Menú Cerrar

La receta ‘mágica’ de las empanadas de Pepe Solla que se venden en estaciones de servicio

La receta 'mágica' de las empanadas de Pepe Solla que se venden en estaciones de servicio

Poca presentación necesita Pepe Solla. El carismático chef es posiblemente uno de los más reconocidos embajadores a nivel nacional e internacional de los productos de su tierra. 

La historia de Casa Solla comenzó a escribirse años antes de que el actual protagonista fuese ni siquiera proyecto, aunque sin duda es él quien ha conseguido llevar su apellido, que da nombre a esta mítica casa de comidas, a lo más alto. 

Pepe Solla ha crecido literalmente entre las paredes del restaurante que ha sido y es su canal para llegar a lo más alto de la gastronomía. Desde que en 1961 los padres del genio pusiesen en marcha Casa Sollia en San Salvador de Poio -Pontevedra-, el éxito de este lugar no ha parado de crecer. 

Casi 20 años -y muchos menús- después de abrir sus puertas, un joven Pepe se incorporaba a la plantilla de este negocio familiar para en 2003 continuar su andadura en solitario al frente de este templo de la gastronomía y del producto gallego. 

Con Galicia por bandera, Pepe Solla no ha dejado de crear y crecer en la gastronomía hasta conseguir nada menos que tres soles en la Guía Repsol y una estrella Michelin. 

Galicia -gastronómicamente hablando- es marisco, es lacón, es pulpo, es pan de Cea, y por supuesto, también es empanada. Y si es cierto que este chef controla a la perfección cualquier producto que venga o no de su tierra, cada día intenta acercar mucho más estos ingredientes a su público. 

Cualquiera de los restaurantes de Solla son auténticas Mecas del buen producto y la gastronomía de primera calidad, y sin duda uno de los grandes hitos el chef es la empanada gallega. Aunque ya no hace falta hacer una reserva y salir a comer para hincarle el diente a este manjar. 

No es una sorpresa la buena relación de Solla y Repsol -el chef luce orgulloso en su chaquetilla los tres soles- por lo que, en una unión maestra, el chef gallego ha anunciado su nueva colaboración con esta empresa energética: sus empanadas en las estaciones de servicio. 

Tres empanadas como sus tres soles

Estaciones de servicio que buscan, valga la redundancia, ofrecer servicios. ¿Repostar? Sí, y mucho más. Pocos servicios más comprometidos con sus clientes que el de alimentarles con comida de la buena. Y ahí es donde entra sus nuevo proyecto ‘Soles a bocados’ y las empanadas de Pepe Solla. 

Pepe Solla preparando la masa de su empanada.
Pepe Solla preparando la masa de su empanada.
SOFIA MORO

«La empanada es uno de los iconos de la gastronomía gallega, y lo que hemos hecho es coger la receta tradicional de la Casa Solla y acercarnos a través de las estaciones de servicio a un montón de clientes que de otra forma no hubiese sido capaz», explica el chef mientras agradece esta posibilidad a María Ritter, directora de la Guía Repsol. 

«La empanada es uno de los iconos de la gastronomía gallega»

Según Pepe «la empanada gallega admite casi todo tipo de rellenos, no hay un único relleno que represente la empanada gallega», explica el chef, que continúa: «para introducirlas en las estaciones de servicio hemos optado por tres recetas: carne, atún y vegetariana vegana, sin huevo y sin mantequilla». 

Las empanadas que el chef comercializa en las estaciones de servicio son un formato de 600 gramos, que según explica «te daría para cuatro raciones buenas o un pincho para ocho personas o diez».

El chef expresa su entusiasmo por poder ofrecer la posibilidad de poder parar en una estación de servicio, pedir que te calienten una empanada mientras repostas o tomas un café, y cuando llegues a casa tenerla lista para disfrutar. 

Los ingredientes exactos de la empanada Solla

600 gramos de harina, 2 huevos, 150 gramos de mantequilla, 150 ml de agua, 50 ml de aceite, un poquito de sal y 25 ml de vino. «Vino si queréis podéis poner un poquito más, la mitad os lo bebéis y la otra mitad la utilizáis para la empanada», bromea el chef mientras mezcla todos los ingredientes de la masa en un bol. 

Según el chef hay muchos tipos de masa para empanada, aunque su preferida es la que prepara ante nuestros ojos: «Con esta masa pretendemos que sea muy finita, muy crujiente y sin levadura». 

El chef confiesa entre risas que su empanada no tiene ningún secreto, aunque para crear la mejor siempre busca crear una masa fina y crujiente, y que a la vez el relleno esté rico. «En este caso el relleno es un fondo de verduras, que son cebolla, pimiento, un poquito de ajo, se rehoga bien hasta que se quede blandito, se le mete pimentón de La Vera y finalmente lleva un poquito de atún desmigado». 

«Pretendemos que sea muy finita, muy crujiente»

Una vez que la masa está lista, el chef confiesa que lo que hay que hacer es buscar la elasticidad, y por ello la amasa con sus manos sobre una encimera con harina. 

Cuando está vertido el relleno en la mitad de la masa extendida, Pepe dobla esta masa como si de un libro se tratase y corta el exceso de los extremos para proceder a hacer lo que él llama «el dobladillo». Con esta técnica el chef busca que la masa no se abra durante el proceso de horneado. 

Aceite y reposo

«Una receta de una empanada es algo mágico, porque es un guiso metido dentro de una masa de pan», comenta el chef con verdadera adoración hacia esta receta con sabor a su casa. 

Para conseguir el resultado perfecto, Solla nos adelanta que en 14 minutos en un horno doméstico está lista, aunque «hay que abrirle un huequecito en el centro para que respire porque va a generar humedad y tiene que soltarla» comenta el chef mientras pincha la masa para evitar que suba y para que respire el guiso que tenemos dentro. 

«Una receta de una empanada es algo mágico, porque es un guiso metido dentro de una masa de pan»

¿Qué se te ocurre hacer antes de meterla al horno? Confiésalo, pintala con huevo. Pues error. «Nosotros pintamos la empanada con un poquito de aceite para conseguir un crujiente cristalizado, un crujiente de pan», confiesa el chef mientras finaliza su receta clásica de empanada. 

Mientras la creación está en el horno, Pepe Solla muestra el formato congelado en el que vienen sus empanadas a la venta en las estaciones de servicio Repsol, asegurando que «es un recurso maravilloso tener una en casa siempre porque en el congelador ocupa nada para esos días en los que aparecen amigos». 

Pepe Solla preparando la masa de su empanada.
Pepe Solla preparando la masa de su empanada.
SOFIA MORO

Ya hayas pedido que te la calienten en tu estación de servicio Repsol o la tengas en el congelador de casa para prepararla en un momento, «la empanada hay que dejarla reposar un poquito cuando la sacas del horno porque el guiso va a estar muy caliente», comenta el chef. 

«Lo ideal es hacerla y dejarla reposar una media hora si puede ser sobre una rejilla para que la parte de abajo no se quede reblandecida, porque lo que buscamos es que quede crujiente». 

Lo cierto es que hasta ahora acudíamos a las estaciones de servicio por obligación cuando el depósito nos pide atención, aunque con la idea de llevarte el coche a punto y un picoteo con tres soles en la Guía Repsol nos está empezando a gustar. ¡Lleno de diésel y una empanada de Solla, jefe!

Fuente de TenemosNoticias.com: www.20minutos.es

Publicado el: 2021-10-28 03:08:38
En la sección: 20MINUTOS.ES – Gastronomía

Publicado en Gastronomía
Volver al inicio