Menú Cerrar

Luis A. Pacheco: La Junta ad-hoc de Pdvsa continúa en su esfuerzo para retener Citgo

Luis A. Pacheco: La Junta ad-hoc de Pdvsa continúa en su esfuerzo para retener Citgo


Luis A. Pacheco, Presidente de la junta administradora ad hoc de PDVSA, designado por el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, con la aprobación de la Asamblea Nacional.

 

Luis A. Pacheco es presidente de una junta administradora ad-hoc que intenta ejercer el control sobre el futuro de la estatal Petròleos de Venezuela. Nombrado por la Asamblea Nacional dirigida por el por el presidente interino Juan Guaidó, Pacheco y otros miembros claves del equipo de la presidencia interina están luchando para mantener el brazo de refinación estadounidense de la compañía, Citgo, fuera del alcance de los acreedores.

En esta entrevista, realizada por Argus Media el ex ejecutivo de Pdvsa expone la visión y estrategia de la junta administradora.(La traducción libre del inglés fue realizada por lapatilla.com)

Pregunta: La junta ad hoc de Pdva se nombró por primera vez en febrero de 2019, con el mandato de prepararse para reconstruir la industria petrolera de Venezuela si el presidente Nicolás Maduro perdiera el poder. ¿Cómo funciona la junta en el día a día? ¿Con qué frecuencia se reúne y cuáles son sus prioridades?

Respuesta: Todos los miembros de la junta ad hoc viven fuera de Venezuela y en ubicaciones separadas. Entonces, incluso en los días anteriores a Covid-19, la junta tenía reuniones virtuales al menos una vez a la semana o más si la situación lo requería.

El mandato de la junta es básicamente rescatar y tomar el control de los activos en el extranjero de Pdvsa, en particular aquellos en peligro de caer en manos de los acreedores del régimen de Maduro debido a la incapacidad del régimen para enfrentar sus obligaciones o simplemente por negligencia. Hemos podido cumplir ese mandato en los EE. UU., en particular en la cadena de empresas Citgo, con la invaluable ayuda de la oficina del procurador general especial, dirigida por José Ignacio Hernández.

El enfoque en los EE. UU. es, por supuesto, ayudado por el apoyo del gobierno estadounidense, que nos ha dado el margen legal para defender estos activos. Todo lo que hacemos se enmarca dentro del sistema legal venezolano y se informa regularmente a la Asamblea Nacional.

La junta ha respaldado cambios en la ley de hidrocarburos de Venezuela que racionalizarían la industria petrolera venezolana y abrirían la industria a más inversiones dentro de un marco regulatorio que recuerda la revisión energética de México en 2014. ¿Cuál es el estado de esta propuesta y cuáles son los próximos pasos en el proceso?

La junta ha colaborado con la Asamblea Nacional para promover la necesidad de una reforma legal para que el país aproveche adecuadamente su base de recursos y la ventana de oportunidad que aún permanece abierta para los combustibles fósiles.

Venezuela se despertó con la necesidad de abrir su industria de petróleo y gas mucho antes que México y necesita aprovechar esa experiencia.

Entendemos que la comisión de energía y petróleo (de la Asamblea Nacional) ha comenzado a examinar un anteproyecto de una nueva ley junto con las enmiendas a la ley existente. Esperamos que los dos proyectos se fusionen y le den al país una legislación moderna que enmarque las condiciones para promover la inversión de los operadores tradicionales y nuevos en la cuenca venezolana.

Si no creamos las condiciones correctas, la inversión privada no volverá y la empresa estatal no está en condiciones de ejercer su peso por varias razones.

¿Qué se necesitará en términos de tiempo e inversión para restaurar las operaciones aguas arriba y aguas abajo de Pdvsa?

Este es un objetivo móvil, ya que las cantidades dependerán del punto de partida. La industria, como es de conocimiento público, está en un estado lamentable de deterioro, con niveles decrecientes de producción, infraestructura ruinosa y una gran necesidad de conocimientos técnicos y gerenciales. Estimamos que la industria necesitará invertir entre USD 100 mil millones y USD 150 mil millones en la próxima década para volver a sus niveles de actividad de hace 20 años, cuando era una gran empresa según cualquier estándar.

Como ex alto ejecutivo de Pdvsa  ¿qué lecciones aportó a la propuesta de reforma de los años de “apertura”? ¿Cómo puede Venezuela evitar el destino de México, que ha suspendido aspectos clave de su proceso?

La primera y más importante es que traer nuevos actores privados a la escena siempre enriquece al sector, tecnológicamente, financieramente y suscita la complacencia de la empresa estatal al introducir la competencia.

Por otro lado, la experiencia también le dice que los países que están dispuestos a dejar que el capital privado ingrese a lo que consideran sus “industrias estratégicas” en tiempos de dificultades, siempre estarán tentados a revertir la “apertura” en tiempos de bonanza de precios.

Por lo tanto, uno debe diseñar el sistema fiscal y de regalías de tal manera que siempre haya una toma de estado que la nación, y en particular el establecimiento político, considere justo, sin poner en peligro los retornos del inversor, un equilibrio difícil pero seguramente posible.

El plan de reconstrucción de la presidencia interina de Guaidó está anclado en una recuperación de la industria petrolera. Pero a los precios actuales, el petróleo de Venezuela no es económico para producir. ¿Qué tan preocupado está de que los precios del petróleo no se recuperen sustancialmente antes de una transición futura? ¿Hay un plan B?

Necesitamos planificar sobre la base de un horizonte a largo plazo, esa es la naturaleza de la industria, y no dejarnos distraer por el precio actual. Debido a que Venezuela es una cuenca madura, con muchos proyectos desarrollados, bajo las condiciones fiscales adecuadas tendremos ventajas competitivas en un espacio abarrotado. En un mercado volátil, los proyectos sólidos tendrán prioridad y creemos que Venezuela puede ofrecer esa solidez.

Un punto focal de la estrategia de la junta ad hoc de Pdvsa ha sido la defensa de Citgo de los acreedores. Después de la decisión judicial del 22 de mayo en Delaware que despejó el camino para la venta, ¿qué tan preocupado está usted de que la única defensa del activo ahora recaiga en las acciones de la administración estadounidense? ¿Se están preparando para un escenario de pérdida del activo? ¿Qué significaría tal venta para el plan de reconstrucción de la presidencia interina de Guaido?

En primer lugar, uno debe comprender que la defensa de los activos de la nación es importante para todos los venezolanos y no sólo para una facción particular del espectro político.

En segundo lugar, si la administración interina en Venezuela no hubiera asumido la defensa de los activos, ya se habrían ido.

Además, uno debe recordar que todos estos reclamos y demandas legales son consecuencia de irregularidades financieras y / o expropiaciones por parte de las administraciones de Maduro / Chávez. Es parte del legado de mala gestión y corrupción que, inevitablemente, todos los venezolanos sufrimos. Y también, recuerde que el caso Crystallex fue adjudicado antes de que el gobierno interino se hiciera cargo.

La oficina del procurador general especial, la junta ad hoc y Pdvsa Holding continuarán defendiendo los intereses de la nación. Todavía hay algunas palancas legales que podemos utilizar en Delaware y continuaremos ese proceso, mientras nos preparamos para minimizar el impacto en el activo.

¿Cuál es la posición actual de la junta ad hoc de Pdvsa hacia los tenedores de bonos de PdV 2020? ¿Se están llevando a cabo negociaciones? El equipo de Guaidó ha dicho que esta deuda es “inválida”. ¿Cuáles son las implicaciones para el futuro acceso de Venezuela al mercado de capitales?

Como saben, los bonos Pdvsa 2020 fueron declarados ilegales por la Asamblea Nacional desde el principio, por varias razones. Por lo tanto, no veo otras implicaciones para el acceso futuro al capital, sino la necesidad de hacer las cosas de la manera correcta.

Desde la creación de la junta ad hoc, hemos tenido conversaciones / negociaciones intermitentes con los tenedores de bonos, directamente y a través de abogados, pero siempre han insistido en que la única solución que estaban dispuestos a considerar era el pago completo.

Por otro lado, debido a las resoluciones de la Asamblea Nacional, la junta ad hoc tenía y está obligada a mantener la posición de que cualquier negociación debe reconocer el tema de la invalidez.

El año pasado, cuando esas conversaciones no progresaban lo suficiente, y ante la contingencia de perder las acciones de PdVH Citgo que fueron utilizadas ilegalmente como garantía, nos vimos obligados a demandar en la corte de Nueva York la invalidez de los bonos.

Desde que iniciamos el litigio, hemos seguido pidiendo a los tenedores de bonos, a través de nuestros abogados, que negocien, y hemos puesto algunas opciones sobre la mesa, pero hasta ahora no responden y no han mostrado ningún interés aparente. Pero seguiremos intentándolo, ya que las negociaciones de buena fe siempre han sido nuestra intención.

La presidencia interina de Guaido tiene control nominal sobre Citgo, pero no ha podido abordar la escasez de combustible en Venezuela. ¿Ha solicitado la junta el permiso del Tesoro de los Estados Unidos para aprovechar los ingresos de Citgo para pagar salarios o entregar gasolina a Venezuela?

Citgo fue puesto contra las cuerdas por las acciones de las administraciones de Chávez / Maduro. Sus acciones fueron hipotecadas ilegalmente a Rosneft y a los tenedores de bonos PdV 2020. La compañía está siendo investigada por el Departamento de Justicia de los EE. UU. debido a presuntos actos ilegales ocurridos entre  2013 y 2018.

Citgo opera bajo una licencia de OFAC (Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de los Estados Unidos). Como afiliado de una empresa sancionada, tiene limitaciones en lo que puede y no puede hacer. No olvidemos que Citgo es una compañía que opera bajo las leyes y regulaciones estadounidenses.

Además, la carga de la deuda que heredó la nueva administración, que es significativa y con pactos muy restrictivos, no permite la declaración de dividendos en el futuro cercano, que por cierto es la única forma legal de dirigir fondos a través de la estructura de propiedad.

Nuevamente, eso es una consecuencia del uso irresponsable de Citgo por parte de la administración de Maduro para desviar fondos a Venezuela a través de la deuda, dejando a la empresa con obligaciones que deben ser reestructuradas y cumplidas, lo cual es algo que ha ocupado mucho del tiempo de la nueva administración.

Si se agrega a la mezcla, la actual crisis del mercado petrolero, uno puede comenzar a comprender las condiciones restrictivas que rigen el accionar de Citgo.

Con esa camisa de fuerza legal y financiera presente, necesaria para la supervivencia a largo plazo de la empresa, regalar gasolina está más allá del alcance de las posibilidades actuales.

¿Cuál es la posición de la junta sobre los envíos de gasolina iraní a Venezuela?

Una medida desesperada de un régimen forajido. Una dolorosa consecuencia del lamentable estado de una industria petrolera que alguna vez fue próspera, destruida por 20 años de incompetencia y de políticas equivocadas.

¿Qué le hubiese gustado saber en febrero de 2019 que sabe ahora?

Que el precio del petróleo iba a colapsar como consecuencia del confinamiento relacionado con la pandemia.

Fuente de TenemosNoticias.com: www.lapatilla.com / David Morán

Publicado el: 2020-05-29 12:57:55
En la sección: Economía – LaPatilla.com

Volver al inicio