Menú Cerrar

Albania debe iniciar su proceso de descarbonización – Otras Ciudades – Colombia

Albania debe iniciar su proceso de descarbonización - Otras Ciudades - Colombia



Albania es uno de los municipios más jóvenes de La Guajira. Su territorio se encuentra enclavado en una de las minas de carbón a cielo abierto más grande del mundo, la del Cerrejón, con producción de 30 a 32 millones de toneladas de carbón al año.

Cifra que ha ido decayendo: en 2019 alcanzó a producir 25,8 millones de toneladas y en 2020 logró 13,6 millones, debido a la reducción de la demanda del mineral, la caída de los precios, los fallos judiciales que no permiten acceder a reservas más rentables, la disminución de actividades por la pandemia de la covid-19 y los 91 días de huelga tras conflicto laboral con Sintracarbón.

Según datos de la carbonera, entre el 2002 y 2019, se han producido 522 millones de toneladas de carbón y se han exportado 529 millones. Generando para el mismo periodo pagos al Gobierno de 7,1 billones de pesos por concepto de regalías y 11,2 billones de pesos en pagos de impuestos a excepción de retención en la fuente.

Sin embargo, el impacto de la actividad minera, luego de 37 años de explotación, no se ve reflejada en grandes transformaciones en el área de influencia: Albania, Maicao, Uribia, Hatonuevo y Barrancas, las cuales aún siguen sin resolver temas prioritarios como el acceso al agua y saneamiento básico, entre otras necesidades.

(También: Alcaldesa solicitará autorización para cerrar playas de Santa Marta)

Albania también es conocida como ‘La Princesa Negra de La Guajira’, por su vecindad con el proyecto carbonífero de Cerrejón. De acuerdo al Censo Nacional de Población y Vivienda-2018, cuenta con población de 29.148 habitantes, de los cuales 15.783 se encuentran en la cabecera municipal y 13.365 en la zona rural. En un 70 por ciento la población del casco urbano es considerada como flotante, debido a que han llegado atraídos por la actividad minera y su dependencia con esta industria extractiva es total, teniendo en cuenta que es el principal empleador.

Por lo que se ha visto afectada por los anuncios de Cerrejón de realizar un ajuste de su personal para garantizar su sostenibilidad y que de acuerdo a lo denunciado por el sindicato mayoritario de Sintracarbón han salido 295 trabajadores.

El carbón ha sido la principal fuente de trabajo de este municipio.

“Esto se ve reflejado de varias maneras. Encontramos que salen empleados directos de la empresa, pero también salen empleados de las contratistas, porque también están reduciendo en los otros sectores”, dijo José Medina Mejía, secretario de Desarrollo Económico y Social de Albania.

Explica que la salida de estos trabajadores comienza a reflejarse en la población albanesa, debido a que estas personas llegan a radicarse en el pueblo por la explotación minera y al cesar su trabajo dejan de pagar arriendo y se van. Mientras que otros reducen la contratación de empleadas de servicio doméstico y otros gastos en el hogar.

Esto un campanazo de alerta, obvio que en el municipio sentimos el ‘trancazo’ porque estamos dentro del corazón de la mina

“Esto un campanazo de alerta, obvio que en el municipio sentimos el ‘trancazo’ porque estamos dentro del corazón de la mina, y al mermar el tema de la minería nos vamos a ver directamente afectados para mal. Por eso, el enfoque que hemos querido dar es hacia una economía autosostenible en el tiempo”, dice.

Esta población apenas cuenta con unos 130 negocios comerciales formales entre tiendas, ferreterías, estaderos, hoteles, restaurantes. También comienzan a aflorar pequeños negocios de emprendimiento producto de la pandemia.

(Lea: Extorsiones y amenazas de muerte no dejan avanzar vía al mar en Sucre)

“Aquí hay muchos negocios cerrados, otros de gran embergadura están casi quebrados, pero tienen una connotación que se asocian con la pandemia”, sostuvo el secretario.

Los anuncios de Sintracarbón de una posible desvinculación de 450 empleados, acerca a esta población y al resto del departamento a escenarios desafiantes, por la pandemia y a que en menos de 13 años la concesión para la explotación de la mina del Cerrejón terminará.

A pesar del declive del carbón y la contracción que está viviendo el sector, las directivas de la empresa carbonera se muestran optimistas, teniendo presente dos realidades: en Cerrejón hay carbón para muchos años y el mineral va a estar en la matriz energética mundial durante varias décadas.

“En ese contexto, necesitamos transformarnos para aumentar nuestra competitividad y estar en condiciones de aprovechar la oportunidad que otros mercados, como el asiático, nos presentan. Es evidente que lo que está sucediendo nos plantea retos y por eso nos estamos adaptando para enfrentar el futuro”, sostiene Cerrejón.

La actual administración comenzó a implementar varios proyectos para comenzar a cambiar la vocación económica para que pueda ser autosostenible, orientándola hacia las potencialidades con que cuenta el municipio como el turismo eco-étnico-vivencial. Esto, teniendo en cuenta que Albania posee una de las mejores infraestructuras de parques, monumentos y escenarios deportivos, con que cuenta La Guajira.

Asimismo, parte de la reserva de Montes de Oca se encuentra en este territorio, con senderos ecoturísticos y de avistamiento de aves. Aunado a proyectos agrícolas y pecuarios como fuentes de producción. También se adelanta un piloto de proyectos acuaponicos, que combina la producción de peces y de hortalizas sin suelo por el medio común “agua”.

Planeación y efectos

Al inicio de la explotación minera, Albania –antes Calabacito– era un corregimiento marginal del municipio de Maicao, de trabajadores de la construcción de la infraestructura requerida por el proyecto, que se comenzó a llenar con cuartos de bahareque por todos los lados y se convirtió en un municipio pujante con la recepción de regalías.

Según el economista y planificador territorial César Arismendi, cuando Albania asumió la autonomía administrativa, se contagió de la llamada “maldición de los recursos naturales” y al igual que el departamento.

(Le puede interesar: Lo que le dejó la asamblea del BID a Barranquilla)

“Se preocupó más por gastar lo que recibía y no pudo diversificar la producción, que le permitiera tener un mejor futuro, cuando el carbón se termine. Abandonó la vocación agrícola y se volvió mono productor. No pudo construir una base fiscal sólida para tener acceso a recursos diferentes a las regalías”, sostiene Arismendi.

Señala, además, que los impactos mas grandes se encuentran en el componente ambiental. “Han desaparecido una docena de arroyos y quebradas, algunas de ellas estacionales, pero que tributaban directamente al río Ranchería, afectando la recarga de acuíferos subterráneos y la posibilidad de tener una fuerte, estable y rica fuente de agua que nutra el suministro de la población de la cabecera municipal”.

No todo está perdido

Arismendi explica qué hay mucho para pensar y por hacer, si se combina con la nueva fase de fomento de energía no renovable. Al ser Albania centro de la recepción de energía renovable por tener una estación colectora en Cuestecitas, lo que propiciará la localización cercana de empresas productoras de energía eólica y fotovoltaica.

El municipio heredará una importante infraestructura que se puede aprovechar. Las diversificadas flotas de equipos existentes en la minería sirven para estructurar una poderosa empresa especializada en movimiento de tierra en América Latina. El campamento se puede transformar en centro de conocimiento, en una universidad o en un potencial Silicon Valley en el Caribe.

Los talleres se prospectan como una gran zona franca en la frontera, que pueden jugar un papel estratégico en la transición del modelo económico de Venezuela. Toda la mina se convertiría en una gran fábrica o en un parque museo en ciencia y tecnología.

El cierre de la mina

En paralelo, la multinacional desde sus inicios se prepara para el cierre de mina, asociado a la gestión de los impactos en las dimensiones ambiental y social. El plan contempla acciones como rehabilitación de tierras, transformado zonas mineras en áreas de bosque seco tropical, que a la fecha suman más de 4.800 hectáreas rehabilitadas. Contribuyendo también, a la declaratoria de más de 60.000 hectáreas para la conservación de la biodiversidad.

Huelga en Cerrejón en 2020 y su costo

En Albania es donde se encuentra la mina del Cerrejón.

En el componente social, se destaca la educación de más de 17.000 personas, la consecución de proyectos como el Hotel Waya Guajira, propulsor del sector turístico, y el desarrollo de diferentes programas que han impulsado competencias laborales y han facilitado el emprendimiento y el fortalecimiento de la cadena de proveedores locales.

En 2019, el plan de cierre fue actualizado para generar espacios adicionales de participación con los diferentes grupos de interés, analizar usos futuros de la infraestructura remanente y definir potencialidades de la región que aporten a la diversificación económica.

Llamado de Camcomercio

Un informe de la Cámara de Comercio de La Guajira indica que en el 2019 Cerrejón aportó el 45,4% ($4,4 billones) a la composición sectorial del PIB departamental, generando en ese año 5.896 empleos directos, de los cuales el 66% (3.910) son personas de La Guajira y 5.166 empleos indirectos.

Por lo que el cierre de la mina traería impactos negativos, afectando unos 44.000 personas entre trabajadores y sus familias, que dejarían de recibir en sueldos y prestaciones unos 832.485.972 millones de pesos. Esto también afecta la economía local y para los proveedores y contratistas supondría una pérdida de 91.281 millones de pesos.

Además de la afectación en los municipios del área de influencia del Cerrejón, otras poblaciones como Fonseca, Distracción, San Juan del Cesar y Villanueva, entre otras, también se ven perjudicadas, debido a que aportan gran parte de la fuerza laboral que trabaja en la mina de forma directa o indirecta.

El presidente de la Cámara de Comercio de La Guajira, Álvaro Romero, hizo un llamado a los gobernantes de comenzar a planificar la descarbonización de La Guajira, para lo cual se requiere iniciar a desarrollar un plan estratégico de reorganización de las dinámicas productivas del territorio acordes a la vocación y potencialidades del territorio, ofreciendo su apoyo para este ejercicio que no da espera.

Eliana Mejía Ospino
Especial para EL TIEMPO
Riohacha

Lea más noticias de Colombia

Estragos del invierno en Cauca: Avalancha destruye puente en Toribio 

Mientras Bogotá se congela, en este pueblo se ‘derriten’ por el calor ¿Qué pasa con el viejo puente? Así se decidirá en los 9 meses

Fuente de TenemosNoticias.com: www.eltiempo.com /

Publicado el: 2021-03-21 23:00:00
En la sección: EL TIEMPO.COM – Colombia

Publicado en Colombia
Volver al inicio