Menú Cerrar

Cadena perpetua para el policía británico que asesinó a la londinense Sarah Everard

Cadena perpetua para el policía británico que asesinó a la londinense Sarah Everard

  • El juez deja claro que no habrá posibilidad de redención de pena, por lo que el agente pasará el resto de su vida en la cárcel

Wayne Couzens, agente en activo de la Policía Metropolitana de Londres, ha sido condenado a cadena perpetua por el secuestro, violación y asesinato de Sarah Everard el pasado mes de marzo. El juez Adrian Fulford ha dejado claro al pronunciar la sentencia en el tribunal del Old Bailey que no habrá redención posible de pena. El agente de Scotland Yard de 48 años pasará el resto de su vida en la cárcel.

La desaparición y muerte de Everard, una profesional del marketing de 33 años, conmocionó al país y provocó una ola de repudio y protestas contra la permanente inseguridad callejera de las mujeres ante la violencia machista. El hecho de que el autor fuera un policía agravó aún más las circunstancias del brutal crimen.

Everard había visitado el pasado 3 de marzo a unos amigos a última hora de la tarde y se dirigía a pie su domicilio cuando se cruzó con Couzens. Este se valió de su identificación como policía y de las leyes especiales que regían durante el confinamiento por la pandemia para detenerla falsamente y esposarla. Después de meterla en un vehículo que había alquilado, la condujo a  80 kilómetros al sureste de Inglaterra, la violó y después la estranguló. Más tarde quemó el cadáver y lo arrojó a un basurero en Kent.

Pruebas irrefutables

Couzens negó en principio el crimen, pero terminó declarándose culpable ante las pruebas irrefutables recopiladas por los investigadores. Cámaras de seguridad le habían filmado en el momento de su encuentro con la víctima y en otros lugares relacionados con el suceso. Un testigo había presenciado cómo el policía esposó a la mujer. El agresor y la víctima no se conocían de nada.

A la caza de una mujer sola

Noticias relacionadas

El juez Fulford ha descrito las circunstancias del suceso de “grotescas”, en un caso “devastador, trágico y completamente brutal”. La sentencia acusa a Couzens de “socavar la confianza del público en la policía” y hacer que las mujeres se sientan más inseguras cuando simplemente caminan por la calle, como ocurrió con Sarah.  El agente que estaba destinado a la seguridad del cuerpo diplomático había “planeado desde hacía tiempo una agresión sexual violenta” y “fue a la caza de una mujer sola para secuéstrala y violarla”, algo que había planeado hasta el último detalle. Un crimen del que “no ha dado prueba de genuino arrepentimiento”.  

Durante los dos días que duró la vista Couzens no pronunció una sola palabra. Los padres de Sarah en su primera declaración en público, cuando describieron el tormento por el que están pasando,  le retaron a que les mirara a la cara, le calificaron de “monstruo” y de  ejemplo “de lo peor de la humanidad”. Ningún policía británico había recibido hasta ahora una condena de cárcel tan severa.

Fuente de TenemosNoticias.com: www.elperiodico.com

Publicado el: 2021-09-30 08:18:59
En la sección: El Periódico – internacional

Publicado en Clasificadas
Volver al inicio