Menú Cerrar

La Luna pudo presentar actividad volcánica «reciente» | Actualidad

La Luna pudo presentar actividad volcánica «reciente» | Actualidad

Las primeras muestras de la Luna traídas a nuestro planeta en el último medio siglo (y las primeras que recoge una misión china) contienen indicios de la lava lunar más reciente jamás analizada. Los investigadores solo necesitaron analizar pequeños fragmentos de los 2 kilogramos de roca que retornó el pasado mes de diciembre el módulo de aterrizaje Chang’e-5 para confirmar sus predicciones sobre el océano de las Tormentas, la región donde se produjo el alunizaje.

Las muestras, que datan de hace unos dos mil millones de años, revelan un vulcanismo al menos mil millones de años más reciente que el que hallaron los astronautas del programa Apolo de la NASA o las misiones Luna (no tripuladas) que lanzó la Unión Soviética en los años sesenta y setenta.

«Es la colada de lava más reciente jamás datada en la Luna», confirma Katherine Joy, planetóloga de la Universidad de Mánchester y coautora del estudio, publicado en Science el 7 de octubre. Los hallazgos llenan un vacío crucial en el registro geológico de la Luna y también nos ayudarán a entender la historia de otros cuerpos del sistema solar.

China logró un hito histórico cuando su módulo de aterrizaje Chang’e-5 alunizó el 1 de diciembre de 2020, recogió muestras de la superficie de nuestro satélite y volvió a despegar dos días después. A continuación llevó a cabo un encuentro automático con su nave nodriza en la órbita lunar. Dicha nave regresó a la Tierra y liberó una cápsula de reentrada con las muestras, que aterrizó en la región china de Mongolia Interior el 16 de diciembre.

La misión exploró el océano de las Tormentas, en la cara visible de la Luna. Se trata de una región de interés para los científicos porque se cree que contiene lava joven solidificada, lo que constituiría un indicio de un vulcanismo relativamente reciente en la Luna.

Gracias a las muestras obtenidas por los programas Apolo y Luna, los científicos ya disponían de pruebas de que la Luna experimentó erupciones volcánicas que se remontan a hace más de 4000 millones de años, la mayoría de las cuales se produjeron hace entre 3800 y 3000 millones de años. Pero ninguna misión había alunizado en una región tan joven como el océano de las Tormentas, que se extiende a lo largo de 2500 kilómetros de norte a sur. Los científicos lunares estaban deseando buscar pruebas de un vulcanismo más reciente en una región así. «Me encantó que seleccionaran ese punto de aterrizaje», comparte Harald Hiesinger, planetólogo de la Universidad de Münster.

Lava lunar    

Al igual que en la Tierra, el vulcanismo lunar acontece cuando el magma se ve empujado a la superficie y provoca una erupción. Eso deja «mares» (maria, en latín) de roca basáltica en la superficie que son claramente visibles desde la Tierra. En el océano de las Tormentas, se cree que manaron a la superficie casi 2000 kilómetros cúbicos de magma basáltico, una gran erupción para los estándares lunares.

El módulo de aterrizaje Chang’e-5 utilizó una pala y un taladro para recoger muestras en esa región. Ahora sabemos que al menos algunas de ellas son de roca basáltica, y su edad se ha determinado mediante datación radiactiva.

Los hallazgos proporcionan un dato crucial sobre la historia de la Luna y del sistema solar en su conjunto. Al conocer la edad exacta de océano de las Tormentas y compararla con su número de cráteres (que va aumentando a medida que se producen impactos), los científicos pueden deducir que determinadas regiones de otros mundos, como Marte, con un número similar de cráteres tienen una edad similar.

Hasta ahora ese proceso, conocido como «recuento de cráteres», se ha basado casi por completo en la datación de las muestras lunares recogidas por las misiones Apolo. Eso ha dejado un enorme vacío en la cronología lunar, en el periodo comprendido entre hace uno y tres mil millones de años. «Es absolutamente esencial obtener más datos», asegura Ian Crawford, planetólogo del Colegio Birkbeck de la Universidad de Londres. «Y eso es lo que ha logrado este estudio.»

Un enigma por resolver

Sin embargo, lo que aún no está claro es qué habría impulsado el vulcanismo lunar en el momento en que se formó el océano de las Tormentas. Para entonces, la Luna ya había empezado a enfriarse y «la cantidad de magma que se generaba disminuyó muy deprisa», explica Joy.

Una posibilidad es que en el interior de la Luna hubiera restos de uranio, torio y potasio radiactivos que aportaran el calor necesario para desencadenar ese vulcanismo tardío. Pero las muestras de Chang’e-5 no evidencian una abundancia de esos elementos radiactivos. «Realmente es un rompecabezas», señala Joy.

También podría ser que las fuerzas de marea generadas por la gravedad de la Tierra suministraran el calor necesario. «Hace dos mil millones de años, la Luna estaba mucho más cerca de la Tierra, tal vez a la mitad de la distancia actual», apunta Alexander Nemchin, planetólogo de la Universidad Curtin y coautor del estudio. «Así que ese efecto probablemente era bastante más importante». Sin embargo, no está claro por qué eso produciría un calentamiento localizado en regiones como el océano de las Tormentas, y no uno mucho más extendido a lo largo de la superficie lunar.

Pero podría haber zonas aún más jóvenes en la Luna. Hiesinger, que ha contribuido a gran parte del recuento de cráteres, subraya que algunas regiones parecen tener tan solo unas decenas o cientos de millones de años, lo cual representa un misterio. «Eso significaría que la Luna presentó vulcanismo activo hasta hace unos 50 millones de años», concluye, lo que parece «muy improbable».

Jonathan O’Callaghan/Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Nature Resarch Group.

Referencia: «Age and composition of young basalts on the Moon, measured from samples returned by Chang’e-5», Xiaochao Che et al. en Science, 7 de octubre de 2021.

Fuente de TenemosNoticias.com: www.investigacionyciencia.es

Publicado el: 2021-10-14 18:00:00
En la sección: Investigación y Ciencia: Actualidad científica

Publicado en Ciencia
Volver al inicio