Menú Cerrar

el paso final hacia la santidad

el paso final hacia la santidad

El 26 de octubre de 1864 nació en Isnotú, un pueblito del estado Trujillo, José Gregorio Hernández Cisneros. Entonces nadie podía saberlo, pero el hijo de Benigno y Josefa sería un iluminado de la medicina al servicio de los más necesitados. Después de muerto, la gente diría que obraba milagros y lo llamarían santo. Hoy a 156 años de su natalicio, el mito está a punto de hacerse realidad.

Este lunes se realizará a puerta cerrada la exhumación de los restos mortales del doctor José Gregorio Hernández. Un equipo de patólogos examinará la osamenta, mientras dos fiscales jurídicos de la Iglesia certificarán su autenticidad, en cumplimiento del riguroso protocolo exigido por El Vaticano. Con este acto, se da el paso final hacia la ansiada beatificación del médico de los pobres, cuya causa fue introducida en la Santa Sede en el año 1949, por iniciativa del monseñor Lucas Guillermo Castillo.

Como medida de seguridad por la pandemia de COVID-19, el público general y los medios de comunicación, tendrán el acceso restringido a la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria en Caracas, que desde 1975 es el lugar de descanso del futuro beato.

La ceremonia de exhumación será transmitida en vivo por las pantallas de Vale TV canal 5 y por el canal de YouTube de la Arquidiócesis de Caracas. Asimismo, desde esas dos plataformas se generará una señal matriz, a la que podrán unirse todos los medios que deseen darle cobertura a esta celebración religiosa, que marca un hito para la iglesia venezolana y los devotos del milagroso galeno, quienes, por más de 71 años, han impulsado la causa para elevarlo a la santidad.

Cabe destacar, que los restos del Venerable fueron exhumados por primera vez el 23 de octubre de 1975, cuando se trasladaron del Cementerio General del Sur a la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria.

Para el momento en que se realizó la primera exhumación, la Causa para la Beatificación de José Gregorio Hernández ya había sido introducida en El Vaticano, y tres años antes, en 1972, al benévolo doctor lo habían declarado Siervo de Dios, el primer título necesario para iniciar el camino hacia los altares.

De acuerdo con registros históricos, fue un incendio ocasionado por la gran cantidad de velas que los devotos dejaban en la tumba de Hernández, lo que alertó a las autoridades eclesiásticas, sobre la necesidad de resguardar los restos del médico de los pobres en un lugar más seguro.

La preparación previa a la ceremonia de exhumación fue también un proceso esmerado. Esta última semana al pasar frente a la Iglesia de la Candelaria, (que próximamente será elevada a santuario por ser el centro de la devoción al “Venerable”), se percibía un olor a pintura y podía verse a los trabajadores brocha en mano, afanados en retocar los colores de la fachada.

El pasado viernes 23 de octubre, día en que casualmente se cumplían 45 años del traslado de los restos de José Gregorio a la Iglesia de la Candelaria, se realizó la pre apertura de la tumba y el ensayo general de la ceremonia.

Así se desarrollará la exhumación de los restos de José Gregorio Hernández

La ceremonia de exhumación de los restos de José Gregorio Hernández, comienza a las diez de la mañana con un aforo máximo de 150 personas. Entre los asistentes destacan: miembros del episcopado, músicos que participarán en un homenaje al futuro beato, y Yaxury Solórzano “la niña del milagro”, quien, gracias a la intervención del médico trujillano, sobrevivió sin secuelas a tiro en la cabeza, que recibió durante un intento de robo el 10 de marzo de 2017.

Yaxuri Solórzano “la niña del milagro” y su salvador Foto: Iglesia de La Candelaria

El administrador apostólico de Caracas, cardenal Baltazar Porras, detalló que la celebración contará con la presencia de varios de los sacerdotes que han impulsado la Causa para la Beatificación del Venerable, entre ellos el cardenal Jorge Urosa Sabino, además de los obispos de Isnotú, (el pueblo natal de José Gregorio Hernández), Guárico y Apure, “por ser los lugares donde ocurrió el milagro”, subrayó el prelado.

Al comienzo de la ceremonia, los restos de José Gregorio serán conducidos en procesión hasta el altar mayor de la Iglesia de La Candelaria, donde la osamenta será examinada por el equipo de patólogos y peritos de la Iglesia, que deberán comprobar las condiciones de los huesos, para verificar si el contenido de la urna corresponde al registrado en las actas de la exhumación de 1975.

Asimismo, durante el proceso se extraerán las reliquias de primer orden: pequeños trozos del esqueleto de José Gregorio, que se repartirán por las 40 diócesis de Venezuela, según lo informó la Arquidiócesis de Caracas.

“Hay que guardar otras tantas, porque probablemente en el tiempo, y no muy lejano, se crearán parroquias o santuarios en el país, o afuera, y pedirán esa reliquia de primer orden«, subrayó el cardenal Porras.

La parte final de la ceremonia transcurrirá, entre alabanzas oraciones y cantos, parecidos a los que se realizan durante los velorios de la Cruz de Mayo, “pequeñas guardias de honor para expresar con el silencio, con la oración y con el canto, la alegría de tener allí a José Gregorio”, expresó el purpurado.

Veredicto del Tribunal Eclesiástico

Concluida la ceremonia, el equipo de patólogos y los peritos de la Iglesia estudiarán los restos de José Gregorio Hernández, reforzarán los protocolos para su conservación y elaboraran un acta que será enviada al Vaticano con su respectiva reliquia de primer orden.

Finalmente, los resultados de la exhumación se anunciarán el sábado 31 de octubre, junto al veredicto del Tribunal Eclesiástico, que ha hecho todo el seguimiento del milagro concedido por José Gregorio Hernández a la niña Yaxury Solórzano, y aprobado las fases previas del proceso de beatificación: Presentación del expediente del presunto milagro (2019), aval de la Comisión Médica (enero de 2020) aprobación de la Comisión de Teólogos (abril de 2020) y la firma del decreto para la beatificación (19 de junio de 2020).

Una vez conocido el veredicto del Tribunal Eclesiástico, comenzarán los preparativos para la ceremonia de beatificación del médico de los pobres, que la Iglesia venezolana espera poder celebrar con gran júbilo durante el primer trimestre de 2021.

“Esperamos que (para entonces) hayamos superado toda esta situación del confinamiento en la que estamos y podamos hacer un acto multitudinario, que nos dará la inmensa alegría de tener a nuestro santo: venezolano, médico, laico, hombre entregado al servicio de todos especialmente de los pobres”, proclamó el cardenal Porras.

Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.


Fuente de TenemosNoticias.com: globovision.com

Publicado el: 2020-10-26 04:00:00
En la sección: Globovisión

Volver al inicio