Menú Cerrar

Biografía de Luis Homez por Morelis Gonzalo –

147687

1947:

Nace en Maracaibo, Estado Zulia, el 27 de septiembre en el Hospital Central «Dr.Antonio José Urquinaona». Sus progenitores fueron Alicia Martínez y Enrique Hómez. Su padre, de ascendencia libanesa, era de profesión abogado y además ejerció la docencia universitaria. Tiene dos hermanos: Enrique(Henry) y Yazmín.

De ellos afirma en 1989, en una entrevista televisiva, lo siguiente: «De él saco todos mis principios y el ejemplo de lo que debe ser la vida ciudadana en la vida cotidiana» y de ella «trato de tomar su ímpetu, su energía, su capacidad trabajadora… y su sensibilidad» He tenido la suerte-afirmaba en 1989- de nacer en el seno de una familia muy grande […] y muy unida […]»(D’Arienzo: 1989).

Fue bautizado por el Dr. Máximo Arteaga Pérez, pediatra de larga trayectoria en el Zulia, fundador y presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, filial Zulia, quien siempre se destacó por su vocación de servicio,no sólo como médico, sino como gremialista y legislador. De él, LH escribe años después «[fue] mi padrino, mi consejero, mi compañero. […] A pocas personas he querido tanto. Me siento hermano de sus hijos».

1953:

Inicia los estudios de Primaria en el Instituto Venezuela, el cual estuvo ubicado frente al Club Comercio, entre la calle 72 y Bella Vista de Maracaibo.

«Era un colegio maravilloso, muy completo, con unos maestros verdaderamente excelentes […] Recuerdo a la maestra Ligia, de primer grado. Eso no se me olvidará jamás […] Era excelente, una maravilla» (D’Arienzo: 1989).

1957:

Prosigue la primaria en el Colegio San Vicente de Paúl, dirigido por los padres paulistas, donde también estudia todo el bachillerato.

1959:

Termina la primaria y viaja con su hermano Henry a Londres, Inglaterra, a estudiar inglés durante un año, en el Nithsdale School y piano en Brockenhurst.

Con relación a esta experiencia afirmaba «[allí] pasaron tantas cosas, que[…] estoy deseoso de tener algún día, […] tiempo suficiente para sentarme a escribir aquellas anécdotas […]. Era un colegio pequeño, quedaba al borde de uno de los bosques más grandes de Inglaterra[…]Practicábamos muchos deportes[…]se utilizaba una caña de bambú como de un metro de largo para castigarnos a todos los que […] no hiciéramos la tarea perfecta o no pronunciáramos bien al leer […]. Fue un año cargado de experiencias que nos templó, verdaderamente, nuestra personalidad.»

1960:

Inicia el bachillerato «Tuve muchos conflictos cuando me pusieron a escoger entre Ciencias y Humanidades […] Me gustaban las matemáticas y me encantaba la literatura». Prosigue sus clases de piano, las cuales se prolongarán hasta 1965. «Mi profesor creía que tenía condiciones para dedicarme por completo al piano, pero […] me surgió a partir de los 13 años, una desviación benigna

[…] de la columna vertebral y, […] por supuesto, con un handicap de esa naturaleza es imposible dedicarse a esa actividad[…][de no ser así] me hubiera gustado ser pianista concertista»( D’Arienzo: 1989).

La música ocupó en su vida un lugar fundamental. Le gustaban diversos géneros:»En música clásica me identifique, con mucha facilidad con Beethoven […].

Pero, […] podría decir que mi pieza favorita […] es la Balada # 1 de Chopín. Ya en el plano de las Sinfonías, la # 2 de Rachmanninoff y la # 2 de Brahms, también me identifican demasiado[…] En el plano popular, soy fanático sincero de la gaita zuliana, que la toqué como aficionado en esos años de la adolescencia».

La gaita de «Los Patinadores» era una de sus preferidas: «Yo creo que, como gaita costumbrista es una de las mejores. Obviamente, [me gusta] la Grey Zuliana, […]. Y de las gaitas recientes ‘Dame razón del cantor’ […] la tengo entre mis favoritas» (D’Arienzo: 1989).

1963:

Este año es electo Presidente del Centro de Estudiantes del San Vicente de Paúl y Secretario de Organización Regional de CEFEL(Centros de Estudiantes Federados de Educación Libre), organismo de proyección nacional, constituido en 1960 en Caracas.

Este señalaba en su declaración de principios «su compenetración con la realidad actual» y se definía como una organización gremial, sustentado «doctrinariamente en los principios de la filosofía y de la moral cristiana y en la democracia representativa, en lo político-gremial».

CEFEL agrupaba a los Centros de Estudiantes de los colegios de la Educación no oficial. Subsistió más allá de la suspensión de los Centros Estudiantiles en los liceos oficiales. Organizado a escala nacional, se extendió a Maracaibo, Barquisimeto, San Cristóbal y Valencia.

1964:

Ejerce la Secretaría Regional General de CEFEl, organismo que realiza este año su tercera Asamblea Nacional en Maracaibo (en 1962 realizó la primera y en 1963 la segunda). En esta nueva Asamblea aprueban «favorecer la resurrección de los Centros estudiantiles en los Liceos oficiales»

Para este momento CEFEL, en el ámbito nacional, agrupaba a 44.025 estudiantes de un total de 137.823 de la población estudiantil de Educación Media del país(Portillo, Julio: 1964).

En un artículo publicado en «Avanzada», periódico del organismo, Portillo señalaba «Nunca podrá hacer algo mejor CEFEL, que sí dentro de algunos años, con la frente bien en alta, pueda decir a nuestra Venezuela, que ha dado su contribución valiosa en la formación de jóvenes patriotas, futuro del país, esperanza de la historia».

1965:

Se gradúa de Bachiller en Ciencias, promoción en al que ocupa el primer lugar con un promedio de 19,4 puntos. Viaja, a los 17 años de edad, a EE.UU. a realizar estudios preuniversitarios en el Chauncy Hall School, Boston.

1966:

Inicia los estudios de Ingeniería en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Cambridge, Boston, EE.UU. Posteriormente, se cambia a Ciencias Políticas. Con relación a esta institución afirmó: «El examen de admisión es sumamente fuerte y el número de aspirantes es superior a […] las plazas disponibles, pero tuve la suerte de entrar […]. Tiene un rango universitario de mucha calidad. Hay seis premios Nóbel dando clases […] Ahí se diseño la cápsula Apolo […] Es muy exigente […] Incluso es famosos por el número de estudiantes que se suicidan año tras año, por los estudios»

En cuanto a sus motivaciones señala «Debo confesar que una de las razones por las cuales me quise ir a estudiar afuera, es porque la política tendía a absorberme mucho, y ya yo veía que en la Universidad del Zulia me iba a dedicar por completo […]. pero, cuando uno lleva ese gusanito por dentro, eso no se puede evitar.» (D’Arienzo: 1989)

1968:

Indudablemete su afirmación de que el «gusanito» de la política no se podía evitar, es reafirmada en su estadía en el exterior. Este año es electo (por dos períodos consecutivos)presidente del Concejo Estudiantil Internacional(ISC)que agrupaba a casi 1.800 estudiantes extranjeros y, al mismo tiempo, Vicepresidente del Club Latino del MIT, Cambridge, EE.UU. Allí lideriza la primera huelga estudiantil.

En esta fecha, estudia durante un año francés en el Loyola College, Montreal, Canadá.

1970:

Obtiene la Licenciatura en Ciencias Políticas, en el M.I.T, con la tesis Política universitaria y política partidista en Venezuela: sus relaciones.

Viaja a Francia a iniciar estudios de cuarto nivel y a proseguir los de francés en La Sorbona, París.

1971:

En enero de este año nace el Movimiento al Socialismo (MAS), producto de una división del Partido Comunista de Venezuela en 1970, conformándose —expresa Pompeyo Márquez- como «una proposición inédita a los venezolanos [… surgiendo] como un intento de revisar y sistematizar las experiencias fundamentales del movimiento revolucionario[…] rompiendo con los moldes esquemáticos».

Conoce, a los 24 años, a Teodoro Petkoff en París, con quien iniciará una amistad que durará el resto de su vida y que los hizo aliados en más de un combate. El contacto con Teodoro fue determinante para precisar su rumbo político.

Luis formaba parte de un círculo de opinión política y de estudios en la capital francesa, donde debatían problemas de diversa índole. En prelación a ello dijo, «Eramos unos socialistas. Habíamos cambiado mucho nuestra manera de pensar y no nos satisfacía nada de lo que había en el plano político Venezolano. No nos gustaba el Partido Comunista y sentíamos que había un vacío en la izquierda»

Por estas razones, de vuelta al país, en lugar de pensar en crear un nuevo partido decide, junto con otros compañeros, incorporarse al MAS. «De tal forma que, cuando regresamos definitivamente a Venezuela, en 1973, por un lado me bajé del avión […] y, por el otro, me fui a la casa del MAS a decir que yo era masista, que yo quería formalmente inscribirme. Y, desde entonces, estoy militando en el MAS» (D’ Arienzo, Argenis: 1989).

Diecisiete años después, en un discurso pronunciado ante el Concejo Municipal del Distrito Mara ante un nuevo aniversario del MAS, afirma «El MAS nace […] como protesta contra el modelo soviético, contra el autoritarismo, contra la dictadura del partido, contra todo tipo de dictadura, contra el monolitismo, y se propone en contrapartida, reivindicar el ideal de socialismo con libertad»

Finalmente acotaba «El MAS nació para luchar por una Venezuela mejor, para tratar de ser útil al pueblo y la nación a al cual nos debemos por entero. Con ese norte seguiremos, independientemente del favor que nos depare la voluntad electoral».

Toma durante este año, cursos de Alemán en DCF, París, Francia y es nombrado asesor Ad-Honoren de la Comisión encargada del proyecto de la Escuela de Ciencias Políticas y Administrativas de la Facultad de Ciencias

Jurídicas de la Universidad del Zulia, proyecto que nunca llegó a hacerse realidad.

1972:

Culmina sus estudios en el Instituto de Altos Estudios de la América Latina (IHEAL), en la Universidad de París III, Francia.

Contrae matrimonio con Lucrecia Asturias, diseñadora gráfica de origen guatemalteco, a quien conoció en Boston y de quien afirmó que al conocerla «[…] me dejó impresionado de verdad. No sólo la belleza física, que la tiene, sino la personalidad que irradia». De su unión nacen Jorge Luis (1974) y Juan Carlos (1976).

Con relación a su rol de padre señalaba «[…] creo que soy una combinación de padre drástico con cariñoso. […] en el fondo me frustra no poder contar con el tiempo que yo quisiera para estar dedicado a ellos y atenderlos como se merecen. […] He tenido la suerte, sobre todo por el papel que Lucrecia ha jugado […] de tener unos hijos maravillosos. […] Pero, de verdad, que yo sí quisiera tener más oportunidades de jugar con ello, de acompañarlos en los momentos del estudio»

En cuanto a los hijos señaló «Lucrecia y yo somos fanáticos de los muchachos y eso, por lógica, nos ha debido llevar a tener muchos hijos. Pero, los avatares de la vida política que yo llevo, los riesgos que corremos, la escasez de tiempo disponible […] nos llevo a la conclusión […] de que no deberíamos tener más hijos» (D’Arienzo: 1989).

1973:

Termina los estudios de postgrado en la Escuela Práctica de Altos Estudios (EPHE), La Sorbona, París, Francia y presenta la tesis: Contribución al análisis del populismo en América Latina.

Regresa a Venezuela en el mes de Octubre de este año. Se inscribe en el Movimiento al Socialismo (MAS), organización que para ese año realizaba su primera campaña electoral con José Vicente Rangel como candidato y daba a conocer sus símbolos fundamentales: el color naranja, el puño levantado y el slogan «Sí Podemos». Una de sus primeras actividades fue actuar como Testigo Electoral en el municipio Coquivacoa, en la escuela Andrés Eloy Blanco.

En este año, el Movimiento presenta su primer programa de Gobierno bajo la consigna «hacia una victoria del socialismo» el cual tenía por objetivo «dejar en claro a) Las causas de la injusticia[…], b) El carácter ilusorio de la vía reformista-desarrollista,c) La conveniencia del socialismo […] [y] d) Los rasgos propios del socialismo que proponemos para Venezuela».

En este primer proceso el MAS obtiene, en el Estado Zulia, 7.937 votos grandes y 12.407 pequeños (2,3% de los votos válidos).

En el ámbito nacional, los votos pequeños representaron el 5,23% del universo electoral contra el 76,66% de AD y Copei, de un total de 4 millones 700 mil inscritos. Los votos grandes serán el 3,7%, contra un 85,4% de los dos partidos del statu quo. El Movimiento, con todo y estos datos, se convierte en la tercera fuerza política del país y la primera de la izquierda venezolana.

Con estas elecciones, se refuerza bipartidismo en el país, por cuanto AD y Copei van a acaparar más de 80% de la votación total. La presidencia fue ganada por Carlos Andrés Pérez.

1974:

Un año después de su incorporación al MAS, es electo Secretario de Organización en la IV Asamblea Regional.

Funda junto a Julio Portillo, el Instituto Regional de Estudios Políticos (IREP) en Maracaibo, creado con el fin de suministrar «instrumentos de análisis socio-políticos y económicos de la realidad venezolana», tal como rezaba su documento de creación.

Ingresa a la Universidad del Zulia (LUZ) como profesor, a designación provisional, en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas.

Este año, el MAS aprueba la tesis de «Nuevo Modo de Ser Socialista», que significó un hito en la concepción político-social de la izquierda venezolana, la cual buscaba «una nueva comunicación con el pueblo, acompañándolo en su propia experiencia, rechazando el radicalismo, comprendiendo la importancia de las reformas y el uso de la racionalidad en el ejercicio de la condición opositora».

Este año, Luis Hómez elabora un documento que sentó precedente en el MAS, tanto en el ámbito regional como nacional, denominado Organización y funcionamiento de las Juntas Socialistas, en el cual planteaba que las Juntas Socialistas (JS) se convirtieran en el organismo de base del MAS con funciones organizativas, ideológicas y dirigentes, donde participarían en igualdad de condiciones, tanto los militantes como los partidarios, por lo que este sería un organismo de carácter abierto, sin sectarismo. Esta propuesta tuvo mucha acogida en la organización y de hecho se convirtió, durante algún tiempo, en la estructura de base del MAS en la región Zuliana.

1975:

Se incorpora a la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de LUZ, a través de un concurso de credenciales. Dicta el curso «Historia Económica y Social» y prepara el programa de «Introducción a la Ciencia Política», cátedra de la que siempre fue profesor en la Escuela de Economía.

A los 28 años es electo, en octubre, Secretario General del MAS en el Zulia en la V Asamblea Regional. En esta oportunidad Hiram Gaviría (actual Embajador de Venezuela en Francia) fue su adversario. Este cargo lo ejerció en diversas oportunidades. De igual modo, fue miembro de la Dirección Nacional de esa Organización política hasta cuando decide renunciar por considerar que la Dirección Nacional de ese partido era centralista.

Inicia la publicación eventual, en algunos periódicos de la ciudad, de artículos de opinión. Su primer trabajo planteaba la necesidad de que ante una huelga de maestros y choferes, era necesario agotar «otras posibilidades de lucha, haciendo a la opinión pública consciente de tales esfuerzos y recurrir al paro indefinido únicamente cuando en realidad no quede otro camino». Su segundo artículo estuvo referido al deporte, aspecto que siempre ocupó un lugar importante en su quehacer político, señalando la necesidad-ante la crisis del sector- de tomar las siguientes medidas» invertir […] recursos en crear una infraestructura deportiva masiva, hacer el deporte obligatorio en liceos y universidades, desarrollar la medicina preventiva, contratar técnicos extranjeros y preparar los propios mediante una especie de Plan Ayacucho»(Panorama 7-11-75).

1976:

Dicta la materia electiva «Los partidos populistas en América Latina» en la Facultad de Humanidades y Educación, Escuela de Educación, mención Historia.

1977:

Inicia la publicación permanente, en el periódico Panorama, de la columna «Reflexiones por la Patria» hasta 1981. Este nombre lo toma de una consigna propagandística del MAS, utilizada en los años setenta. Del 82 al 84, la denomina «Por la Patria». Finalmente desde 1987 hasta 1989 se llamó «De verdad».

En el diario La Columna, escribió durante el 89 como columnista fijo. En total publicó 195 artículos de opinión.

Ante la robusta vida que parecía tener el bipartidismo, Hómez escribía que el mismo parecía un juego de Pin-Pong, pero con la diferencia que no duraba «ni meses ni años. Sino lustros y décadas. Por lo menos así lo pretenden. Un período lo gobiernas tú y uno yo. Un pin-pong con P de mayúscula perpetuidad. Donde no juegue más nadie. Sólo AD y Copei. Un jueguito peligroso… el bipartidismo» (Hómez: 1997)

1978:

Por segunda vez participa el MAS en un proceso electoral, nuevamente con José Vicente Rangel como candidato. En estas elecciones, el partido naranja obtuvo en el Zulia 14.569 votos grandes y 18.609 pequeños. En Maracaibo sacó 11.155 votos. El partido, como organización política, iba en ascenso y una de las consignas fundamentales era «Imaginación contra dinero».

En el ámbito nacional, de un total de 6.200.000 electores inscritos, obtuvo el 4,7% en la tarjeta grande y un 6,08% de los votos pequeños. AD y Copei, por su parte, sacaron 89,96 % de los votos grandes y un 79,42% de los pequeños. Gano la presidencia Luis Herrera Campins, de Copei.

Estos votos le valieron al MAS 100 concejales en todo el país. La izquierda en su conjunto logró el 7,7% de los votos para candidato presidencial y el 13,50 para cuerpos deliberantes. Venezuela estaba en plena polarización.

Los candidatos a la Cámara del Senado por el Estado Zulia fueron, en esa oportunidad: Tirso Pinto, J.J. Villasmíl, Sergio Antillano y Orlando Alemán. A la Cámara de Diputados se postularon los nombres de Juvencio Pulgar, Héctor Ochoa y José Enrique Molina.

El programa de gobierno que presentó el MAS se denominó «Soluciones Socialistas al desastre nacional» y el mismo tenía como centro de gravedad un conjunto de proposiciones tendientes «a asegurar la vigencia plena de un régimen político democrático en condiciones de Socialismo, que desarrolle progresivamente todas las formas de autogobierno popular».

Con relación a la concepción del Socialismo —tema muy vigente para ese momento— el programa planteaba que «pensar y luchar por el socialismo para Venezuela comporta la inevitable necesidad de discutir críticamente lo que en nombre del socialismo se hace en otros sitios. […]. De allí que renovar nuestro propio pensamiento y rescatar los contenidos humanísticos y democráticos del socialismo entraña […] marcar una distancia con respecto a aquellas experiencias conocidas» (Programa de Gobierno del MAS-1978).

1979:

En junio de este año, estaban previstas las primeras elecciones para elegir a los concejales de manera directa y secreta.

Ante ese reto, postula su candidatura internamente en el MAS donde competirá con Arsenio Bermúdez (Pepe), quien saldrá electo como candidato principal del MAS y Luis Hómez como suplente.

Anuncia su plataforma de lucha con diversos criterios para la acción municipal de los socialistas, donde puntualiza: la necesidad de marcar una nítida diferenciación por medio de la autonomía de acción «manteniendo una línea de apego estricto a la ley; velar por el respeto a la democracia y la legalidad en el seno de los concejos, divulgar lo que se hace, acompañar las diversas acciones con la presencia popular de los afectados».

A partir de este momento comienza a desarrollar, de manera permanente, lo que pudiéramos llamar su paradigma de acción: iniciar una guerra implacable a la corrupción, enfatizando en la necesidad de «publicar el balance personal de cada uno de los concejales socialistas en ejercicio, tanto al inicio como al final de su gestión».

Hace especial hincapié en la necesidad de que no volviera a darse «un caso en que se desarrolle un gran proyecto sin que se le consulte a la población. Que no se repita […] el caso de la remodelación del Saladillo, el Paseo del Lago», procesos con los cuales tuvo diferencias por considerar que los mismos no tomaron en cuenta lo más importante: la opinión de la comunidad.

En estas elecciones, realizadas en junio, el MAS obtiene 424.269 en toda Venezuela(9,66%.), 36.138 votos en el Zulia y 21.894 en Maracaibo. Esto le otorga al MAS su primer concejal socialista (1979-84).

Ante este nuevo escenario para la lucha política, Luis Hómez señalaba que «El rescate del poder municipal como verdadero poder del pueblo tiene como norte,[…] dos tipos de lucha que deben librarse simultáneamente: la lucha contra el paternalismo[…] y el centralismo[…] para garantizar la autentica autonomía municipal» (Hómez, Luis: 1997).

En esta elecciones –afirmaba– «el MAS obtuvo los votos que debió haber obtenido en diciembre […] y […] se convirtió en el partido que alcanzó el crecimiento más impresionante de todos los que concurrieron al cotejo electoral municipal» (Hómez, Luis: 1997).

Comienza a estudiar wayunaiki (lengua de la etnia Wayúu) en LUZ, lo cual se prolongará por dos años, para completar los tres idiomas y «piquito» que hablaba: Español, Francés, Inglés y algo de Alemán.

1981:

El 27 de febrero es juramentado como concejal principal, en sustitución de Arsenio Bermúdez(pepe), quien fue sancionado por la Dirección Nacional por desacato a la línea partidista. Desde allí inicia, a los 34 años, su ascenso como líder social, luchando contra la corrupción, asumiendo entre las primeras causas, la venta fraudulenta de terrenos ejidos en Maracaibo.

El marco bajo el cual va a direccionar su gestión se resume en varios puntos fundamentales: el poder municipal, los servicios públicos, los problemas de la vivienda, el transporte, el gas y el aseo urbano.

Presidió la Comisión de Abastos de la Cámara Municipal. Enfrentó la comisión de Espectáculos Públicos por considerar que, la misma, asumía actitudes negativas, de carácter represivo contra el cine nacional al prohibir la película Muerte en el paraíso y censurar a Manoa. Al respecto señaló: «Esa era una actitud claramente política, de carácter retaliativo, propio de los regímenes dictatoriales».

Una de sus primeras denuncias fue contra la compañía INMACA de Alfredo Machado (diputado copeyano y Secretario de Finanzas del partido verde para la época) y el Concejo Municipal del momento, presidido por Víctor Caldera Farias, por la compra-venta en 1978 de un terreno ejido de 30 hectáreas al norte de la ciudad (hoy sector La California) por un precio irrisorio: menos de un millón de bolívares (Bs. 3/m2), cuando su precio real era de 20 millones.

La condición para la venta de ejidos municipales de más de 1500 metros, según las ordenanzas municipales, exigía la tramitación de permisos de construcción para el desarrollo de un conjunto habitacional dirigido a sectores de clase media baja.

Tres años después, nada de eso se cumplió: no había ninguna construcción y el precio del metro cuadrado, había aumentado considerablemente. Ante esta Situación, Luis Hómez planteó ante la Cámara Municipal, la disolución del contrato por incumplimiento, por cuanto la compra se había hecho con fines de engorde. La solicitud no prosperó. Eran tiempos de mayoría copeyana en el Concejo Municipal de Maracaibo.

En mayo de 1981, el MAS organiza en Caracas un Simposium Internacional de cuatro días, que hará historia: «Del Socialismo existente al Nuevo Socialismo», allí participaron las personalidades más relevantes de la izquierda contemporánea y se discutieron los problemas más acuciantes del llamado «Socialismo Real». Uno

de sus objetivos fundamentales era «propiciar una reflexión socialista contemporánea con el aliento cotidiano de luchadores sociales y políticos, intentando así superar la vieja separación entre quienes piensan las ideas-nuevas o viejas- y aquellos que las hacen cobrar realidad en la lucha social».

En el discurso inaugural dado por Teodoro Petkoff, Presidente del MAS para el momento, planteaba «cómo superar el capitalismo, cómo revolucionar nuestras sociedades, sin reproducir un modelo, supuestamente alternativo, cuyas carencias e insuficiencias son evidentes».

1982:

En este año, el MAS obtiene por primera vez, en el Zulia, la presidencia de un Concejo Municipal, el cual estaba ubicado en el Distrito Colón. La responsabilidad recayó en manos del Concejal masista Abelardo Bracho. Ante este hecho Hómez señala entusiasmado, que con este triunfo «el MAS tratará de demostrar que no sólo es posible sino necesario dirigir los consejos de una manera diferente a como lo han venido haciendo los partidos tradicionales» (Hómez, Luis: 1997).

En este año, el Movimiento de izquierda revolucionaria (MIR) toma una decisión histórica, retira la candidatura de su candidato presidencial Moisés Moleiro para apoyar la de Teodoro Petkoff, candidato del MAS y consolidar de esta manera, una propuesta de unidad de izquierda, inédita en el ámbito nacional. Para este momento la izquierda tenía planteada la propuesta de las elecciones primarias como método para elegir el candidato presidencia.

Con esta decisión, acotaba Hómez, «el MIR ha hecho un aporte invalorable a la unidad». Finalmente, las primarias no se realizaron y la izquierda salió con dos candidato Teodoro Petkoff y José Vicente Rangel.

1983:

En las elecciones de este año es electo (por cociente) diputado a la Asamblea Legislativa del Estado Zulia (1983-88), postulado por el MAS-MIR. Obtuvo 28. 841 votos. Tiene 36 años.

Su llegada a estos predios no fue sencilla: «Estreno sudoroso por lo demás, puesto que hubo que esperar una larga y angustiosa semana antes de tener la certeza oficial; de que habíamos entrado. Y entrar era el verbo, ya que en el Zulia nunca habíamos podido obtener una curul en la Asamblea» (Hómez, L: 1986).

En este proceso, el candidato presidencial fue Teodoro Petkoff y Luis Hómez actuó como jefe del comando de campaña en el estado Zulia. Fue Testigo Electoral Principal por la organización naranja.

Para estas elecciones, el MAS formuló un decálogo del cambio centrado en: Reforma del Estado, Democratizar la producción y la Organización Social, Reorganizar la Economía, privilegiar la Agricultura, promover la pequeña y mediana Industria, humanizar las ciudades y garantizar Educación, Cultura y Deportes para todos.

En el proceso electoral de este año el MAS sacó- en el ámbito nacional- el 5,54% de las tarjetas pequeñas de un total de 7 millones 700 mil electores inscritos, reiterando su condición de tercera fuerza política del país pero… muy lejos del segundo lugar. Continuaba el reino del bipartidismo. La presidencia la ganó Jaime Lusinchi. Para muchos analistas, esta fue el peor proceso para el MAS.

Siempre critico y reflexivo, Hómez escribió después de este proceso: «Las elecciones del 83 resultaron decepcionantes para el MAS, sencillamente porque no se lograron los objetivos trazados, es decir, la ruptura de la polarización y la obtención, a tal fin, del 10% de las tarjetas pequeñas como mínimo» por lo que sugería que el partido «en lo inmediato deberá salir a conquistar un liderazgo social en todos los terrenos, mejorar su eficiencia organizativa, definir […] claramente su perfil político y […] la función dirigente de sus principales cuadros»

Este año, es electo nuevamente Secretario General del MAS en el Zulia hasta 1989, cuando pide permiso para incorporarse a la campaña electoral.

1984:

En enero se estrena como Diputado y comienza su labor parlamentaria denunciando el problema de la guajira y el sempiterno problema del agua y del narcotráfico en la región, que ya comenzaba a hacerse presente en el Zulia. Por primera vez el MAS, en sus trece años de vida, tiene presencia en la Asamblea Legislativa, reto ante el cual Luis Hómez afirmaba «pondremos lo mejor de nuestra parte para denunciar lo que haya de incorrecto y proponer las soluciones pertinentes. Bríos no nos faltan. Ganas nos sobran.»

Así, uno de sus primeros pasos fue el caso de Heráclio Huerta, detenido in fraganti, vendiendo drogas el 8 de agosto del 83, y cuatro meses después aparece muerto.

Este caso sería la punta de un iceberg del proceso que Luis Hómez destaparía y que significó la destitución de cuatro jueces de la región y el descubrimiento de toda un engranaje de corrupción policial y judicial ligada al narcotráfico.

En febrero, señala en la Asamblea «el auge reciente del tráfico de drogas en el país y la necesidad urgente de tomar medidas concretas al respecto. Venezuela, hasta entonces, cumplía fundamentalmente la función de puente para el narcotráfico internacional, pero evidentemente estaba en la mira como un mercado importante, como centro financiero para el lavado de dólares, e inclusive como productor».

Definió al Zulia como «paraíso de la droga en razón de su ubicación geográfica, de la amplitud e indefensión de sus fronteras y de la escualidez logística de sus organismos militares y policiales para la delicada lucha contra la droga»(Hómez. L: 1986). Hoy en día esta afirmación es más que evidente.

En marzo, denuncia ante la opinión pública a Manuel Del Moral Labarca, el juez más importante del Zulia en materia penal, y al juez temporal Jesús Enrique Guzmán Carroz «por haber sido complacientes con los narcotraficantes en el estado Zulia». Señaló, con pruebas en las manos, diversos casos donde la actuación de los jueces quedaba en entredicho, dada la ilegalidad de los fallos emitidos. Un gran número de las sentencias estaba relacionadas con el narcotráfico, aunque no era su única especialidad, también la estafa y la defensa de asesinos convictos y confesos, formaban parte de sus particulares maneras de impartir justicia.

A partir de este momento, comenzaron a lloverle cientos de denuncias relacionadas con este juez y su núcleo de allegados, conformando una de las tantas tribus que son comunes en el poder judicial venezolano y donde el Zulia, por supuesto, no era la excepción. Así, salen a la luz pública las actuaciones de los jueces Naima Reinoso de Fernández, en Santa Barbara del Zulia, Gladis López y Marbella Lucena.

Esta denuncia la llevaría a la Asamblea Legislativa, al Concejo de la Judicatura y la Fiscalía General de la República. Aspiraba que la ALEZ lo acompañara como

cuerpo colegiado en este proceso, pero «la solidaridad partidista» se impuso. Los jueces denunciados tenían dolientes en AD y Copei. Decidió entonces, proseguir solo con su responsabilidad, convencido de la necesidad de insistir «Siempre insistir, que tarde o temprano habrá una primera vez y en el país comenzarán a enderezarse los entuertos[…]. Lo otro consistirá en creer que todo está irremediablemente perdido y eso no ha sido nunca mi criterio. Ni lo será.»

En junio se dirigió a Héctor Serpa Arcas, Fiscal General de la República. Con pruebas contundentes, afirmaba que a pesar de las evidencias abrumadoras en diversos casos de narcotráfico y otro tipo de delitos, los dos jueces señalados, habían actuado «con lenidad frente al narcotráfico», revocando autos de detención que otros jueces habían dictado, «sin motivar en absoluto su fallo».

Dos años después, estos cuatro jueces fueron destituidos por el Concejo de la Judicatura, en un hecho sin precedente en la historia Judicial del estado Zulia y posiblemente del país.

Inicia también durante este año, otra de sus luchas emblemáticas, enfrentar el fraude inmobiliario, que para la época era muy frecuente. Con «El Gaitero» Luis Hómez se estrena en esta lucha. En esta oportunidad, 400 familias eran engañadas con una supuesta venta de 1.350

parcelas en la zona Sur de Maracaibo, donde se desarrollaría una urbanización bajo ese nombre.

Allí se descubrió que no había permiso de construcción por parte del Concejo Municipal ni del Ministerio del Ambiente; no existían planes de parcelamiento registrados, los documentos de propiedad eran de origen dudoso y se referían a derechos sucesorales prescritos. La inmobiliaria responsable de estas irregularidades, Inversiones Comuneras (INCOECA), no era más que un parapeto, utilizado por el abogado Nelson Amado Rincón, para embaucar grandes cantidades de personas que querían solucionar su problema de vivienda.

Ante la tenaz lucha llevada a cabo, se logró evidenciar que Amado Rincón era un estafador, situación por la cual, en julio de este año, el Juzgado II de Primera Instancia en lo Penal, le dicta auto de detención un año después, sin derecho a libertad bajo fianza, como principal accionista y también a todos los promotores de Incoeca, empresa que promovía la construcción de El Gaitero. Por primera vez, un estafador inmobiliario iba a la cárcel.

Eran muchos los frentes en los cuales le toco desarrollar sus combates. Así, en septiembre, la Corte Suprema de Justicia declara con lugar el recurso de nulidad interpuesto por Luis Hómez, con relación a la inconstitucionalidad en la conformación de la Comisión Delegada de la Asamblea Legislativa del Estado Zulia, al no incluir un miembro del MAS, el cual de acuerdo a la ley, debía estar presente en la misma.

Como se ve a Hómez, no sólo le costo que le reconocieran su legitimo derecho a ejercer la diputación que la votación popular le había otorgado, sino también hubo de pelear por que, ya adentro, le reconocieran el derecho a estar presente en las diversas comisiones, que como representante del tercer partido a nivel nacional, tenía derecho.

Renuncia a la DN del MAS «para demostrarse a sí mismo que no había necesidad de ser directivo para ser un dirigente y que volvería a la DN cuando ello emblematizará un liderazgo verdadero, y así lo hizo» (Hernández, Cristóbal: 1990).

1985:

Durante este año toma más fuerza su combate contra la estafa inmobiliaria: El caso de El Pinar, estuvo referido a un conjunto residencial multimillonario que se encontraba paralizado, causando descontento a unas 1000 familias que habían invertido un total de 12 millones de bolívares en opción de compra. Los vecinos se organizaron y apoyados por Hómez, a quien le dieron un poder para que los representara en Caracas, consiguieron que el Concejo de Ministros aprobará, después de 13 meses de lucha, la devolución del dinero pendiente y la culminación de la construcción.

De igual modo, apoyó firmemente a más de mil familias que reclamaban su derecho a poseer las tierras de El Golfito (Cabimas), donde siempre habían habitado y en las cuales el Concejo Municipal de la zona, pretendía construir una urbanización de clase media.

De igual modo, participó en la búsqueda de soluciones para los casos de Ciudad El Sol, La Esperanza, El Trébol, La California, San Felipe, San Miguel, La Victoria, Lajas Blancas, La Vega, El Caujil, Urb. Altamira, La Coromotana, Fundahaticos, Altos de La Anega, La Martín, Viscosa y La Modelo, entre otros.

También denunció, como integrante de la Comisión Especial de la ALEZ para el caso de la cárcel de Sabaneta, el desastre administrativo, hacinamiento, insalubridad, inseguridad y atropellos existentes allí. Este año lo nombraron padrino de la promoción de Bachilleres del recinto penitenciario.

Con relación a la explotación de las minas carboníferas del Guasare, Luis Hómez propuso en el Parlamento Regional, en junio del 85, a nombre del MAS, lo que pudiera ser el antecedente más remoto de la Ley de Asignaciones Especiales: «la aprobación de un sistema de asignación económica especial, como el que establece el artículo 36 de la Constitución Nacional en su ordinal décimo, y que abre posibilidades para que las regiones que son asientos de recursos mineros puedan exigir un sistema […] como el que estamos proporcionado y que ese sistema y no una regalía, establezca que el 50% de lo que genera el carbón se quede aquí directamente en el Zulia, […] diferenciado de la parte que iría […] al gobierno central […] debe especificarse la manera, el porcentaje.[…] en qué directamente se beneficiarían los distritos Mara y Paz, que son los distritos del Edo Zulia que van a estar directamente vinculados a la explotación del carbón».

Finalmente señalaba como «un deber alertar al Zulia frente a la posibilidad de un nuevo engaño, de una nueva ilusión, ya que bastaría con recordar el proyecto del Tablazo que al final no marcó el paso del Zulia, ni mucho menos del distrito Miranda que le sirvió de aposento».

Su radio de acción era por demás extenso. No sólo combate los desafueros que encontraba en la sociedad, sino también los que conoce en el organismo legislativo. Por ello, denunció ante la opinión pública, un intento por parte de los diputados regionales de aumentarse el sueldo. La reacción por parte del cuerpo no se hizo esperar: la plantilla de diputados elabora un acuerdo donde niegan tal intento y denunciaban «la falta de solidaridad hacía el cuerpo» por parte de Luis Hómez. Ante esta situación enfatiza su rechazo a tal intento y señala que él no mintió a la opinión pública, por cuanto el mismo iba a ser otorgado vía Fondo de Ahorros, lo cual, en el caso de los diputados, se contabiliza como parte del ingreso real. No justifica este aumento por dos razones; por la carencia de «logros» de las once comisiones de trabajo y por la situación que vive el país.

Para ese momento, el salario de un diputado era de 15 mil bolívares mensuales. Gracias a las denuncias de Luis, el aumento nunca se llevó a cabo.

1986:

Un año antes de cumplir cuarenta años de edad, publica su primer libro Cómplices y testigos, prologado por la Dra. Clarisa Sanoja, del Concejo de la Judicatura, quien señaló «Esta valiente iniciativa suya será un ejemplo para que los ciudadanos que conforman el espectro socio-político que se llama Estado, seamos celosos guardianes de la ética institucional».

En esta publicación, denuncia «la descomposición moral de muchos de los integrantes del poder Judicial en el Estado Zulia». Este libro tuvo dos ediciones que se agotaron rápidamente. El segundo tiraje constó de 3.000 ejemplares. En la introducción, Luis Hómez, afirmaba «Posiblemente no habría escrito este libro si las instituciones públicas del país funcionaran como es debido[…].El hecho insólito[…] de que varios jueces denunciados por mí hace casi dos años […] sigan todos incólumes en sus cargos, como si nada hubiese pasado, es la causa fundamental de la publicación de esta obra» para luego puntualizar «Este es un libro que le arrebaté al tiempo, a un tiempo que no tenía y que todavía no sé muy bien como lo pude encontrar».

En esta pelea por el adecentamiento de la Justicia, iniciada años atrás, logró, en este año, la destitución por parte del Concejo de la Judicatura – meses después de publicado el libro- de los Jueces Penales denunciados por él, responsables de incurrir en tráfico de influencias, narcotráfico y sobornos.

Los jueces destituidos fueron: Manuel del Moral Labarca, Juez Superior Primero en lo Penal del estado Zulia (en diciembre de 1985 había recibido la Orden Mérito al trabajo en su Primera Clase), Jesús Enrique Guzmán Carroz, del Juzgado Tercero de Primera Instancia en lo Penal, Naima Reinoso de Fernández, Jueza interina de Santa Barbara del Zulia, Gladis López, Juez de Instrucción y Marbella Lucena, Juez suplente.

Por otra parte, este mismo año, denunció la corrupción policial, junto a otros dos diputados del MAS: Carlos Tablante y Rafael Guerra Ramos. Sacó a la luz publica los famosos «Pozos de la Muerte» apoyados en informaciones suministradas por xxx, ex agente de la PTJ y el Comisarios Silvio Varas, ex-Disip.

Luis Hómez evidenció que los pozos, eran utilizados por los cuerpos policiales para saldar cuentas pendientes. Demostró que «la Ley se violaba desde los mismos organismos llamados a defenderla, ya que los miembros de la policía se convertían a la vez en jueces y verdugos, que aplicaban la pena de muerte en un país donde la misma no existe, ajusticiando a personas y tirándolas en unos pozos ubicado en La Cañada, distrito Urdaneta del Estado Zulia».

Este caso, fue el hecho noticioso más importante del año. No hubo periódico regional ni nacional, que no le diera cobertura. El seguimiento de este caso le valió a la periodista Ibeyise Pacheco, del Diario de Caracas, el Premio Nacional de Periodismo dos años después. Los pozos de la muerte, engrosaron el informe anual de Amnistía Internacional, quien lo reseñó como una prueba de la violación de los Derechos Humanos en Venezuela. Las excavaciones dieron como resultado la localización de cinco cadáveres. Los responsables de estos hechos, estaban tan seguros de la impunidad, que ni siquiera se molestaron en quitarles a dos de los ajusticiados, su cédula de identidad, lo que permitió la identificación, luego de extraídos de los pozos de identidad de: Nolberto León Parada, José Alberto Castillo y Nerio Enrique Hernández.

A raíz de estos acontecimientos y, ante las dificultades económicas confrontadas para continuar con las excavaciones, un grupo de periodistas de El Diario de Caracas crea un «Fondo de los Pozos», mediante la apertura de una cuenta de ahorro, con la cual se aspiraba a contribuir financieramente con los costos de las investigaciones de un «drama que está pesando sobre la conciencia nacional», según destacaba un editorial del rotativo(EDC 23-04-86).

Gracias a esta denuncia, otras personas se atrevieron a señalar informaciones sobre desaparecidos (que hasta ese momento, el fenómeno parecía pertenecer sólo a las sociedades del cono Sur). Así el periodista Rafael Finol Meléndez, quien trabajaba como jefe de prensa de un cuerpo policial del Zulia, denunció en un escrito publicado en un diario de circulación local, la hipótesis que él manejaba, de cómo había muerto Rogelio López Silva, desaparecidos desde el 13 de Noviembre de 1985.

Finol señalaba que al mismo lo habían estado ruleteando tres policías de las FAP, hasta que finalmente lo ajusticiaron por los lados de La Cañada y lo lanzaron en uno de los pozos de la muerte. Los uniformados involucrados eran: Honie Rafael Guillén, José Gregorio Aguiar Cáceres y Luis Felipe Abreú, denunciados desde un primer momento por el padre de la victima. Las pruebas de laboratorios dieron positivas, por lo que se les dictó auto de detención y fueron enviados a la cárcel. El cadáver de López Silva nunca apareció. El jefe de este cuerpo policial era el Coronel Gustavo Fischer Godoy, quien renunció inicialmente para defenderse de las acusaciones del periodista y regresar posteriormente. Tiempo después fue destituido. El periodista Rafael Finol tuvo que exilarse en una embajada. Luego regresó al país. Hoy trabaja en una emisora de la región.

1987:

La fusión MAS-MIR, que se venía gestando desde hacía un tiempo, se hizo realidad. El partido naranja cumplía en este año 16 años, a propósito de los cuales Luis Hómez escribía en su columna: «Hijo de la discusión, el MAS no ha dejado nunca de anidarla en su fuero interno […], enraizando sus objetivos estratégicos en las entrañas de la realidad venezolana, representa uno de esos casos muy raros en el mundo, donde la porción que se sale de un partido llega a ser considerablemente mayor que la matriz partidista de la cual surgió».

En este año lucha por la preservación histórica y cultural de la Isla de Providencia. Considera que la misma debía ser declarada Monumento Histórico Nacional y Hómez convertida en un centro turístico y de recreación infantil. De igual manera, planteaba que allí se creara el Museo del Lazareto y que fuera asiento de la Guardia Costera. No obstante su defensa, la isla fue desmantelada. Sin embargo, logró que les pagaran las bienechurías y deudas por otros conceptos a los pacientes desalojados.

, fue uno de los primeros en apoyar la apertura del canal 11 «Niños Cantores del Zulia» NCZ), convencido de que el mismo «llenaría vacíos comunicacionales y ayudaría a reafirmar la idiosincrasia en el frágil marco cultural de las fronteras». De su director, Gustavo Ociando Llamare afirmaba que era un hombre que dejaba huella y tenía «[…] prosa certera, culta, sin ambages,[…]. gracias a [su] pluma comprendí que la prosa de un columnista tenía que ser, por encima de todo, dinámica, concisa y persuasiva. Todo ello, para bien o para mal, […] es culpa del Padre Ocando, aún cuando ni lo sospeche».

El Museo de la Gaita, fue otro de los proyectos que con mas vehemencia defendió. Consideraba urgente preservar la identidad regional. «La gaita es la expresión fundamental del alma Zuliana. Yo la defino así. Es la reina del folklore regional.[…] es […] la anfitriona a efectos universales» (Programa Sábado Gaitero: 1989).

El 10 de Noviembre de 1987 dirige una carta al presidente de la República, Jaime Lusinchi y a diversas personalidades del país, firmada por lo que se denominó el Concejo Gaitero Regional, planteándoles la necesidad de crear el «Museo de la Gaita Zuliana», con el objetivo fundamental de impulsar y promover el folklore regional y en particular la gaita zuliana.

Este Museo estaría compuesto por un Centro de Investigación Gaitero, una Hemeroteca, una Biblioteca, una Discoteca, una Sala de Exposición, un Salón de la Fama y otras dependencias. Proponía como sede el Antiguo Retén de Bella Vista, dada sus características y ubicación, donde además estaría la Fundación «Ricardo Aguirre». Finalmente el museo fue aprobado, no obstante las voces agoreras que decían «que iba ser imposible unificar al gremio gaitero, porque[…]estaba muy dividido entre sí. Y como yo estoy acostumbrado a demostrar que son posible las cosas que, en principio, parecían imposibles de lograr, me propuse hacerlo»(Programa Sábado Gaitero: 1989).

Otra de sus luchas durante este año está ligada a la defensa de El Hornito(pueblo que bordea el Complejo de El Tablazo en el municipio Miranda),ante la contaminación que produce la Petroquímica. Denunció el problema de «las piscinas», depósitos de desechos químicos y su incidencia en la salud de los habitantes en la población pesquera de la zona.

Señaló y defendió con vehemencia que el desarrollo no tenía porque erigirse sobre la vida de unos «compatriotas, ni al precio de podrir al Lago o asfixiar a Maracaibo».

En abril, ante la puesta en vigencia del Código de Policía por parte de la Asamblea Legislativa con los votos salvados de la oposición, declaró que el mismo era «claramente institucional y, en consecuencia, está viciado de nulidad», por cuanto tipifica delitos y faltas que no están previstas en las leyes nacionales, por lo que introdujo ante la Corte Suprema de Justicia una demanda de nulidad de dicho código.

Por otra parte señalaba «lo que sí debía incluir el código, que era un mejoramiento de las condiciones laborales y sociales de los policías, fue olímpicamente olvidado».

Durante su quehacer como diputado en la Asamblea Legislativa, enfrentó múltiples irregularidades: denunció al director de la Oficina Regional de Desarrollo Comunal (ORDEC), Omer Núñez, quien fue destituido; acusado de manejos dolosos. Defendió a los obreros marinos contra el cobro de comisiones por el enganche sindical. Rechazó la imposición de la condecoración «Rafael María Baralt» para el general Contreras Laguado, por considerar que existían en su contra denuncias gravísimas con relación a la pulcritud administrativa, al frente de la Guardia Nacional, en el estado Zulia, entre otros casos.

Lo ecológico, tenía para Hómez vital importancia, por ello, denuncia el complejo salinero de Los Olivitos, en el municipio Miranda, por cuanto el proyecto «no toma en cuenta para nada a unos 80 productores de sal que, desde hace 35 años, explotan las parcelas salineras». Esta ciénaga, ubicada en el Ancón de Iturre, es un criadero natural de peces y un refugio de aves, que corría el riesgo de ser afectada ecológicamente, por cuanto es el único lugar de nidificación que tienen los flamencos en Venezuela.

Este año, 1987, también denuncia la muerte del joven Dayar Picón, asesinado por la policía, presuntamente, porque presenció el homicidio de otro joven. Señaló que «lo mataron de un disparo, después quemaron su cadáver y, por último, le pasaron un tractor agrícola por encima para triturar los restos calcinados. En su muerte, […] participaron seis policías[…] de la estricta confianza de Fischer Godoy[…], el inspector Camargo[…], Luis Portillo, Carlos Alberto Patirroi y Ender Pinto». En noviembre es destituido el comandante Fischer.

Sus combates siempre tuvieron como centro al Zulia. Desde la comisión de Turismo de la Asamblea Legislativa, elevó su voz por la creación de oportunidades turísticas para la región. Así, señaló el abandono del Aeropuerto, del Puente sobre el Lago de Maracaibo y la paralización de construcciones hotelera, todo lo cual iba en detrimento del estado.

1988:

Publica su segundo libro El pozo de la muerte, bajo los auspicios de Fondo Editorial del CNP, con prólogo de Carlos Tablante quien señaló «[…] cada una de las páginas de esta obra ha sido escrita como debía hacerse: ajustándose estrictamente a los hechos, sin exageraciones, sin omisiones, sin amarillismos de ninguna especie, dejando que la gravedad de los sucesos denuncie por sí misma lo infausto de la situación, y evidenciando, de este modo, que su publicación no obedezca a ninguna pasión subalterna, sino a un perentorio reclamo de ansiada justicia».

Este libro era el primero de dos publicaciones que tenía previsto realizar en torno a este caso, con el propósito de «no permitir que se olvide el hallazgo de El Pozo de la Muerte, según lo declaraba él mismo en la introducción del libro.

Esta publicación también reseña el caso del «Macho» González, suceso que estremeció los anales judiciales venezolanos y que volvió a salir a la palestra pública a raíz del descubrimiento de los pozos de la muerte, por cuanto se especuló sobre la posibilidad de que allí estuviera el cadáver. Pero eso nunca ocurrió.

El mismo estaba referido a la desaparición de José Antonio Gonzaléz el 7 de Agosto de 1985, quien era hijo de Félix González, comerciante lechero. El joven nunca apareció. Los plagiarios hicieron varias llamadas a la casa del secuestrado pero no se concretó nada. A raíz de este hecho, salió a relucir el caso de Mario José Urdaneta Perche a)El Mocho (asesinado meses atrás, presuntamente por 4 PTJ), a quien señalaban como socio del padre del «Macho».

La PTJ del Zulia fue intervenida. Cuotto Rondón, declara que hay relación entre los casos del «mocho», «el macho» y el «gang de la leche». Posterior a esta afirmación, queda fuera del caso y lo retoma Jordán Petit.

En un anexo del libro «El Pozo de la muerte», Hómez da cuenta de una conversación sostenida entre la mamá del «macho González» y el jefe de la División de Homicidios de la PTJ. Jordán Petit, donde la primera manifestaba su molestia por unas declaraciones dadas por Luis Hómez con relación al paradero del muchacho. El diálogo grabado produce en el lector una reacción por demás incomprensible, viniendo de una madre a quien le han secuestrado y desaparecido un hijo, por cuanto ella evidenciaba allí un rechazo contra Luis Hómez, por estar hurgando en el caso. Ojo leer la grabación!!!

Otro de los personajes siniestros que logró desenmascarar Luis Hómez fue a Clemente Rojas La Rosa, para el momento director regional de la Disip. Según diversas versiones recibidas por Hómez, era un protegido de Porfirio Valera, Director Nacional de la Disip para entonces, lo que le permitió entrar al cuerpo detectivesco, a pesar de tener antecedentes penales en su haber por hurto de vehículo, robo genérico, tres años de cárcel, confinamiento por orden militar y extorsión por el caso del niño Laurel.

«Quién cometió semejante exabrupto[…]?- preguntaba LH_ y él mismo se respondía: «lo permiten otros… como él!». También lo señaló como jefe de una policía paralela que denominó «Rojaspol», a la cual responsabilizó por la intervención de su teléfono, así como de los del MAS.

Otro hecho ligado a este funcionario y a la denuncia contra el narcotráfico, fue el caso de los hermanos Contreras, de origen mexicano, mejor conocido como «Los narcocharros», a quienes sí bien no se les pudo encarcelar, sí se logró desmantelar e incautar un gran lote de sus propiedades, entre ellas la hacienda «Alto Viento», ubicada en La Cañada, entregada a la Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia, en guarda y custodia.

En esta oportunidad Luis Hómez denunció que la evasión de estos narcotraficantes, ligados al cartel de Medellín, había tenido el apoyo del director de la Disip. De igual modo denunció el caso de la avioneta, marca CESNA, siglas YV131, desaparecida en Noviembre del 87 con sus tres tripulantes, y presuntamente 90 kilos de cocaína, donde-al parecer- viajó de manera clandestina Clemente Rojas la Rosa con el fin de proteger el vuelo. La avioneta nunca regresó, ni tampoco sus tripulantes: Edgar Cerrada, Gustavo y Williams González, que al parecer murieron asesinados por otra banda de narcotraficantes.

En mayo de este año, presenta esta denuncia ante el Concejo Universitario de la Universidad del Zulia, aclarando que su actuación «no era en contra de la Institución policial, sino en contra de quien ejercía su jefatura». Por su parte la Asociación de Profesores de LUZ(APUZ),presidida por Omar Muñoz, hizo un pronunciamiento público de «solidaridad gremial y ciudadana con el profesor Luis Hómez» y alertaban ante cualquier intento de coacción física o moral o supuestamente jurídica en su contra.

En esta oportunidad, a diferencia de las anteriores, la Asamblea Legislativa en pleno decidió apoyarlo en la denuncia contra Clemente Rojas La Rosa, dada la seriedad y veracidad demostrada. Este hecho, evidenciaba el respeto y reconocimiento que había obtenido Luis Hómez como parlamentario responsable, a la hora de llevar adelante sus denuncias.

En mayo Clemente Rojas La Rosa introduce en su contra una demanda por difamación agravada. Posteriormente, en octubre, su abogado defensor Alvaro Castillo, introdujo en el Tribunal Superior Sexto en lo Penal, una nueva demanda por difamación e injuria contra Hómez, ante lo cual la Dra. Trina Caldera de Hernández titular del despacho, solicitó el allanamiento de su inmunidad parlamentaria, hecho inédito en la historia del parlamento regional, que no se hizo efectivo, por cuanto la circunscripción del estado Zulia declaró que no había mérito para la continuación del proceso.

Si bien Clemente Rojas La Rosa «renunció» al cargo, su destitución era un hecho. Por su parte, Alvaro Castillo fue denunciado, indirectamente, en varios capítulos del libro «Cómplices y Testigos» con el nombre de Bárbaro Palacios, «como uno de los principales agentes de corrupción Judicial en el estado Zulia» (actualmente es profesor de la Facultad de Ciencias Jurídicas de LUZ).

En mayo, el Colegio de Abogados, presidido por Alfredo Osorio, acuerda rechazar las acusaciones de Luis Hómez en contra de algunos abogados, señalando que las mismas «pretenden vincular al Colegio a hechos inciertos». Ante esta situación, Hómez solicitó un derecho de palabra ante el organismo gremial, pero el mismo le fue negado.

El 20 de Octubre, «después de un largo y convulsionado proceso judicial que duró 5 meses», fue cerrado el caso Rojas La Rosa por resolución del Tribunal XI de Primera Instancia en lo Penal, a cargo del juez Iván Villalobos, por considerar que no había suficientes indicios en contra del acusado. En 1997, regresó nuevamente a la ciudad y trabaja como jefe de seguridad del hotel «El Girasol».

Luis Hómez, así como denunció a policías corruptos, también defendió a los que consideraba honestos. Por esta razón, convoca a una rueda de prensa el 28 de julio para protestar la destitución o «renuncia» del Comandante de la Policía del Zulia, Coronel Miguel Rivero Ramos (sustituto de Fischer Godoy) por considerar que el mismo era «probo, un policía de vocación y un verdadero militar de carrera,[…] que había manejado con pulcritud las finanzas de la policía y supo rescatar la dignidad de este cuerpo policial»,[…] tan maltrecho […] a raíz de la desastrosa gestión[…] de Fischer Godoy». La razón, al parecer, fue su oposición a que la policía se convirtiera en el brazo armado de AD.

En el Parlamento Regional, Hómez se destacó por su trabajo constante y persistente. Presidió varias comisiones de trabajo: la del Estudio del Tráfico y Consumo de Drogas y la de Turismo. Vapuleó corruptelas en la prestación de los Servicios Públicos. Desenmascaró redes regionales de narcotraficantes. Denunció estafas inmobiliarias, descubrió chanchullos judiciales y encaró crímenes ecológicos a las reservas naturales zulianas.

En septiembre el MAS presenta las planchas para candidatos a Senadores, Diputados y Asamblea Legislativa. En esta oportunidad, Luis Hómez encabeza, la lista al Congreso y declara «nos sentimos muy satisfechos de inscribir las planchas de los auténticos defensores del Zulia[…]de los que no hacemos política por negocios sino por principios éticos y por vocación de servicios».

Con la consigna «El Defensor del Zulia» es electo diputado —a los 41 años de edad—, de manera directa, al Congreso de la República para el período 1988-993, en las elecciones realizadas en diciembre de este año. Obtuvo 110.000 votos (13%) para su candidatura, lo cual era un reconocimiento a la labor desarrollada en los últimos años en Parlamento Regional.

La estrategia electoral utilizada por el MAS en esta oportunidad se basaba en los liderazgos regionales, en los votos pequeños el cual debía ser «entendido —opinaba Hómez— como un freno de sensatez ante eventuales locuras presidenciales:»[…]la tarjeta pequeña puede concebirse así como una especie de válvula de seguridad.».

El MAS obtiene en este proceso electoral 105.419 votos pequeños(12,78%) y 16.723 votos grandes en todo el Estado Zulia, lo que significó duplicar la votación del 83(y salir del fatídico 5 %). En Maracaibo consiguió 76.811 (un 20%). Esto representó para el movimiento, tres diputados directos para la Asamblea Legislativa: Carlos Boves, Rolando Rujano y Santiago García y, por primera vez, una senadora (por cociente)por el Estado Zulia: Lolita Aniyar de Castro. A escala nacional, el partido obtuvo el 10,16% de la votación de los electores inscritos. Nuevamente gana la presidencia Carlos Andrés Pérez.

El candidato presidencial fue Teodoro Petkoff, de quien Luis Hómez afirmó «Solo un hombre como Teodoro, que ha vivido apasionadamente la controvertida historia de la izquierda en Venezuela[…] es capaz de representar cabalmente la otra opción. La que hace falta».

Para finales de año su nombre sonaba como «una fija» para la Gobernación del Zulia, en las primeras elecciones directas, ante lo cual declaró a la revista Bohemia: «Mi nombre ha surgido sin haberlo promocionado y sería una necedad de mi parte negar tal posibilidad, por lo tanto, recojo un guante que quiero calzar» afirmando que le daría al Zulia «Un camino para rescatar la dignidad perdida, el respeto que le están negando».

(Bohemia.1988: 45). Como puede verse, este fue una año de intensa actividad y donde —sin duda alguna— Luis Hómez consolido su liderazgo regional con proyección nacional.

1989:

Como Diputado al Congreso Nacional participa en la Comisión de Contraloría y Administración de Servicios y en la Especial que estudió el caso RECADI. «Lo más impresionante de este caso no estriba en su dimensión —destacó LH en un discurso ante una promoción de licenciados en Comunicación Social en 1989— que sin dudad rebasó los limites de nuestra capacidad de asombro, sino en el hecho de que fuese descubierto y, sobre todo, asimilado tardíamente.»

Asimismo participó en la formulación del proyecto de Ley sobre las Competencias de los Estados.

En este nuevo cargo, que ejerció por poco tiempo, denunció junto a Carlos Tablante, al empresario y parlamentario zuliano Alberto (Beto) Finol, a quien señalaba como incurso en el delito de aprovechamiento ilícito de dólares preferenciales, otorgados para la importación de leche en polvo, asociado con el «gang de la leche», denunciado por el sector ganadero de la región como responsable de la crisis del sector por las importaciones incontroladas de leche en polvo que realizó en detrimento de la producción nacional.

Luis Hómez afirmó también, en abril de este año, que «con dineros del Estado, mediante un crédito de la CVF (que además nunca pagó) a finales de la década del 60, fue como Beto Finol inició sus maniobras para apoderarse de Ilapeca que, a la larga, habría de multiplicarse en un imperio empresarial para convertirlo en el jefe de la mafia lechera».

Beto Finol —denunció LH en Congreso— controla entre 1883 y 1989, el 30% del total de las importaciones de leche en polvo, pero el imperio «no se queda allí[…] y es así que lo vemos adquiriendo ferreterías, […] cadenas de supermercados [y bancos, con uno de los cuales] se mete en una enorme cantidad de problemas, incluso de carácter penal, aparentemente por el lavado de dólares, […] empresa de radiotelecomunicaciones, contratos para telefonía digital tanto en Maracaibo como en Caracas, […] empresas salineras, de publicidad».

Pero el imperio —prosigue Hómez— no es sólo es económico, el imperio es también político. La política para Beto Finol ha sido fundamentalmente un medio […] para adquirir mayor poder económico, […] para protegerse de posibles investigaciones enojosas e incomodas por parte de ciertas instituciones del Estado» y además «financia el ascenso de Américo Araujo a la Secretaría General del estado Zulia[…][y] compra su propio acceso al CEN de Acción Democrática, a pesar de los reclamos y protestas de Piñerua. Financia generosamente la campaña de Lusinchi […]. Tiene una enorme influencia en la definición de la política […] lechera de los gobiernos […] para facilitar o favorecer la importación de leche en polvo […], cosa que es contraria a toda la lógica del desarrollo agropecuario en el mundo».

Al final de esta intervención LH leyó un telegrama suscrito por 42 asociaciones de ganaderos de los Estados Mérida, Falcón, Trujillo, Táchira, Barinas y Zulia, donde declaraban a Beto Finol, enemigo público del sector productor de leche.

Un año después de estas denuncias, Beto Finol «renuncia» a su militancia en AD, no obstante lo cual es expulsado por el Tribunal de Etica de esa organización.

En febrero del 89, Hómez presenta su declaración jurada de Patrimonio Público, ante la Contraloría General del Estado Zulia, declarando para ese momento un patrimonio de 333.361 (trescientos treinta y tres mil trescientos sesenta y uno) bolívares, más 30.000 (treinta mil) por concepto de bienes a favor de su esposa Lucrecia Hómez. Para este año el sueldo básico de los parlamentarios era de 27.500 bolívares.

En el Congreso Nacional, Luis prosigue su estilo de trabajo. De esta manera, fija posición contra la Ley de Vagos y Maleantes. Su argumento fundamental era que «debía ponerse a tono el ordenamiento jurídico y defender a ultranza los derechos humanos de los venezolanos». Propuso que se considerará como inconstitucional esta ley y se paralizará su aplicación mientras se reformaba o se derogaba. Lolita decreto la eliminación de la Recluta en su gobierno (años 1994-96). En 1997, el Congreso la eliminó.

En marzo le tocó enfrentar quizá uno de los casos más desagradables de su quehacer político: encarar las denuncias de violación en contra de un hijo de un dirigente del MAS, Rolando Rujano, razón por la cual Luis lo acompaño a la PTJ, para conocer la situación en primera persona. Ante la gravedad de los hechos y la gran cobertura que le dieron los medios, Luis Hómez decide emitir una declaración pública el 16-3, donde puntualizó que «A nadie le debe caber en la cabeza que una persona como yo[…] pueda prestarse para defender a un delincuente; y mucho menos si se trata de un culpable de violación[…]. Que la justicia siga entonces su camino hasta identificar plena e inequívocamente al culpable y que luego se le castigue de manera implacable.» En 1998, el indiciado fue sentenciado y se le encontró culpable.

Desde el Parlamento Nacional, prosiguió con la defensa ecológica de la región. Señala el riesgo de desaparecer que confrontaba la Laguna de Sinamaica y sus habitantes.

Denuncia la falta de mantenimiento de la misma, lo que generaba un proceso de contaminación que ponía en riesgo el ecosistema. También denunció, junto a la falta de condiciones sanitarias, la ausencia de maestras, de servicios públicos, de empleo, en fin denunció a todo un mundo de calamidades que hacía prever la desaparición paulatina de esta laguna.

En abril es juramentado como primer Vicepresidente del Bloque Parlamentario Zuliano, presidido por Américo Araujo, Secretario general de AD, denunciado en diversas oportunidades por Luis Hómez, como un defensor de hechos de corrupción. En especial, los ligados con Beto Finol, su principal financista, quien llegó a obtener un curul en la Cámara de Diputados, postulado por el partido blanco y a Omar Barboza, gobernador del Zulia y aspirante a la reelección por parte de AD.

También, fiel a su compromiso de no irse a Caracas ni olvidarse del Zulia, denuncia la corrupción municipal en el Concejo de Lagunillas, ante la Comisión de Contraloría de la Cámara de Diputados, avalado por inspecciones fiscales realizadas por la Contraloría General de la República y apoyado por la Asociación de Comerciantes e Industriales de Lagunillas (ACIL).

En ese cabildo se encontraron graves deficiencias contables, diferencias en los balances, obras cobradas y no ejecutadas, tráfico de influencias, etc. Denunció a Mervín Méndez, como uno de los responsables de estos hechos de corrupción, junto al resto de los ediles, a excepción de Néstor Cumare y Félix Medina. Los demás deberían estar presos, afirmó.

Este año es aprobada la elección uninominal de Diputados, fórmula que objetaba por cuanto sí bien esa forma «tiene la virtud —nadie lo niega— de acercar al elector y al elegido,[…] tiene el terrible inconveniente de desconocer el carácter plural de la sociedad, ignorando las minorías y favoreciendo la implantación de las plutocracias[…]. por eso es antidemocrático y propicia la configuración de los Concejos Municipales monocolores, en los cuales se encontraría totalmente ausente la oposición». Cuanta razón tuvo.

En julio recibe una invitación de la embajada de Estados Unidos para que visite a ese país en el mes de septiembre, «como parte de un grupo de ocho distinguidos venezolanos que se desempeñan en diferentes áreas dentro del sistema de gobierno venezolano[…] y dada su valiosa experiencia como diputado y académico de la Universidad del Zulia», con la idea de intercambiar opiniones con dirigentes de EE.UU., específicamente, en la materia relacionada con la «Credibilidad en el Liderazgo». La invitación cubría todos los gastos, sin embargo, no pudo asistir por los múltiples compromisos de la campaña electoral.

En agosto expone las irregularidades existentes en el Puente sobre el Lago. Situación que, desde 1987, venía señalando como una actitud irresponsable del Ministro del MTC, quien negaba los altos niveles de corrosión que para ese momento presentaba la estructura, así como los estudios realizados por la Facultad de Ingeniería de LUZ. Hómez señaló que «[…] la mejor técnica para proteger los pilotes del puente, […] es la que propone la Universidad del Zulia[…]. Seguramente lo que sucede es que este método no le resulta un buen negocio a las empresas que están detrás de la irresponsabilidad del Ministro».

A mediados de año, Hómez se desincorpora de este cargo para asumir la candidatura a Gobernador y es sustituido por Rodrigo Cabeza, suplente principal.

Bajo el slogan «El Zulia tiene razón, Luis Hómez Gobernador», que luego se transformó en «Luis Hómez tiene razón», inscribe en septiembre —próximo a cumplir 42 años— su candidatura en las primeras elecciones directas y secretas para elegir Gobernador que se realizaban en el país. Fue postulado por el MAS, Liga Socialista (LS), Partido Comunista de Venezuela (PCV), Renovación, la Fuerza del Zulia, Morepo, el Movimiento Cristiano Popular (evangélico), Morepo34, Movimiento 20 y otras agrupaciones de la sociedad civil. Nunca antes un candidato había recibido un apoyo tan contundente y de entes tan disímiles.

En el discurso ante la Junta Electoral Principal, en la inscripción de su candidatura, declaró: «quiero que confíen en mí, que confíen en todas las fuerzas que me respaldan, que confíen en los independientes que me acompañan y en el enorme potencial que el Zulia tiene para salir airoso de la crisis en la cual se encuentra».

En este mismo mes participa en la «Marcha de la Dignidad» organizada por Asdeluz, en apoyo a los expulsados de la Policía del estado Zulia(PEZ)por reclamar sus derechos. Afirmó que «La policía está mal pagada, desprotegida y además abandonada.» Este apoyo le valió la entrega, por parte de este cuerpo policial, de un reconocimiento.

Prosigue su campaña electoral y presenta su Programa de Gobierno, elaborado con el apoyo de diversos profesionales de la región. El mismo estaba signado por la noción de que «gobernar es servir», y le propone a los Zulianos «un gobierno radicalmente distinto a los de AD y Copei, donde ellos se sientan actores y no meros objetos de la acción estatal.»

Dada la creciente corrupción en el estado, plantea solicitarle al Fiscal General de la República, la designación de un Fiscal especial dedicado a la lucha contra la corrupción, lo cual iba a estar acompañado de la figura del «Defensor del Ciudadano».

En busca de una mayor democratización de la sociedad, propone la designación de los Prefectos en consulta con la Asociación de Vecinos, quienes serían los encargados de velar por el cumplimiento de los Derechos de los Ciudadanos, así como el adecuado funcionamiento de los Servicios Públicos.

Acorde con su defensa de los Derechos Humanos, propone erradicar la Recluta Militar, medida que puso en práctica Lolita Aniyar de Castro en 1993.

Otra idea novedosa en su plataforma electoral era lo relacionado con la creación de una Secretaría de Asuntos Territoriales y Fronterizos para el estudio, seguimiento, evaluación y planificación en el área fronteriza.

En cuanto al hecho cultural, su programa proponía que «la gobernación debe ser promotora de un amplio movimiento cultural, cuyo eje sean las particularidades de la región; es decir, la noción de la zulianidad».

Con relación al lago de Maracaibo planteaba que el «problema de fondo es que sin recuperar el lago no podemos lograr que el Zulia avance. No se puede hablar de turismo, por ejemplo. Todo cuanto se diga y se proponga en esta materia no tiene validez frente a un lago podrido por la contaminación. […] Sin el lago el Zulia no tiene vida. Y sin el Zulia, Venezuela tampoco.»

De igual modo, el programa hacía propuestas significativas en el área del Deporte, la Recreación y la Educación Física, el desarrollo de la Costa Oriental, el Parque Industrial de Ciudad Ojeda, entre otros.

En septiembre, en plena campaña, Luis Hómez denuncia ante los medios de comunicación, con pruebas en la mano, que «toda empresa [que durante] el período gubernamental de Barboza era contratada[…] debía pasar por el peaje establecido en la Secretaría de Finanzas de AD, donde le exigían una comisión de 10, 15 y hasta 20% del monto global del contrato». Con el nombre de cada una de las empresas extorsionadas, señaló al matraqueo como una de las fuentes fundamentales del financiamiento del partido gobernante, liderado por Américo Araujo y Omar Barboza.

A estas alturas de su vida se consideraba un hombre «sortario», «con mucha suerte en la vida por la familia que tengo, porque he podido alcanzar alguno de los objetivos que me he ido trazando. Es decir, yo no tengo quejas, […] de la vida… Tengo quejas de mí mismo, de poder haber hecho algunas cosas mejor de las que hice. Pero, soy sumamente optimista. Soy idealista en el buen sentido del término»( D’Arienzo: 1989).

Durante estos meses, Luis Hómez, tenía una agenda tan apretada, que apenas tenía tiempo para dormir. Era reclamado de todas partes y todos exigían su presencia.

El día viernes 27 de Octubre, en horas de la mañana, dio su acostumbrada rueda de prensa semanal, acompañado del comando de campaña. Allí señaló que de acuerdo a la encuestadora INDAGA, el 40% de los encuestados inclinaban su favoritismo hacia la candidatura de Luis Hómez, contra un 33% de Oswaldo Álvarez Paz. No obstante esta ventaja, Hómez afirmó «Oswaldo y yo tenemos que debatir y duro, pero no tenemos porque caer en la calumnia».

Para este día estaba prevista también la «Marcha de las Mujeres», como parte importante de su campaña electoral. En horas de la tarde cae enfermo, presentando un cuadro isquémico focal (falta de irrigación arterial en el área derecha del cerebro), con «pronóstico reservado» Fue recluido, en un principio, en la Policlínica Amado, donde le dieron los primeros auxilios y posteriormente fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Coromoto de Maracaibo, donde le darían de alta dos semanas después.

No obstante esta primera recaída y de acuerdo a la Encuesta de INAME, contratada en cinco municipios del Estado, el 32,26% de la muestra consideraba que Luis Hómez resultaría electo Gobernador, contra un 26,32% de Oswaldo Álvarez Paz y un 20,30% de Omar Barboza.

De igual forma Data Análisis, realizó una encuesta electoral en el mes de noviembre en la ciudad de Maracaibo, en diversos estratos, que arrojó los siguientes resultados, por demás elocuentes: el 46% de los encuestados votaría por Luis Hómez para Gobernador, seguido de Oswaldo Álvarez Paz con un 22%, en un universo donde el 53% de los entrevistados se definía como independiente.

El 25 de Noviembre, en plena campaña electoral, bautiza su tercer libro en el Teatro de Bellas Artes. Esta vez será la recopilación de su columna «De Verdad, Verdad», publicada durante los años 1987 y 1988. El mismo fue prologado por Lolita Aniyar de Castro, quien escribió «Este libro dibuja […] ese mosaico articulado que es el Zulia, enclavado en un país que lo desconoce, que funciona también mal[…] Este libro dibuja pues el paso de este hombre por su tierra.

De un hombre culto y creativo. Lleno de tierra cuando fue necesario, y siempre de humor. Sobre todo de humor».

Con relación a esta publicación Luis Hómez afirmó «De alguna forma, este libro es un repaso de mis actividades como representante del pueblo zuliano. En el se resumen las angustias, desvelos y esperanzas de una comunidad irredenta. Su vigencia no estará en discusión porque, desgraciadamente, los problemas son los mismos o se repiten a través del tiempo».

Este día, sufre una segunda recaída y es internado nuevamente en el Hospital Coromoto, de donde salió dos días después.

El 28 de Noviembre, Lucrecia Hómez presentó su Programa de Gobierno, el cual estaría dirigido, fundamentalmente, a la «familia, la mujer y el niño, sin dejar de lado la promoción deportiva, cultural y recreativa».

José Enrique Molina, para entonces director del Instituto de Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Jurídicas de LUZ, acompañó a Hómez en esta contienda, como candidato a la Alcaldía de Maracaibo y como coordinador del equipo del Programa de Gobierno.

El día de las elecciones, el 3 de diciembre, publicaba en su artículo semanal; «Ya todo se hizo[…].Ahora sólo queda votar. Sin falta. Sin excusas[…]. La democracia nos llama a votar. Nos necesita. […] Si por el contrario, no votas tendrías que morir callado, que es precisamente lo que no debe hacer un pueblo que se respete a sí mismo» y la gente le respondió, en especial en Maracaibo. En el Zulia, obtuvo oficialmente, un 30, 87% de los votos de un universo de 550.310 votos válidos. Un día después reconoce el triunfo de OAP y afirma que lo más invalorable de los resultados «era la derrota política de Américo Araujo». Para un gran número de zulianos, Luis ganó, pero le fue escamoteado el triunfo. Nunca como en ese momento el pueblo Zulianos, se sintió tan identificado con un líder.

Su candidatura fue un portavión para su partido. Por primera vez el MAS consiguió, junto con las alianzas que lo acompañaban, 14 concejales a escala regional. En el Municipio Maracaibo obtuvo, en las 19 Parroquias, 143.890 votos, lo que significó 5 concejales para el partido naranja: Ender Hernández, Jhony Durán, Arsenio Bermúdez, José (cheo) Nava y Segundo Chirinos (independiente).Cifra récord en la historia de esta organización, que hasta los momentos solamente había obtenido una concejalía en el año 79.

Durante el mes de diciembre, el libro De verdad verdad, fue uno de los más vendidos en las diferentes librerías de Maracaibo, junto El general en su laberinto de Gabriel. García Márquez y Los versos satánicos de Salman Rushdie.

El 27 de este mes viaja a Houston, Texas, EE.UU., al Anderson Hospital, con el fin de seguir tratamiento médico.

1990:

A mediado de Enero desmejora y su estado es considerado crítico y de pronóstico reservado. La celebración del XVIII aniversario del MAS en el país fue suspendida. Igual ocurrió con las sesiones solemnes previstas para tal fin en el Concejo Municipal de Maracaibo y la Asamblea Legislativa del estado Zulia.

El 4 de febrero regresó de EE.UU., y fue recluido en el Hogar Clínica San Rafael para continuar con el tratamiento. Su médico de cabecera es Gustavo Pineda.

En Abril inició un tratamiento con Keshava Bath, conocido doctor en Botánica, especializado en medicina natural. Un mes antes de cumplir los 43 años, muere en su casa, el 28 de Agosto. El diagnóstico fue Gliobastoma Múltiple (cáncer en el cerebro). El velorio se realizó en el Hogar Clínica San Rafael. El Gobierno regional decreto tres días de duelo y suspendió todas las actividades festivas.

Su entierro, el 29 de Agosto, se recuerda como uno de los hechos más multitudinarios de que tenga memoria el Zulia. Un número significativo de los sectores representativos del país manifestó su pesar, incluyendo el presidente de la República. La Basílica y la Plazoleta resultaron insuficientes para albergar a todo un pueblo que fue a despedirlo y que le brindó el más estrepitoso aplauso que recuerde ese recinto. Los restos reposan en el Cementerio Jardines La Chinita de Maracaibo.

Fue calificado como «El primer valiente». El pueblo lo llamó «El defensor del Zulia».

1991:

La Junta directiva de la Fundación «Gual y España», capítulo Zuliano, creada en 1986, decide transformarse en Instituto Luis Hómez, como un homenaje a su memoria y tal como lo señaló José Enrique Molina (primer Presidente de la misma), no se trata sólo de un cambio de denominación, «Es en primer lugar, un esfuerzo por contribuir a hacer perdurar y difundir una labor, un pensamiento, una memoria que es patrimonio del Zulia, y que está llamada a continuar haciendo un aporte importante para su superación».

Posteriormente en este año, 1991, se modifica ésta figura para crear la Fundación Luis Hómez (FLH), asociación civil, sin fines de lucro, que tuvo como Objeto apoyar los procesos democratizadores de la sociedad, mediante diversas actividades de formación, investigación y divulgación, inspirados en el pensamiento político de Luis Hómez.

La FLH organizó diversos Seminarios en homenaje a la memoria de LH. En 1991 realizó «El Socialismo hoy», del cual se editó un libro donde se recogen las ponencias del evento. En 1992, el seminario versó sobre la Reforma de la Constitución Nacional, con el Fiscal General Ramón Escobar Salom.

En 1993, la temática abordada fue «Una propuesta para gobernar al Zulia», con la participación de los diversos candidatos a Gobernadores. En 1994, «Una política económica para Venezuela», fue el tema seleccionado, con la presencia de Emeterio Gómez, Domingo Maza Zavala, Douglas Romero y Asdrúbal Baptista. En 1995, el centro de la discusión fue «Aciertos y desaciertos de la Descentralización», con la presencia de los gobernadores Carlos Tablante, Ramón Martínez, Lolita Aniyar de Castro y Ely Yépez, en representación de Enrique Salas Romer. En 1997 el tema fue «Fronteras e Interculturalidad», realizado conjuntamente con el Instituto Zuliano De Estudios Fronterizos(Izef).

De igual modo, organizó planes de capacitación para funcionarios públicos, tales como los programas de formación para los Jefes Civiles de las diversas parroquias de los municipios Maracaibo y San Francisco, y cursos para el personal penitenciario de la región.

Desde 1996, la FLH convocó a un concurso de ensayo de carácter nacional que buscaba estimular un espacio de reflexión y creación, sobre temas de importancia local, nacional y universal, los cuales normalmente no aparecen en las agendas oficiales.

El tema para la primera edición(1996) fue «Tiempo y Espacio de Luis Hómez». El jurado estuvo conformado por Manuel Caballero, Diego Bautista Urbaneja y José Enrique Molina. El mismo fue ganado por Maribel Da Silva, profesora de Literatura en Los Teques, Edo. Miranda. El premio constó de 500 mil bolívares y fue donado por el Congreso de la República, bajo la presidencia de Cristóbal Fernández Daló.

En 1997 el tema seleccionado fue «Fronteras e Interculturalidad» con el apoyo de Pável Rondón, Víctor Fuenmayor y Lourdes Molero, como jurado. La Fundación «En Cambio», del estado Aragua, donó el premio en esta oportunidad. En esta edición se otorgaron dos premios: el primero para Alicia Pineda (profesora y directora de FM.LUZ), con el tema «Frontera Colombo-Venezolana e Interculturalidad», y el segundo, con derecho a publicaciòn, de Elizabeth Zamora (profesora de la UCV).

En cuanto a publicaciones, la FLH produjo diversos materiales, como «El Socialismo Hoy», recopilación de las ponencias del Seminario realizado en 1991, como un recuerdo en el primer año de desaparición, donde participaron Teodoro Petkoff, Domingo Alberto Rangel, Carlos Canache Mata, Angel Lombardi y José Enrique Molina; el folleto «Posición de la FLH en torno a la Ley de Vagos y Maleantes», recopilación del derecho de palabra de Luis Hómez con relación a esta Ley, pronunciado en el Congreso de la República el 16 de febrero de 1989.

En 1997 imprime el libro «A Todo Riesgo…», compilación de su obra periodística de 14 años como columnista, donde se agrupaban 178 artículos publicados en diversos medios de comunicación regional, así como de otros que nunca salieron a la luz pública. El mismo fue ilustrado por diversos artistas de la ciudad, quienes gentilmente cedieron sus obras.

Antes de cerrar sus oficinas en 1999, la Fundación Luis Hómez estuvo presidida por Lucrecia de Hómez como Directora General.

Algunos Reconocimientos (placas y diplomas)

1985:

Comité de Defensa de El Pinar (conjunto residencial).

Colegio Nacional de Periodistas. Seccional Zulia «Por su colaboración con motivo de la inauguración de la nueva sede».

1987:

Rotary Club de Maracaibo, por «su participación en el servicio al Club».

1988:

Gran Cacique de Oro, «por su colaboración en pro de la creación de la gaita zuliana».

Asociación de Judo del estado Zulia «por su destacada colaboración en la realización [del] XXX campeonato nacional de Judo de primera categoría».

1989:

De la Comunidad del grupo residencial «Los Altos», para «El defensor del Zulia».

Catatumbo de Oro. III Edición. Como»personaje más polémico del año».

1990:

Gaiteros del Zulia por «entrañable amigo».

Reconocimientos Postmorten:

VIII Convención Nacional del MAS «Luis Hómez», realizada los días 9-10 y 11 de septiembre de 1990, en la ciudad vacacional de Los Caracas, en el litoral central. En el evento participaron 1.140 delegados de toda Venezuela.

A un año de su muerte, sus padres editan el libro «Homenaje a la memoria de nuestro hijo Luis», donde se recopilan la mayoría de los artículos de prensa, que a lo largo y ancho del país, se publicaron como un reconocimiento a su trayectoria.

En 1991 se realiza el Primer Festival deportivo-cultural «Una sonrisa para Luis», en las inmediaciones del Paseo del Lago.

Construcción de la Plaza «Luis Hómez», ubicada en el sector Valle Frío, esquina calle 85, de la parroquia Santa Lucía de Maracaibo (1993), donde reposa un busto realizado por Leonel xxx.

El Servicio de Pediatría del Hospital José María Vargas, en La Concepción, Municipio Lossada, lleva su nombre desde 1995.

En 1996 fue creada la Escuela «Luis Hómez» de la comunidad del barrio «El Samide», ubicada al oeste de la ciudad.

En 1996 se realizó el Primer festival de la Voz Infantil del Zulia en Homenaje a Luis Hómez, denominado «Una Canción para vos», auspiciado por la Fundación de Damas de la Asamblea Legislativa, realizado en el Teatro Banco Mara.

Audiovisuales:

En 1990 Mercedes Vásquez elaboró un micro de 5 minutos con diversas tomas de Luis Hómez y con música de Daniel Castro. Fue estrenado en la Convención del MAS de ese año.

Programa especial realizado en 1991, por Napoleón Bravo, en su programa «Fuera de línea» por RCTV.

Vídeo «Lossada, Girasol», dirigido por Rafael Araujo, y producido por LUZ (1993), dedicado a su memoria. Este trabajo audiovisual es un vídeo argumental basado en algunos momentos de la vida de Jesús Enrique Lossada, responsable de la reapertura de la Universidad del Zulia, luego de 42 años de clausura por parte del gobierno central de Caracas en 1904.

En la dedicatoria Rafael Araujo señala que este vídeo es «La épica del Zulia, la de sus héroes más dignos. A ellos, en la persona de Luis Hómez, dedico la película».

Vídeo de 10 minutos «Luis, el Primer Valiente», realizado por los estudiantes de LUZ, Mildred Barboza, Pedro Sánchez y Yasmín Rivero, con apoyo de TV Educativa y la FLH. El mismo fue estrenado en Septiembre del 96, en el museo «Balmiro León» (1966) y ha sido transmitido por los tres canales regionales.

Promociones que apadrinó:

1980:

XVII Promoción de Economistas de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (FCES) de la Universidad del Zulia.

1981:

XIX Promoción de Economistas de la FCES de LUZ.

1983:

XXIII Promoción de Economistas de la FCES de LUZ, «en agradecimiento por la dedicación que mostrará en su labor docente».

1984:

XXIV Promoción de Economistas de la FCES de LUZ «Domingo F. Maza Zavala», por «su trayectoria profesional, su vocación de servicio y la desinteresada colaboración prestada ante las inquietudes y planteamientos estudiantiles».

XXXIV Promoción de Oficinistas y Secretarías del Centro Educativo «Las Américas».

1985:

XII Promoción de Bachilleres en Humanidades de la Cárcel Nacional de Sabaneta, como «un agradecimiento a la receptividad y ayuda de Luis Hómez, hacia la población penal».

1986:

XXVI Promoción de Economistas de la FCES de LUZ

«General Rafael Urdaneta». ojo

con el discurso

1988:

XXX Promoción de Economistas de la FCES de LUZ. Año del Bicentenario del Natalicio del General Rafael Urdaneta.

IV Promoción de Oficinistas, Recepcionistas, Auxiliares de Contabilidad y Secretariados Ejecutivos, Comercial y Bilingüe del Centro de Enseñanza «Ayacucho». Maracaibo. Edo. Zulia.

1989:

IX Promoción de Economistas de la FCES de LUZ. Extensión Cabimas. Padrino de honor en reconocimiento a su labor docente.

Padrino Epónimo de la Promoción de Lic. en Comunicación Social de la Facultad de Humanidades y Educación de LUZ «Hacía el centenario de la instalación de LUZ».

Quinta (V) Promoción de Bachilleres en Ciencias de la «E.D. Creación La Villa». La Villa del Rosario. Municipio Perijá. Edo Zulia.

1990:

XXVI Promoción de Economistas de la FCES de LUZ «General Rafael Urdaneta»

1991:

XXIX Promoción de Licenciados en Educación, Mención Ciencias Sociales. Área: Historia y Geografía. Promoción» Centenaria de LUZ. Homenaje a Luis Hómez». In memorian. Facultad de Humanidades y Educación, Universidad del Zulia.

XXXV Promoción de Economistas de la FCES. LUZ. Padrino Honorario.

XV Promoción de Técnicos Superiores del Instituto Universitario de Tecnología «Antonio José de Sucre».

1992:

XXXVII Promoción de Economistas de la FCES de LUZ «Luis Hómez Martínez».

I Promoción de Abogados de la Facultad de Ciencias Jurídicas de LUZ. Pensum Nuevo, «en reconocimiento a su labor moral, política y educativa».

1993:

XXXIX Promoción de Economistas de la FCES de LUZ 35 Aniversario de la FCES, lo eligió Padrino epónimo «en reconocimiento a su meritoria labor docente».

1994:

VIII promoción «Dr. Luis Hómez Martínez» de Técnicos Superiores Universitarios, en la especialidad de Educación Especial, Educación Preescolar y Administración del Colegio Universitario Monseñor Talavera- Extensión Maracaibo.

1997

XLVI Promoción de Economistas de LUZ. «En homenaje a Luis Hómez».

Condecoraciones:

1988:

«Insignia de Honor al Mérito», en su única clase, otorgada por la Comandancia General de la Policía del Estado Zulia.

1990:

Orden «Ciudad de Maracaibo» en su Primera Clase, como un Homenaje Póstumo, otorgada por el Concejo Municipal de Maracaibo.

1996:

Orden «Rafael María Baralt», Postmorten, en su primera clase, otorgada por la Asamblea Legislativa del Estado Zulia.

Testimonios:

Lolita Aniyar de Castro:

«Pues como se ve[…] no hay región del estado que no haya sido sufrida por Luis Hómez. No hay pedazo de historia reciente que no haya sido vivida por él.

No hay podredumbre que este hombre no haya extraído de su escondite. Su imagen justiciera cabalgó por doquier». (Prologo del libro De verdad verdad 1989).

«[…] Sé que hay figuras enormes, que surgen muy rara vez en la vida y que son el complejo producto de esa cosa mágica que algunos llaman carisma y de la oportunidad privilegiada de estar en el terreno de los acontecimientos, en el momento justo y con la fuerza moral, la transparencia y la valentía justa para afrontar una tarea de titán solitario»(Panorama 1990).

Maruja Dagnino:

«[…]río LuisWaleker de las mañanasdoble blancohay que desamarrar la piraguaseguir desenterrando los pozos de la muertey surcar las aguas por entre los fríosy sórdidos balancines de la miseriajuntos construiremos el arcadonde nos salvaremos todos para siempre»(Nov. 1989)

Oswaldo Penso:

«Ese señor era un maestro» (La Columna 28-8-90).

La Columna:

«Maracaibo está triste: Luis era como un símbolo, la bandera de la honestidad y la transparencia que convocaba la esperanza» (29-8-90)

Dirección Nacional del MAS:

«Con [la muerte de] Luis Hómez desaparece un valioso forjador de la conciencia social, no sólo en el Zulia sino también en el país» (La Columna 29-8-90)

Alfredo Álvarez:

«Su esfuerzo hizo posible que los del Zulia volvieran la cara hacia la utopía.

Él demostró que si era posible alcanzarla y hacerla propiedad de todos.

Su actuación impuso diferencia en los estilos de hacer políticas signados por lo trivial, lo primitivo y lo mediocre, para soportarse en lo sustantivo y trascendente»(El Nacional 29-8-90).

Édgar Paredes Pisani:

«Luis Hómez [fue] uno de los más lucidos responsables dirigentes de la nueva generación venezolana, que registra con su muerte una sensible baja» (telegrama enviado al MAS 30-8-90).

Josué Carrillo:

«[Luis] fue símbolo del Zulia, tanto como el Puente, como el Lago, como la laguna de Sinamaica «(Critica 30-8-90).

Sanín:

«Luis Hómez se mantendrá más allá de la leyenda, más allá de su breve tránsito, más allá del Zulia, más allá de su tienda política […]. Yo creo en los hombres predestinados, en los dirigentes lúcidos, poseídos de una verdad y una mística Luis Hómez era sin duda alguna, uno de esos hombres que no nacen todos los días». (El Nacional 31-8-90)

Mons. A. López Castillo:

[Luis] «quiso ser un político honesto, en una sociedad donde los partidos políticos se han dañado, han perdido credibilidad, porque mucho de ellos se convirtieron en simples maquinarias del poder»(La Columna 4-9-90)

Fernando Chumaceiro:

«Luis simboliza frente al pragmatismo; los ideales, frente a la corrupción, la honestidad; frente a la mentira, la verdad y frente a la cobardía, el coraje. Su mejor contribución al sistema democrático consistió en haber demostrado, en medio de una corrupción generalizada, que se puede hacer política desde los imperativos morales» (Panorama 5-9-90).

Ángel Madriz:

Su «nombre está escrito en la memoria colectiva zuliana, gracias a la voz y acción incalculable de la denuncia y el trabajo arduo del rescate de lo perdido» (Crítica 5-9-90).

Alberto Añez Medina:

Una petaca pa’ vos, Luisque esmorecisteis el enredoque estuvisteis en lo tuyoque era lo nuestrolo de toitos».(9-9-90)

Roberto Jiménez Maggiolo:

«[…] Luis fue, indudablemente, un paradigma, […] Llegó con muchos lustros de adelanto […] Tenía todas las cualidades contrarias a las del político tradicional de este país, desde los tiempos de la Colonia y del comienzo de la República» (Panorama)

Alexis Ortíz:

«Líderes como lo fue Hómez, rescatan la credibilidad y el prestigio de la política. Por eso se lamentará mucho tiempo su muerte. Y como decía el poeta: Su muerte nos disminuye a todos los que estamos involucrados en la humanidad» (EDC 9-9-90)

Rosana Ordóñez:

«Su vida le da paso a la leyenda, y su acción deja frutos. Tres libros recogen su experiencia como luchador. Miles de familias lograron, gracias a sus luchas, reencontrarse con la dignidad y sus hijos y su esposa están allí para multiplicar su mensaje, su acción y su obra» (Bohemia #. 1409-1990)

Eduardo Habach:

«Luis Hómez llevaba una estrella en la frente. Él era una estrella. Luis llevaba una bandera en su palabra. El mismo era un estandarte y una bandera. Luis Hómez era un autentico líder porque encarnó el deseo de ser, la necesidad de luz, el valor y el poder de un pueblo cansado. Luis era una esperanza él mismo». (Panorama 9-9-90).

Teodoro Petkoff:

«Si alguien podía ser considerado como un ser bendito por los dioses era este maracucho. Su prodigiosa, fulgurante carrera que lo llevó a convertirse, en breve lapso, en el más significativo jefe político zuliano de los tiempos modernos, sólo puede ser comprendida cuando se conoce el sustrato humano que le servía de soporte». (EDC 10-9-90)

Eleazar Díaz Rangel:

«De la nueva generación de políticos, Luis Hómez fue el más sólidamente formado, con la mejor preparación académica, de mayor capacidad carismática y, por todo eso, el de más brillante porvenir»(La Columna 9-9-90)

Daniel Castro:

Y si a la muerte le robamos otro hombrede la oscura soledad?Allá en el cielo los valientes sobrany en mi patria faltan más. Y si tú te quedaras,Dios no se molestará?Luis el Primer valiente. Luis el enamorado. Luis…Luis pájaro de sueño.»(canción El Primer Valiente, 1990)

Ender Arenas:

«La fuerza hegemónica de Hómez puede medirse por el hecho que fue él quien impuso la agenda política local (y muchas veces, nacional) en los últimos ocho años, desde: los Pozos de la Muerte hasta el caso Recadi, pasando por el affaire Finol, el fraude inmobiliario, el tráfico de Justicia y la corrupción de los jueces hasta el Museo de la Gaita y sus opiniones sobre el béisbol y el básquetbol local «(Revista Estudios de Coyuntura. LUZ. FCES. Número 3. Noviembre de 1990)

Pompeyo Márquez:

«Líderes como Luis Hómez no nacen todos los días, ni su autoridad, prestigio, carisma y relación con el pueblo, su región y el país son intransferibles». (Periódico Punto, septiembre 91)

Franz De Armas:

«Luis fue una vía a través de la cual logró sentirse expresado el Zulia decente, marginado e irredento» (Panorama 1-9-91)

Américo Gollo:

«Él contribuyó, como antes nadie, para que el Zulia se reencontrase consigo mismo». (Panorama 16-9-91)

Ángel Lombardi:

«Los héroes mueren jóvenes, y Luis se nos fue temprano, abriendo surcos, en busca de la aurora y el arco iris, su inmortalidad es la del pueblo. En algún lugar Luis nos espera, pero el afán es nuestro, y los trabajos y días son nuestros y la esperanza es de todos y allí tenemos que convocarnos siempre» (Panorama 25-7-91).

María Angélica Montiel (buhonera Wayúu):

«Recuerdo a Luis porque se dio a conocer con una idea. Por eso voté por Lolita» (La Columna 28-8-94).

Diego Bautista Urbaneja:

«La historia visible de los países tiene un lado doloroso. La historia de las pérdidas prematuras que en cada momento se sufrieron. Por mi parte, tengo en mente tres nombres muy de mi tiempo. Alirio Ugarte Pelayo, que pudo ser el líder de centro-derecha moderna que este país no ha tenido. Alfredo Maneiro, que se llevó consigo el secreto de lo que la Causa pudo haber sido; Luis Hómez, cuya muerte privó a la izquierda democrática de un poderoso imán». (El Universal 7-3-96)

Rodrigo Cabezas:

«Luis Hómez […] se postuló con tal identidad que él solo fue un fenómeno en esta, nuestras tierras» (Panorama 25-8-96).

Quórum (Organo informativo de la ALEZ):

«De sus 42 años de vida, invirtió 17 en el ejercicio político. Y aunque su ida […]fue uno de los acontecimientos que suscito más tristeza colectiva en el Zulia, está bien claro que esos seis mil días fueron mas que suficientes para que esta década […]empezara por estas tierras con un mandato: el trabajo transformador hay que hacerlo bien, y con valentía. Al estilo Luis Hómez». (Maracaibo 25-8-96).

Juan Carlos Hómez:

«[…] papá era como una máquina que no podía parar, era así como trabajaba».(Quórum 25-8-96)

César Chirinos:

«[en] Luis Hómez […], el arte y la sociedad en general podían embeber en él.» (Catalogo de la Exposición «A todo riesgo…» (septiembre 97)

José Enrique Molina:

«Cómo entender la ruptura de la hegemonía adeco-copeyana en el Zulia sin conocer la obra de Luis? Cómo explicar que luego de su muerte esa hegemonía no haya podido restablecerse, y que el pueblo zuliano siga buscando nuevos caminos y nuevos guías?» (Introducción del libro «A todo riesgo…»(septiembre 1997)

Ramón Escalante:

«Luis Hómez [fue] el gran dirigente de la dignidad zuliana, el más genuino líder popular que tuvimos en este siglo» (Panorama 26-2-98)

Casigua el Cubo: “tierra de ecos”

Fotografías reproducidas por recortesdejosue en edición impresa de Panorama en la Hemeroteca Eduardo López Rivas de la Biblioteca Pública María Calcaño.

Texto tomado de http://tincheradeideas.blogspot.com/

Fuente de TenemosNoticias.com: noticialdia.com

Publicado el: 2023-08-28 11:56:46
En la sección: Cultura – Noticia al Dia

Publicado en Cultura