Menú Cerrar

Las eternas “fuerzas oscuras” | Opinión

Las eternas “fuerzas oscuras” | Opinión

Son el chivo expiatorio favorito de los presidentes mexicanos. No tienen nombre ni apellido, pero todas las culpas recaen en ellas. Están siempre ahí, listas para ser invocadas por el poder para sus lavados de manos. Tan útiles… Y, a la vez, tan malvadas que apenas puede uno creer que sean cosa humana y no una pérfida conjura alienígena. Como los villanos de las caricaturas o las películas de acción, su única ideología es hacer el mal sin reparar en gastos, límites ni consecuencias. Son capaces de lo que sea con tal de conseguir sus fines. Según las necesidades del momento, se revisten con ropajes de ultraderecha o de ultraizquierda… O hasta de feminismo. Y por eso las responsabilizaron por los movimientos sociales de 1968 y 1971. Y también por la devaluación de 1982, las crisis económicas y los asesinatos políticos de los noventa, por la hiperviolencia que domina México desde el primer decenio de este siglo y por las actuales protestas de mujeres ante los incesantes feminicidios. Poco importa que las evidencias señalen que, en todos los casos, el gobierno fue el causante principal o el testigo mudo (e inepto) de conflictos que se salieron de control hasta volverse crisis. ¿Pero cómo va a ser el gobierno en turno culpable de algo? Reconocerlo, piensan los presidentes, sería suicidarse. Para eso existe la coartada ideal: las «fuerzas oscuras». Esas que tienen la culpa de todo lo malo que nos sucede. Esas que buscan nuestra perdición y no se quedan quietas con tal de desbarrancarnos.

Parece broma, pero es en realidad un recurso habitual, por no decir perpetuo, de los discursos del poder en este país: la culpa siempre es de un conjunto de seres abstractos que, según el caso, son «aquellos que no respetan nuestra idiosincrasia», «aquellos que defienden ideas extrañas al alma de los mexicanos», «los emisarios del pasado», «los manipuladores». Cambian las caras de quienes ejercen el mando institucional pero el mensaje es el mismo. Veamos: Gustavo Díaz Ordaz mandó reprimir sangrientamente los movimientos sociales del 68 y, como un carnicero que intenta hacerse el mártir, divulgó la versión de que todo se trataba de un complot que buscaba echar a perder los Juegos Olímpicos que se celebrarían en el país aquel año. Luis Echeverría jugó el mismo papel en la matanza del Jueves de Corpus de 1971: hacerse el loco y decir que la violencia era obra de «fuerzas oscuras» que querían «desestabilizar» su administración. Uno culpó al «comunismo internacional» de sus canalladas y, sin solución de continuidad, el otro culpó al «fascismo». Lo mismo dio que todo fueran invenciones para justificar lo que debió ser injustificable: los jilguerillos de la prensa oficialista, y esos cándidos «buenos ciudadanos» que creen que los gobiernos son incapaces de mentir, respaldaron sus dislates.

Si hemos de creer las versiones oficiales, ni la devaluación del 82 ni las crisis económicas de los ochenta y noventa se produjeron debido a la ineptitud gubernamental para manejar la economía. No hubo despilfarro de presupuesto, desde luego, ni contratación enloquecida de deuda, ni nacionalizaciones y (luego) privatizaciones amañadas. Claro que no. Todo fueron maquinaciones de esas «fuerzas oscuras», que se disfrazaron, consecutivamente, de estatistas y de liberales salvajes con tal de perjudicarnos. Y, en la misma línea, hemos de creer que no hubo un solo asesino o un solo bandido en los gobiernos de Fox, Calderón y Peña Nieto, los tres presidentes que miraron al país ahogarse en sangre y pudrirse en medio de la corrupción generalizada en los recientes sexenios: la culpa, faltaba más, fue de otros.

Hoy, según palabras del presidente López Obrador, las protestas feministas están siendo «infiltradas» y «manipuladas» por esas mismas «fuerzas oscuras» de siempre. Lo dice y se queda tan tranquilo, como si nadie hubiera usado el pretexto antes. Y los jilguerillos repiten la versión, igual que sus hermanos en 1968 y 1971, y en los años ochenta y noventa, y en este complejo inicio de siglo nuestro. Y lo curioso es que todavía queda quien se cree que el gobierno no peca ni por obra ni por omisión y la culpa de todo la tienen unos villanos reventones que operan desde las sombras.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente de TenemosNoticias.com: elpais.com / Antonio Ortuño

Publicado el: 2020-02-23 23:17:26
En la sección: Latinoamérica

Volver al inicio