Menú Cerrar

La nueva visión del mar que están dando los robots oceanográficos

[Img #64759]

La vida marina microscópica desempeña un papel fundamental en la salud del mar y, en última instancia, la del planeta. Al igual que la vegetación en tierra firme, el fitoplancton utiliza la fotosíntesis para consumir dióxido de carbono y generar materia orgánica y oxígeno. Esta transformación biológica se conoce como productividad primaria marina. Una investigación reciente indica que una flota de robots marinos podría revolucionar el conocimiento científico sobre la productividad primaria del mar a escala mundial.

 

El estudio lo ha realizado el equipo de Ken Johnson, del Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterrey (MBARI) en California, Estados Unidos. Se titula “Constraint on net primary productivity of the global ocean by Argo oxygen measurements”. Y se ha publicado en la revista académica Nature Geoscience.

 

Los datos recogidos por estos robots permitirán a los científicos estimar con mayor precisión cómo fluye el carbono desde la atmósfera hasta el océano y obtener datos nuevos y reveladores sobre el ciclo global del carbono. Los cambios en la productividad del fitoplancton pueden tener consecuencias de gran alcance, como alterar las redes alimentarias oceánicas o modificar la capacidad del océano para almacenar carbono. Ante el cambio climático global, es imprescindible conocer bien el papel del océano en la transferencia a este de carbono de la atmósfera y el grado de estabilidad de su permanencia allí.

 

«Basándonos en modelos informáticos imperfectos, hemos predicho que la producción primaria del fitoplancton marino disminuirá en un océano más cálido, pero no teníamos una forma de realizar mediciones a escala global para verificar los modelos. Ahora la tenemos», explica Johnson.

 

Miles de robots autónomos que se dejan llevar por las corrientes marítimas están dando a los científicos una visión sin precedentes de la productividad primaria marina en cada zona geográfica, en cada cota de profundidad y a lo largo del tiempo. Están transformando drásticamente la capacidad para estimar la cantidad de carbono que los mares del mundo acumulan cada año. Por ejemplo, el océano Índico y el centro del océano Pacífico Sur han sido regiones de las cuales los científicos han tenido muy poca información sobre la productividad primaria. Pero esto comenzó a cambiar con el despliegue de los robots BGC-Argo (BioGeoChemical-Argo) en todas las regiones marítimas del mundo.

 

El nuevo estudio demuestra que una flota de robots marinos puede proporcionar información vital sobre la productividad primaria de los océanos del mundo. Los datos recolectados por estos robots pueden servir para afinar los modelos digitales del ciclo del carbono de la Tierra, aumentar la fiabilidad de las predicciones sobre el cambio climático global y mejorar la salud de los océanos. (Imagen: Natalie Freeman © 2019 SOCCOM)

 

Los robots BGC-Argo miden la temperatura, la salinidad, el oxígeno, el pH, la clorofila y los nutrientes. Cuando un robot BGC-Argo es liberado en el mar para que inicie una nueva misión, el robot se hunde hasta los 1.000 metros de profundidad. Allí, su programación autónoma lo pone a examinar la columna de agua. Tras completar la tarea, el robot desciende hasta los 2.000 metros donde prosigue su trabajo y luego asciende a la superficie. Una vez en la superficie, el robot se comunica con un satélite para enviar sus datos a los científicos en tierra firme. Este ciclo se repite cada 10 días. (Fuente: NCYT de Amazings)

 

 

Fuente de TenemosNoticias.com: noticiasdelaciencia.com

Publicado el: 2021-09-16 04:15:25
En la sección: Ciencia Amazings® / NCYT®

Publicado en Ciencia
Volver al inicio