Menú Cerrar

Gilda, el aperitivo que debe su nombre a una película de Hollywood

Gilda, el aperitivo que debe su nombre a una película de Hollywood

Somos muy de aperitivo. De sentarnos en un bar o terraza, pedir nuestra cerveza o vino y dar por hecho, que una tapa nos tienen que poner. Pocos placeres comparables a los de tomarte un vino al sol y disfrutar de la buena compañía y los buenos pinchos del lugar. 

Y si hablamos de pinchos no podemos dejar de hablar del norte, del País Vasco, de la tierra del txakolí y los pintxos con tx. Los auténticos. Visitar cualquier de las principales ciudades de Euskadi es dejarte embriagar por el ambiente gastro que se respira en sus calles, por sus barras llenas de deliciosos y apetecibles aperitivos con materia prima de la tierra. Y es en esas que no puede faltar la gilda

Sencillo, que no simple

En una barra de bar vasca nos podemos encontrar todo tipo de elaboraciones, y es que los pintxos son un auténtico arte. Esos trozos de pan con un sinfín de ingredientes combinados a la perfección y sujetados casi estratégicamente por un palillo que se pueden -y se deben- comer con los dedos acompañados de un buen maridaje a base de cerveza bien fresquita o un buen vino de la tierra. 

Pero volver a los orígenes de los pintxos es también hablar de la sencillez de la tradición, de los pintxos de toda la vida que funcionan así y que son un auténtico reclamo para locales y turistas. Y este es el caso de la gilda, el pintxo emblema del País Vasco. 

Intenso y picante. Mar y fuego. ¿Cómo definir el sabor de la tradición? Posiblemente la gilda es uno de los aperitivos más sencillos que nos vamos a encontrar dentro y fuera de las fronteras de Euskadi. Cuatro ingredientes para alcanzar el olimpo de los palillos. 

Hablamos de ese pintxo que no pasa de moda y que está elaborado con aceitunas manzanilla sin hueso, anchoas del cantábrico, guindilla verde y aceite de oliva. La magia de la sencillez. 

El fresco e intenso sabor a mar en las anchoas en comunión con el moderado picante de la guindilla y la suavidad de la aceituna manzanilla es una de esas explosiones de sabor en la boca que no te pueden dejar indiferente. 

Un aperitivo de película

A pesar de ser ya uno de los aperitivos más famosos del país, la gilda tiene su origen en Donosti, y es el pintxo más popular de la ciudad. Cuenta la historia que este delicioso aperitivo se creó en el Bar Casa Vallés, ubicado en la donostiarra calle de los Reyes Católicos, allá por los años 40 del siglo pasado. 

Aceitunas, pepinillos, boquerones, anchoas… las buenas costumbres vienen de antaño, y ya por aquel entonces era tradición acompañar la consumición del cliente con algún que otro encurtido o aperitivo con el que ir abriendo el apetito. 

Cuenta le leyenda que la gilda no nació en el bar, sino que fue obra de uno de los más asiduos clientes, conocido como Txepetxa. Entre vino y vino este comenzó a trinchar en un palillo la aceituna con la piparra y una anchoa, y así se creaba su propio aperitivo para acompañar su bebida.  

El tal Txepetxa se convirtió en todo in visionario aunque en ese momento ni siquiera podría llegar a imaginarse que su casero invento daría la vuelta al mundo -a pesar de haber elegido un nombre muy internacional-. 

¿Por qué el aperitivo de Txepetxa se conoce como ‘gilda‘? Fue el mismo creador quien decidió bautizar su aperitivo con el nombre de la película que triunfaba en cines en aquel momento: Gilda, protagonizada por Rita Hayworth y Glenn Ford.

Según el creador su aperitivo era como la protagonista de la película de moda: salada y un poco picante. Así que para celebrar el Día Mundial del Aperitivo no se nos ocurre nada mejor que una sesión de cine clásico y un buen pintxo. Prepara Gilda y gildas, que esto está por empezar. 

Fuente de TenemosNoticias.com: www.20minutos.es

Publicado el: 2021-09-19 02:54:47
En la sección: 20MINUTOS.ES – Gastronomía

Volver al inicio