciales futuras

Es muy relevante examinar los efectos de la radiación espacial no solo en los organismos vivos, sino también en las generaciones futuras si vamos a explorar el espacio. La radiación espacial puede causar daños en el ADN de las células y efectos en la herencia de mutaciones en la descendencia después de la exploración del espacio profundo.

El esperma liofilizado podría potencialmente jugar un papel en la repoblación de colonias espaciales.

La mayoría de los estudios realizados sobre los efectos de la radiación espacial no se han realizado en el espacio, sino en condiciones que imitan el espacio. Pero en el nuevo estudio, investigadores japoneses descubrieron un método novedoso para estudiar la radiación en el esperma de mamíferos: liofilizaron esperma de ratón, una técnica que permitió que los espermatozoides se conservaran a temperatura ambiente durante más de un año.

Eso permitió al equipo lanzar el esperma a la ISS sin necesidad de un congelador. La deshidratación de los espermatozoides también mantuvo bajos los costes de lanzamiento mediante el uso de ampollas «ligeras y pequeñas» para almacenar los espermatozoides.

Los espermatozoides fueron lanzados a la ISS en agosto de 2013 y, una vez que llegaron, los astronautas los almacenaron en un congelador a -95 ºC. Algunas de las muestras regresaron después de nueve meses, otras después de dos años y nueve meses, y la última de las muestras regresó después de cinco años y 10 meses; las muestras biológicas más largas se han conservado en la ISS.

Después de nueve meses, los investigadores encontraron un poco más de daño en el ADN del esperma y los núcleos de gametos masculinos que en los controles sanos, pero las tasas de fecundación y natalidad fueron similares.

Descubrieron que los espermatozoides absorbían aproximadamente 0,61 milisievert (mSv) / día. En comparación, el límite de la NASA para los astronautas expuestos a radiación en órbita terrestre baja es de aproximadamente 50 mSv / año, o 0,14 mSv / día.

Los investigadores encontraron que el almacenamiento a largo plazo a bordo de la ISS no dañó significativamente el ADN en el esperma. Después de rehidratar el esperma, lo inyectaron en ratones hembras y descubrieron que los ratones dieron a luz ocho crías sanas. Esas crías no mostraron diferencias en la expresión genética en comparación con los controles: ocho crías nacieron de espermatozoides conservados de la misma manera en la Tierra.

El esperma liofilizado mostró una «fuerte tolerancia» a la radiación espacial. Los autores plantean la hipótesis de que esto podría deberse a la falta de moléculas de agua dentro de las células congeladas; Se cree que la radiación induce daño al ADN a través de radicales libres, producidos cuando las partículas energéticas interactúan con las moléculas de agua dentro de las células, escribieron los investigadores.

Fuente de TenemosNoticias.com: feeds.weblogssl.com

Publicado el: 2021-06-12 07:21:38
En la sección: Xataka Ciencia

Publicado en Ciencia
Volver al inicio