Menú Cerrar

Madrid Central, recuerdo de un cuento inacabado | Blog Doc&Roll

Madrid Central, recuerdo de un cuento inacabado | Blog Doc&Roll

Madrid Central se aprueba, Madrid Central funciona, Madrid Central se acabará con la llegada de José Luis Martínez-Almeida a la alcaldía de la ciudad, Madrid Central se convertirá en Madrid 360, la justicia anula Madrid Central por defectos de forma, la pandemia paraliza el futuro de Madrid Central… La medida estrella de Manuela Carmena de cierre al tráfico de buena parte del centro de la ciudad se ha convertido con el paso del tiempo en un arma política, a menudo ajena a sus objetivos iniciales. En pleno septiembre de 2020, sigue siendo fuente de fricción incluso entre el alcalde del PP y su socia en el poder, la vicealcaldesa Begoña Villacís (Ciudadanos).

El documental Yo sí quiero, rodado en 2018 y que puede verse a través de Amazon Prime Video en varios países del mundo, recuerda el movimiento social que, hace no tanto, luchó contra la contaminación atmosférica en la capital. “Parece que ha pasado una década, pero han sido apenas un par de años”, comenta por teléfono su director, Richard Zubelzu (Cantabria, 1970). “En este tiempo han ocurrido muchas cosas. Los políticos han cambiado infinidad de veces de opinión sobre el proyecto, pero lo interesante es esa movilización ciudadana que se generó en torno a él, y que hizo salir a la gente a la calle para defender el medioambiente”.

Ante el futuro abierto de Madrid Central sigue planeando, años después de su creación, la amenaza de una crisis ecológica. También las posibles sanciones económicas de la Unión Europea si España no cumple los objetivos pactados en torno a la calidad del aire. A lo largo de 40 minutos, Zubelzu recoge las opiniones de vecinos, empresarios, activistas y médicos sobre asuntos no necesariamente ligados con la sostenibilidad, como es la movilidad y su estrecha relación con la calidad de vida de los madrileños.

Entre los entrevistados se encuentran Erica Fernández, portavoz de la asociación ciclista Pedalibre; Adrián Fernández, en nombre de Greenpeace; Hilario Alfaro, el presidente de Madrid Foro Empresarial, y Marciano Sánchez, de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP).

Sus palabras sirven de hilo conductor para retratar el conflicto entre libertad individual y salud pública que se vive en la capital. Y que domina la conversación global en tiempos de mascarillas y coronavirus. Yo si quiero, con guion y producción de Magda Calabrese, plantea al espectador “hasta qué punto es legítimo desechar una medida como Madrid Central solo por razones ideológicas y electorales”, comenta el director.

Precisamente es la clase política la que apenas aparece representada entre los testimonios recopilados por Zubelzu. El cántabro prefiere “dar voz a la gente, a los ciudadanos”, porque la de los cargos públicos “ya está ampliamente recogida por los medios de comunicación”, evitando así que el documental “se perciba como un simple altavoz político“.

Un momento de Yo sí quiero.

La cinta también recuerda algunas de las estrictas posturas del actual alcalde de Madrid y nuevo portavoz nacional del Partido Popular cuando era adversario político de Manuela Carmena. “Ahora parece la cara amable del PP, pero hace poco tiempo no lo era. Venía de hacer una oposición muy radical y ha sabido aprovechar la coyuntura de la cuarentena para dar un giro a su imagen y sus posturas”, opina el cineasta.

Ahora que la crisis del coronavirus ha puesto a la salud pública en boca de todos, Yo sí quiero recuerda que lo que se anhelaba hace no tanto, limpiar el cielo de Madrid de contaminación, no era un imposible. Comenzó a ocurrir a las pocas semanas de la aplicación de Madrid Central. “Y el confinamiento ha consolidado ese descenso en los niveles de emisión. Sería una pena perder esta oportunidad tan buena de hacer las cosas bien”, defiende.

Fuente de TenemosNoticias.com: elpais.com / Héctor Llanos Martínez

Publicado el: 2020-09-22 10:42:37
En la sección: Portada de Cultura | EL PAÍS

Volver al inicio