Menú Cerrar

El bono de EEUU en máximos del año revive al fantasma de menores recortes de tipos en 2024

El bono de EEUU en máximos del año revive al fantasma de menores recortes de tipos en 2024

La expectativa puesta en la evolución de la política monetaria de Estados Unidos ha dado un drástico giro en los tres primeros meses del año. Si a principios del 2024 se barajaban hasta seis recortes de 25 puntos básicos cada uno hoy no se cierra la puerta a que sean solo dos. La mejor prueba de ello es la rentabilidad de la deuda soberana que anota máximos no vistos en el año. El bono de EEUU a diez años supera el 4,4% por primera vez desde noviembre del año pasado ante la posibilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) se plantee menos de tres recortes de tipos de interés este ejercicio, un fantasma que ya ha visto el mercado en los últimos tres meses.

Los títulos de deuda estadounidenses a diez años cotizan hoy 50 puntos básicos por encima del nivel con el que comenzaron el 2024. Y durante la sesión bursátil de este martes el consenso de mercado que recoge Bloomberg ha valorado que la probabilidad de ver el primer recorte de tipos del año por parte de la Fed en la reunión de junio era inferior al 50%, lo que aviva las dudas de que pueda darse la esperada flexibilización de la política monetaria en el país.

Más allá de las tensiones geopolíticas, la rentabilidad de la deuda se disparó en el mercado secundario por la mejora de las condiciones cíclicas de la economía estadounidense. El último dato de pedidos manufactureros del ISM, que mide la actividad nacional en base a la fuerza de sus fábricas, repuntó a niveles no vistos en 16 meses. Esto puede conllevar un efecto nocivo para la bajada de la inflación en Estados Unidos que sí baja, pero cada vez con menor lentitud y sin llegar a caer por debajo del 3% (lejos del objetivo del 2% que persiguen desde la Fed).

El bono a 10 años de EEUU no cotiza en máximos de noviembre de 2023 sin razón. En la recta final del año el mercado comenzó a valorar una drástica bajada de tipos de interés, también en la eurozona, por la caída de los precios. Esto llevó a pensar en diciembre y también en enero de este año hasta en seis recortes de tipos de interés en Estados Unidos. Estas expectativas se enfriaron hasta alinearse con el discurso del presidente de la Fed, Jerome Powell, que mantuvo en el punto de mira un ajuste de 75 puntos básicos a la baja durante el segundo semestre.

Ahora, el mercado no solo está poniendo en duda que la primera rebaja de tipos pueda llegar en la reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos de junio, sino que se den las condiciones para que haya tres movimientos a la baja (de 25 puntos básicos cada uno) de aquí a diciembre. «Los operadores de tasas calculan que la Fed tal vez no pueda recortar las tasas hasta tres veces. Si los datos de nóminas agrícolas siguen hablando de resiliencia de la economía estadounidense, esa convicción podría solidificarse y agitar a los bonos del Tesoro [de EEUU]», explicó el estratega de Bloomberg, Ven Ram.

El ejemplo de que se esté barajando una política monetaria más restrictiva en el corto plazo se ve en los tramos más cortos de la curva de deuda. El bono estadounidense a un año vuelve a superar el 5% y los títulos a tres meses han superado el 5,4%.

Al ser los bonos estadounidenses referencia para el mercado de renta fija, el incremento de sus rentabilidades repercutió en la deuda soberana de otras geografías. Como ejemplo, el bono alemán a diez años alcanza el 2,4% (la deuda española con el mismo vencimiento roza el 3,25%). Sin embargo, no respetan el mismo diferencial que como comenzaron el año. La prima de riesgo entre el bono estadounidense y el alemán alcanza los 195 puntos básicos, la mayor distancia entre ambas desde mediados de diciembre del año pasado y eso a pesar de que el riesgo de recesión es mayor en la economía alemana que en la estadounidense, según Bloomberg.

No obstante, hasta la fecha ha sido en Estados Unidos y no en la eurozona (o en el Reino Unido) donde se abre la posibilidad de asistir a menos recortes para este año. Las expectativas que recoge Bloomberg siguen contemplando hasta cuatro recortes de tipos hasta el próximo enero lo que implica una rebaja de 100 puntos básicos por parte del Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo.

Este repunte de rentabilidades implica una caída del precio de los bonos soberanos que conlleva pérdidas para un inversor conservador en 2024. Hipotéticamente hablando, un inversor que compró deuda soberana el primero de enero hoy soportaría una pérdida de alrededor del 3%, según el índice Bloomberg Global Aggregate. Eso sí, si las previsiones del mercado aciertan y si la economía de países como Estados Unidos o la de la eurozona no dan pie a una política monetaria más restrictiva por más tiempo puede abrirse una nueva oportunidad para el inversor en estos niveles (las rentabilidades tenderían a caer y a subir los precios de los bonos). Esta ventana que ya se dio en diciembre del año pasado que implicó ganancias de hasta el 8% en bonos soberanos.

Además del mercado de deuda, la renta variable también frena su avance ante la posibilidad de un endurecimiento de la política monetaria estadounidense. En Wall Street se encadenan dos sesiones consecutivas de caídas mientras que en Europa, que permaneció el mercado cerrado el lunes al ser festivo, el Ibex 35 anotó este martes un recorte del 0,9% mientras que el EutoStoxx 50 se dejó más de un 1,2%.

WhatsAppTwitterLinkedinBeloudBeloud

Fuente de TenemosNoticias.com: www.eleconomista.es

Publicado el: 2024-04-02 21:54:30
En la sección: elEconomista Mercados

Publicado en Economía y Finanzas

Deja un comentario