Menú Cerrar

Así van las revocatorias de mandato de alcaldes en Colombia – Otras Ciudades – Colombia

Así van las revocatorias de mandato de alcaldes en Colombia - Otras Ciudades - Colombia

Aunque el avance de la pandemia del covid-19 alcanzó a frenar las revocatorias de mandato de alcaldes y gobernadores que se adelantan en el país desde enero de este año, aún hay 90 iniciativas que pretenden que los mandatarios abandonen sus cargos.

Desde el primero de enero, cuando por ley se puede comenzar este trámite, se han presentado 112 solicitudes con este propósito a la Registraduría, de las cuales 22 han desistido.

Y pese a que las más sonadas han sido en las principales ciudades del país, Medellín, Cali y Cartagena, pequeños municipios también adelantan dichos procesos, como Gigante (Huila), Girardot (Cundinamarca) y Gachantivá (Boyacá).

(En contexto: Estas son las posibilidades reales de que prosperen las revocatorias)

Estas siguen adelante y avanzan en la recolección de firmas, pero iniciativas como las de Bogotá, Bucaramanga y Bojayá están entre las que desistieron del proceso. Las dos primeras argumentaron falta de garantías.

Expertos dicen que las revocatorias son poco efectivas

Pero este mecanismo, según expertos, es poco efectivo. “Lo que hemos visto en general es que estas figuras no tienen muchas posibilidades de prosperar. Es muy difícil porque es una elección ordinaria y es complejo convocar un gran número de ciudadanos”, explicó Yann Basset, profesor Facultad de Estudios Internacionales, Políticos y Urbanos de la Universidad del Rosario y analista de elecciones y dinámicas territoriales del voto.

Pero no solo es el análisis del académico, así lo demuestran las cifras históricas. Desde 1996 se han votado 109 revocatorias y solo una prosperó. Fue en 2018, en Tasco, Boyacá, donde Nelson García tuvo que abandonar el cargo.

(Además: ¿Se ha disparado el trabajo sexual tras la pandemia? Así está Cartagena)

Para realizar el trámite de revocatoria se debe hacer una solicitud ante la Registraduría, los motivos de esta deben de estar sustentados con los argumentos válidos por la ley, como incumplimiento del plan de gobierno, luego se recogen firmas (el 30 por ciento de los votos obtenidos por el mandatario) y si estas son válidas se convocará a las urnas.

Recolección de firmas para recovar el mandato de Daniel Quintero, en Medellín.

Foto:

Jaiver Nieto. EL TIEMPO

El alcalde o gobernador dejará su cargo si se obtienen la mitad más uno de los votos, pero para que esto se haga efectivo, debe votar mínimo el 40 por ciento de los ciudadanos que participaron de la elección de dicho gobernante.

Todo esto solo se puede realizar un año después de la posesión y un año antes de terminar el mandato no se pueden adelantar dichos procedimientos.

Es decir, en el caso actual, solo queda 14 meses y una semana para lograrlo. Ninguna de las que están activas han entregado las firmas hasta ahora.

(Lea también: La historia del odio de clases detrás de los linchamientos en Colombia)

Pero sectores de diferentes partidos políticos y algunos ciudadanos que están detrás de los procesos insisten en seguir adelante pese a las dificultades, porque son un mecanismo de oposición y, de alguna manera, de participación ciudadana.

“Hoy las revocatorias son una herramienta de oposición electoral, son una herramienta de generar debate político por parte de los grupos de oposición. Aunque no es posible que funcionen o que lleguen a buen término, porque es muy difícil comprobar la inoperancia de la gestión de los gobernantes, sí se convierte en un mecanismo que, de alguna forma, les genera a los ciudadanos una sensación de participación política”, aseguró el analista político Carlos Arias, profesor de la Universidad Externado.

Dificultades de la pandemia del covid-19 para el proceso

Ya la pandemia ha demostrado que puede retrasar el proceso, pues hubo dificultades en el momento de entregar las planillas y comenzar a recoger firmas porque se debían establecer protocolos de bioseguridad.

Pero estos protocolos y las garantías no podían estar a cargo de la misma administración que buscan tumbar, por lo que se nombraron alcaldes ad hoc en varias ciudades, algo que también retrasó los procesos.

(Le puede interesar: ¿Qué viene para la revocatoria de Daniel Quintero?)

Hoy las revocatorias son una herramienta de oposición electoral, son una herramienta de generar debate político por parte de los grupos de oposición

No obstante, una revocatoria es un proceso complejo y tiene sus trabas, pues “es algo que no se puede hacer a la ligera, porque si no hay riesgo de crear inestabilidades grandes en las instituciones locales”, agregó el académico.

Y a las dificultades generadas por la pandemia y a las trabas del proceso, que son legales, se viene algo que podría ser un obstáculo: la campaña presidencial y legislativa.

Se viene la campaña del 2022

Este trámite necesita, además, recursos económicos, indiscutiblemente necesita un capital político. Si bien algunos congresistas y opositores a los alcaldes y gobernadores han manifestado apoyo a las revocatorias, la fuerza política se va a concentrar durante los siguientes meses en los comicios de septiembre, mayo y junio, en caso de pasar a segunda vuelta presidencial.

Analistas políticos coinciden en afirmar que los comités promotores están relacionados, la mayoría de los casos, con la oposición principal al mandatario.

Esta situación la ven normal, pero sí podría afectar el procedimiento, pues no se tendrían todos los apoyos.

(En otras noticias: Así se robaron 5.000 millones de pesos con una estafa piramidal)

“Por el momento veo bastante complicado que los procesos puedan salir adelante. Ahora esta gente está en la recolección de firmas para las candidaturas y no tanto para el tema de las revocatorias. Entonces no creo que eso vaya a salir tan temprano, de pronto en el segundo semestre del 2022”, explicó Basset.

Avanza la recolección de firmas en principales ciudades

Desde las revocatorias hay optimismo y creen que el otro año estarán convocando a las urnas y los resultados serán favorables para ellos.

Andrés Felipe Rodríguez, una de las cabezas del movimiento en Medellín, confía en que en marzo Daniel Quintero no sea alcalde.

Sin embargo, denuncian que no han tenido garantías durante el proceso, pues hubo demoras en la entrega de las planillas para recoger firmas y señalan irregularidades de la administración.

(Le sugerimos leer: Chaves, el maestro que convirtió en arte lo cotidiano de la cultura paisa)

Según el promotor, la primera semana de noviembre esperan entregar las firmas (ya tienen más de 90.000), las cuales tienen auditadas para “que no se pierda ninguna”.
Por los lados de Cartagena, reconocen que el proceso es complejo, pero confían en sacarlo adelante.

Daniel Quintero

El alcalde de Medellín al llegar a la audiencia que hubo en enero para el proceso de la revocatoria.

“Estamos haciendo el trabajo según lo planeado, recogiendo firmas en diferentes puntos de la ciudad, y estamos trabajando para llevar las firmas cuanto antes a la Registraduría para que estas puedan ser validadas”, afirmó Mesa.

“Nuestra meta es recoger 100.000 firmas, es un proceso complicado porque hemos sufrido amenazas de algunos líderes, pero estamos comprometidos con Cartagena”, complementó.

Aunque desde las iniciativas tienen las cuentas claras, el trámite podría tardar mucho más y los tiempos no les alcanzarían.

Una de las últimas revocatorias más sonadas del país que se cayó fue la de Enrique Peñalosa, la cual no prosperó por irregularidades en el manejo de recursos.

(Siga leyendo: Así se robaron una colección de arte de 3 millones de dólares hace 23 años)

Y estas irregularidades salen a la luz tras análisis profundos tanto de firmas como de manejo de recursos. Las administraciones acuden a alegatos jurídicos que, de alguna u otra manera, dilatan los procesos. Pero son legales.

“Hay batallas jurídicas alrededor de las revocatorias, pero no es normal, estamos cayendo en guerras de procedimientos entre abogados, que no es lo que uno esperaría en una figura constitucional con reglas claras y que se tiene que aplicar”, cuestionó el profesor del Rosario.

Las revocatorias que ya no continúan

Algunas iniciativas, 22 en total, desistieron argumentando falta de garantías en el proceso. Entre ellas está la de Juan Carlos Cárdenas Rey, alcalde de Bucaramanga.

Los líderes del proceso argumentaron a finales de agosto que “desafortunadamente los tiempos no nos alcanzan” y señalaron que quienes “rodean al alcalde de Bucaramanga utilizaron un abuso del derecho que hoy nos está golpeando en la ciudad. Con una tutela, prácticamente, nos tienen suspendida la recolección de firmas por los protocolos de bioseguridad”.

(Otra historia recomendada: La increíble y triste historia del libro robado de Gabriel García Márquez)

También desistieron, por ejemplo, en Montería, Bojayá (Chocó), Aguachica (Cesar) y Bogotá, según información entregada por la Registraduría.

“Por cuenta de las demoras en la entrega de las planillas (para la recolección de firmas) hace que no tengamos los tiempos necesarios para lograrla durante este año”, aseveró José Miguel Santamaría, vocero del movimiento detrás de la iniciativa de la capital.

MATEO GARCÍA
Redactor de Nación 
[email protected]
En Twitter: @teomgar

Fuente de TenemosNoticias.com: www.eltiempo.com /

Publicado el: 2021-10-26 22:19:43
En la sección: EL TIEMPO.COM – Colombia

Publicado en Colombia
Volver al inicio