Menú Cerrar

La pandemia obliga a la industria del lujo a acelerar su digitalización

La pandemia obliga a la industria del lujo a acelerar su digitalización

El impacto de la COVID-19 y la caída de las ventas en la industria de bienes de lujo han obligado al sector a acelerar su digitalización para adaptarse a los nuevos tiempos y al distanciamiento social.

La sostenibilidad también tiene un papel clave en las estrategias de las empresas de moda y artículos de lujo a la hora de recuperarse después de la crisis ocasionada por la pandemia, explica un informe que ha publicado este viernes la consultora Deloitte.

Aunque estas empresas tardaron más que otras en adoptar tecnologías digitales, la pandemia ha acelerado el cambio hacia el análisis de datos del consumidor con la ayuda de aplicaciones de inteligencia artificial (IA) y realidad aumentada (AR), añade el informe.

Sin embargo, reconocen que las tiendas físicas ofrecen una experiencia única al cliente que no será reemplazadas por completo por las digitales.

Ello hará posible que las marcas superen las barreras impuestas por las reglas de distanciamiento social y normas de seguridad para que los clientes puedan continuar disfrutando de la experiencia personalizada en la tienda, explica Deloitte.

El informe pone de manifiesto que las 100 principales empresas de artículos de lujo generaron en el mundo unos ingresos de 281.000 millones de dólares en el año fiscal 2019 -unos 237.000 millones de euros-, por encima de los 247.000 millones de dólares del año anterior.

Italia es el país con mayor número de empresas de artículos de lujo, pero el que registró un mayor crecimiento en ventas fue Francia, con un avance ajustado del 15,7 % y una contribución del 28,3 % a la clasificación global.

Así, el conglomerado galo de marcas de lujo LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton encabezó la facturación del sector, con 37.468 millones de dólares (unos 31.600 millones de euros), seguida de Kering, también francesa, con 17.777 millones de dólares (casi 15.000 millones de euros).

Según esos datos, las únicas firmas españolas de lujo que figuran entre las 100 primeras del mundo son Puig, que controla marcas como Carolina Herrera, Nina Ricci o Paco Rabanne y ocupa el puesto 28; Tous, en el puesto 80, y la Sociedad Textil Lonia (STL), propietaria de la marca Purificación García, en el puesto 82.

Fuente de TenemosNoticias.com: www.bancaynegocios.com / Kevin Hernandez

Publicado el: 2020-11-20 14:53:44
En la sección: Economía – Banca y Negocios

Volver al inicio