Menú Cerrar

Alcalde de Chapecó, habra 3 años después del accidente aéreo – Medellín – Colombia

Alcalde de Chapecó, habra 3 años después del accidente aéreo - Medellín - Colombia



Cuatro años, dos ciudades, una hermandad. Así quedó la relación entre Medellín y Chapecó después del accidente aéreo que segó la vida de 71 personas el 28 de noviembre de 2016, entre los que estaban los jugadores y cuerpo técnico del equipo de fútbol Chapecoense.

En 2019, en lo alto de la comuna 13, en Medellín, Luciano Buligon, alcalde de Chapecó, se palmeó el pecho mientras saltaba con los ojos llorosos y el pundonor a flor de piel: 
«Ehhhhhh vamos chapeeeeee, vamos chapeeeee, vamos chapeeeeeeeeeee».

A mediados del 2019, el mandatario estuvo en Medellín donde vivió un homenaje de una ciudad hermana que no olvida aquella tragedia.

«Soy un paisa más. Lo que pasó cambió totalmente a Chapecó. Ahora hay una política de mucha aproximación con gestión de emociones, gestión de humanización. Todo Chapecó se convirtió en un ejemplo de resiliencia. Eso muestra que aunque vivimos un periodo trágico, tuvimos un cambio, de un sentimiento de tristeza por un sentimiento de homenaje. Medellín es hoy, y siempre será, nuestra hermana mayor que nos ayudó en el momento de mayor dolor que tuvimos en Brasil», dijo en aquel entonces el mandatario, visiblemente conmovido.

Soy un paisa más. Lo que pasó cambió totalmente a Chapecó. Medellín es hoy, y siempre será, nuestra hermana mayor que nos ayudó en el momento de mayor dolor que tuvimos en Brasil

Aseguró que Chapecó sintió ese amor, ese abrazo de Medellín que con ese calor y solidaridad les ayudó a reconstruir Chapecoense, como equipo que sigue en primera división del campeonato brasilero y como sociedad.

El presidente de Brasil, Michel Temer (der.); el alcalde de Chapecó, Luciano Buligon (centro), y el embajador de Colombia en Brasil, Alejandro Borda.

Foto:

Fernando Bizerra Jr. / EFE

«Tenemos una política de estado, de educación que permite que pensemos en devolver un poco de amor que recibimos de todo el mundo en ese episodio. La tragedia nos ayudó y nos sigue ayudando mucho en esa reconstrucción, que es lenta, pero que nos está yendo muy bien», aseguró en aquella visita el alcalde.

Expresó, además, que si a una ciudad le toca vivir una situación como la que vivió Chapecó, solo puede decir que busquen en la unión, el amor y la solidaridad. «Los mejores sentimientos humanos son los que cambian la tristeza por agradecimiento. Todos los días le agradecemos a Medellín y le tenemos mucha gratitud».

En tierras brasileras, aquellos que fallecieron en el accidente aéreo son homenajeados todos los días como verdaderos héroes. Están vivos en cada uno de los habitantes de esta zona de de 220.000 habitantes (casi 10 veces menos la población de Medellín), que se dio a conocer a nivel mundial por el trágico accidente aéreo ocurrido en el Oriente antioqueño el 28 de noviembre de 2016 y en el que viajaban 77 personas de las que solo sobrevivieron 6.

«Los sueños de ellos se transformaron en los sueños de toda la ciudad. Es innegable que el evento que fundó las bases de esta reconstrucción fue el que se llevó a cabo el 30 de noviembre de 2016 en el estadio Atanasio Girardot. La conmoción generada en el ambiente se transformó en un sentimiento de abrazo verdadero que nos dio la fuerza necesaria», expresó el mandatario carioca.

Línea de tiempo Chapecoense

El avión sufrió un problema por falta de combustible y no alcanzó a aterrizar en el aeropuerto de Rionegro.

Foto:

Cuatro años después aún se recuerdan las palabras tras la visita del mandatario. En esa oportunidad, aseguró que no hay cómo vencer un desafío si no hay confianza entre los ciudadanos y sus mandatarios. 

«Los reportes nos indican que más del 86 por ciento de las personas confían en este gobierno y ese es el mensaje, uno de confianza y transparencia. Con pequeñas acciones se pueden acercar a los ciudadanos con sus gobernantes. En Chapecó aprendimos, a duras penas, que vale más la vida, la transparencia y la sinceridad. Como gobernante, esos son los principios que se necesitan, no para gobernar, sino para liderar».

La tragedia que marcó a dos países

El lunes 28 de noviembre de 2016, aproximadamente a las 6:00 p. m., el avión matrícula 2933 de la compañía Lamia despegó del aeropuerto Viru Viru, en Santa Cruz de la Sierra en la región centro sur de Bolivia, con 77 personas a bordo; entre ellos, jugadores del Chapecoense, equipo de la primera división de fútbol de Brasil, un equipo de periodistas e invitados especiales.

Fueron 16 horas búsqueda en el sector Cerro Gordo, jurisdicción de La Unión, oriente antioqueño, que ahora se llama Cerro Chapecoense. El avión sufrió un problema por falta de combustible y no alcanzó a aterrizar en el aeropuerto de Rionegro.

Un mes después de la tragedia, un informe preliminar realizado por la Aeronáutica Civil sobre las causas del accidente, señaló que el siniestro del vuelo 2933 que salió desde Santa Cruz, en Bolivia, y se precipitó a poco de llegar al aeropuerto de Rionegro, Antioquia, se había presentado debido a la escasez de combustible y a un sobrepeso de 348 kilos en el avión.

DAVID ALEJANDRO MERCADO
Corresponsal de EL TIEMPO
MEDELLÍN
En Twitter: @AlejoMercado10

Fuente de TenemosNoticias.com: www.eltiempo.com /

Publicado el: 2020-11-27 23:00:00
En la sección: EL TIEMPO.COM – Colombia

Volver al inicio