Menú Cerrar

Bibliotecas para la paz en El Tambo y Samaniego – Música y Libros – Cultura

Bibliotecas para la paz en El Tambo y Samaniego - Música y Libros - Cultura

Con el transcurso del tiempo son mucho más visibles y significativas las apuestas por la paz y la reconciliación en diversas zonas del país. La búsqueda de la unidad social y comunitaria admite todo tipo de objetivos y proyectos. La gran mayoría tienen el foco en la cultura, el desarrollo y el avance de las poblaciones.

(Lea también: Un tríptico de 1977 es una parodia sobre ‘la naturaleza de la presentación’). 

La lectura, en ese tipo de contextos, adquiere una relevancia casi esencial.

Fue por ello que las ‘Bibliotecas Públicas Rurales para la Paz’ llegaron hasta dos municipios: Cuatro Esquinas, en El Tambo (Cauca), y Chuguldí, en Samaniego (Nariño).

‘Esta Biblioteca ayuda a construir paz’

Es mucho más adecuado escribir y decir «de acuerdo con tu propuesta…» que «de acuerdo a tu propuesta…».

El programa de fomento de lectura en las zonas rurales, según un comunicado, permitió “la implementación de dos Bibliotecas Públicas Rurales, siete puntos de lectura en zonas rurales y dos estrategias de itinerancia” para apoyar el desarrollo socio-cultural de distintos lugares de los mencionados municipios.

Gracias a estos mecanismos la lectura abarcará el ancho y el largo de los territorios: los puntos de lectura son fijos y puede acudir cualquiera con ánimo de adentrarse a las letras, mientras que la itinerancia permitirá llevar los libros a quienes no pueden transportarse hasta los espacios físicos de la biblioteca.

Claro que, antes de ‘subir el telón’, las diversas actividades de las Bibliotecas para la Paz se llevaron a cabo en la población.

Sin la infraestructura del todo finalizada, ya existía cierta familiaridad en torno al concepto y a las prácticas alrededor de los libros. Todo, dice el texto, con el fin de “promover la lectura, escritura, fortalecimiento de los saberes locales y expresiones artísticas y la apropiación de la tecnología con fines educativos, productivos y sociales”.

Esta biblioteca ayuda a construir la paz porque nos ayuda a todos a acceder a distintas formas del conocimiento, a reconocernos como comunidad, a fortalecer nuestros lazos y a generar espacios de encuentro para conocernos más”, afirmó Maritza de la Cruz, lideresa y encargada de la Biblioteca Pública Carlos Álvarez Álvarez, ubicada en Chuguldí, durante el evento de inauguración.

(Le puede interesar: ¿Dónde encontrar bibliotecas al aire libre en Bogotá?). 

En el proceso de Bibliotecas para la Paz se vincularon más de 700 personas de los dos municipios, quienes tendrán acceso a poco más de mil títulos literarios que abarcan diversos temas relacionados incluso con el emprendimiento, el desarrollo y la formación.

“Las bibliotecas cuentan con un portafolio de servicios de 12 actividades diseñadas para que toda la comunidad participe. Hasta el momento, asisten en promedio 860 personas al mes a cada espacio”, puntualiza el texto informativo sobre el hecho.

(Le contamos: Homenaje a Juan Camilo Sierra, padre de la Feria del Libro de Cali). 

Además de los enriquecedores mil títulos, en las bibliotecas también hay una singular dotación de elementos tecnológicos compuesta por herramientas como tabletas electrónicas, un video beam, computadores y cámaras fotográficas.

La apertura de estas bibliotecas se suma a las acciones orientadas a la construcción de paz en el país a través del diálogo, de los encuentros, del reconocimiento de las diferencias, del respeto por la opinión del otro, del fortalecimiento de la cultura, los saberes, las tradiciones y la familia, en las zonas rurales de Colombia”, concluye el comunicado.

Más noticias

Una singular Casa Taller, donde niños y jóvenes aprenden en San Luis

El laborioso Lorenzo Morales, un periodista salido de los formatos

Paulina Flores: ‘Escribir es profesionalizar mis obsesiones’

Una charla con Antonio Caballero sobre arte

EL TIEMPO

Fuente de TenemosNoticias.com: www.eltiempo.com /

Publicado el: 2021-10-15 18:53:16
En la sección: EL TIEMPO.COM – Colombia

Publicado en Colombia
Volver al inicio