Menú Cerrar

el análisis del porqué se están originando grandes aglomeraciones

el análisis del porqué se están originando grandes aglomeraciones

el pasado 21 de abril miles de personas salieron con las banderas de Colombia, camisetas de la selección, carteles y globos gritando un: ‘ fuera Petro’. La protesta se originó en contra del gobierno del presidente. 

​La marcha dejó atónitos a muchos al ver que, por lo menos, en Bogotá, Medellín y Bucaramanga fueron las ciudades con más aglomeraciones. Las fotos y videos eran impresionantes, se trataba de un mar de colombianos pidiendo mejor atención en la salud, exigiendo que la reforma pensional no se de y otras acciones de las que no estaban de acuerdo con este gobierno. 

Medellín: marcharon más de 350. 000 personas

marcha contra Petro Medellín –

Foto:Jaiver Nieto

Cali Colombia 21 de abril de 2024
Miles de colombianos empezaron a salir este domingo a las calles de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y otras ciudades del país para manifestar su oposición al Gobierno del presidente Gustavo Petro, en especial al manejo del sector de la salud y a su intención de convocar una constituyente para reformar la Constitución.
Fotos Santiago Saldarriaga Quintero / EL TIEMPO

Foto:Santiago Saldarriaga Quintero

Medellín volvió a demostrar que es el bastón de la oposición en el país al gobierno del presidente Gustavo Petro. En la capital antioqueña más de 350.000 salieron a marchar este 21 de abril en la jornada de protesta nacional en contra de las decisiones del Gobierno Nacional.

“Es impresionante. Histórica asistencia. Desde las marchas en contra de las Farc y en contra del secuestro no salían tantas personas a las calles”, afirmó el alcalde Federico Gutiérrez.

Una de las claves de dicha jornada, de acuerdo con los organizadores, es que no tenía tintes políticos y se planteó como una herramienta para que la gente saliera a mostrar su inconformismo.

“Proteste por lo que quiera, pero salga a marchar. Esta es una protesta para rechazar las decisiones del Gobierno Petro”, indicó Andrés Felipe Rodríguez, concejal de Medellín y uno de los organizadores de la movilización en la ciudad.

Y así fue. El gremio transportador se movilizó para rechazar un incremento en los precios de la gasolina y los peajes, los del gremio de la medicina marcharon para protestar por la reforma a la salud, otros más criticaron la reforma pensional, también hubo rechazo a una eventual Asamblea Constituyente y muchos otros simplemente salieron para mostrar su rechazo al Presidente Petro.

Así lo explicó Néstor Julián Restrepo, docente investigador en Comunicación política de Eafit, opinó que en la ciudad se vieron tres tipos de asistentes a la movilización.

“El primero es el estructural o negacionista, que es el que marcha porque literalmente no le gusta Petro y creo que es la gran mayoría de los que salieron a marchar. Petro podría estar haciendo cosas maravillosas y a este tipo de personas no le va a seguir gustando. Un segundo tipo de ciudadano que salió, que es el de intereses o gremial, que es el que se está viendo afectado por las reformas o se verá afectado con las propuestas de Petro. Aquí entra el gremio transportador, el de la salud, los empresarios, entre otros”, explicó el docente.

350.000 personas en Medellín participaron en la marcha contra Petro

Foto:Jaiver Nieto

Marchas contra el gobierno del presidente Petro en Bogotá.

Marchas contra el gobierno del presidente Petro en Bogotá.

Foto:César Melgarejo. EL TIEMPO

El tercer tipo, y que para Restrepo es el que el Presidente debe tener muy en cuenta, es el ciudadano que marcha basado en la opinión, pues estaba a la expectativa de un cambio y ve que no está ocurriendo.

“Esa opinión se está yendo a la variable negativa de que Petro no arranca, de que su Gobierno no da soluciones a los problemas estructurales y que el país se está estancando. Este tipo de marchante creo que creció y fue lo nuevo que se vio el domingo en la movilización”, opinó Restrepo.

Por su parte, Jorge Andrés Rico, docente de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), indicó que una de las críticas que tiene Medellín es que el Presidente actúa como si todavía estuviera en un espectro político y no como si ya estuviera gobernando.

“Se ha visto que ha hablado mucho, pero gestionando poco, lo que ha generado inconformismo. Esto se ha visto con la creación del Ministerio de la Igualdad. Se suma que no ha podido mantener la unidad nacional con la que comenzó su Gobierno y uno de los asuntos fundamentales que planteó, la paz total, parece un proceso fallido”, expresó Rico.

A esto se suma que las propuestas de reformas planteadas por el Gobierno Petro están más pensadas desde lo ideológico que desde las necesidades de las personas.

Agregó el docente que la movilización del 21 de abril demostró que hay una masiva idea sobre las debilidades que tiene el Gobierno porque sus mayores pilares no están siendo cumplidos.

“El Presidente debe abrir un espacio de diálogo con los distintos sectores y entender que debe cambiar su ruta de Gobierno, las reformas per se no van a generar un cambio positivo simplemente porque sean una propuesta de cambio. Lo que se necesitan son acciones en la vía de las necesidades del país”, afirmó el analista.

De otro lado, el profesor del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia (UdeA), Germán Darío Valencia Agudelo, opinó que si bien en las ciudades donde hubo protestas hubo quejas en común como el precio de la gasolina y el rechazo a las reformas, sí hubo otros temas que fueron regionalizados.

“En Medellín vimos quienes exigían mayor autonomía regional, otros disfrazados como vacas haciendo alusión a la colecta que se tiene en Antioquia para terminar las vías. Sin embargo, creo que lo que más llamó la atención fue el tema de las reformas y es la principal queja de las personas que, ya sean informadas o desinformadas, salieron a marchar expresando su preocupación sobre el tema”, expresó profesor Valencia.

Gustavo Petro, presidente de Colombia

Foto:Presidencia

Cali

Plaza San Francisco- Cali – Marcha contra Petro

Foto:Santiago Saldarriaga

Médicos salieron a salir en contra del gobierno Petro

Médicos salieron a salir en contra del gobierno Petro

Foto:Santiago Saldarriaga

Entre 30 mil y 40.000 personas se calcula que asistieron a la marcha del 21 de abril contra de las políticas adelantadas por el gobierno de presidente de Colombia, Gustavo Petro.

Aunque la consigna generalizada era la de exigir la salida del mandatario nacional, hubo diversas motivaciones que llevaron a los manifestantes a expresar sus inconformidades contra del gobierno colombiano.

Una de ellas, la seguridad, que pese tener una reducción importante en los primeros tres meses, en comparación con el año pasado, los delitos de algo impacto como los homicidios y los continuos hurtos, fue uno de los principales clamores.

“Todo el suroccidente de Colombia ha de exigirle al gobierno Gustavo Petro soluciones a los problemas que el mismo gobierno generó. Por ejemplo, con la paz total, donde le permitió a los grupos armados, narcotraficantes, apoderarse de vastos territorios que hace dos años no tenían”, expresó el representante a la Cámara, Christian Garcés.

También se refirió a la preocupación por la estabilidad empresarial y de los emprendedores, por eso pidió “una política de economía que genere oportunidades”.

“Hay una crisis en este momento de personas que se están yendo al hambre, que están perdiendo su trabajo. Así que todos debemos exigir un cambio a este gobierno”, agregó el congresista.

Por su parte, Esteban Piedrahita, rector de la Universidad Icesi, criticó la manera “autocrática del Gobierno”.

“Marcho por la insatisfacción con el gobierno, con ciertas medidas, ciertas reformas, con su incapacidad de escuchar, con su incapacidad de, digamos, de hacer de alguna manera, es convenir con otros sectores las reformas, sobre todo por eso mismo, porque me preocupa la deriva autocrática del gobierno”, agrega el expresidente de la Cámara de Comercio de Cali.

Aunque considera que la educación privada “no es de los afectos del presidente o del Gobierno nacional”, reconoce que se han realizado importantes logros. “Hay un decreto que va a reformar la manera en que podemos innovar y hacer unos programas que le convienen a toda nuestra sociedad, a nuestras universidades”, dijo Piedrahita.

Barranquilla

Así se ven las concentraciones en Bogotá.

Foto:Santiago Malagón- EL TIEMPO

Manifestantes opositores al Gobierno de Gustavo Petro participan en una jornada de protesta este domingo en las calles de Bogotá (Colombia).

Manifestantes opositores al Gobierno de Gustavo Petro participan en una jornada de protesta este domingo en las calles de Bogotá (Colombia).

Foto:Carlos Ortega/EFE

Las principales ciudades del país vivieron jornadas de protesta contra el gobierno nacional y Barranquilla no fue la excepción. En la capital del Atlántico, hubo una marcha entre el estadio Romelio Martínez y el Parque Santander.

Centenares de ciudadanos, jóvenes y adultos, se movilizaron con camisetas blancas, de la Selección Colombia, banderas del tricolor nacional y de la ciudad y pancartas en las que expresaban su rechazo a las reformas y el alza del Acpm.

Por lo anterior, tras una hora de recorrido, arribaron a la carrera 54, entre calles 58 y 64, y expresaron a viva voz sobre una tarima peticiones como “juicio político”, así como una caravana de tractomulas con el mensaje: “El gobierno afecta también a los transportadores”.

Además de este gremio, también se movilizaron los médicos con sus batas blancas.

“La Asociación Colombiana de Médicos convocó la movilización inicialmente, pero se han sumado otras fuerzas. Se proponía en silencio, sin contexto político. Reconocemos que el sistema tiene fallas y lo que proponemos es mejorarlas y no destruir 30 años de constructo intelectual, de infraestructura, administrativo, científico. Los mecanismos que ha usado el Estado hasta ahora orienta a que se va a destruir el sistema”, indicó el médico internista neumólogo, Richard Mullet Mogollón.

Sin embargo, durante la movilización, los manifestantes también expresaron su descontento por problemáticas locales y regionales, como las altas tarifas de la energía eléctrica. Uno de ellos fue el senador del Centro Democrático, Carlos Meisel.

“Las reformas… Hay congresistas apoyándola, el llamado del presidente a la constituyente. Y sobre todo el abandono que nos tiene en el Caribe con muchos proyectos que no cumple, que los atrasa, que los dilata. Se demoró un año para nombrar en la Creg y estuvimos un año pidiéndole soluciones a un fantasma”, expresó Meisel.

El exconcejal de Barranquilla agregó que “Son tantas cosas: las tarifas de energía, los Juegos Panamericanos (la sede), el Canal del Dique que no arranca y ahora la valorización que piensan inventar en la vía Barranquilla – Cartagena”.

A su turno, el senador por el partido Liberal, Mauricio Gómez Amín, envió un mensaje al presidente Gustavo Petro: más consenso, más diálogo y “sí a las reformas, pero no así”, además de “más gobierno”.

“Al gobierno le ha faltado voluntad política con ese tema (tarifas de energía), es un tema de plata. Así como hay plata para el Metro de Bogotá, Medellín, debe haber plata para un tema que es una necesidad básica insatisfecha de millones de ciudadanos. Ojalá el presidente pase a la historia como una persona que le devolvió la dignidad al pueblo del Caribe, estamos ahogados con esas tarifas, ya no aguantamos más, ya el kilovatio no puede subir más, porque la gente va a tener que decidir entre comer y pagar la luz. Ya estamos cansados”, manifestó Gómez.

Otra de las razones que expresaron los ciudadanos para marchar fue la pérdida de la sede de los Juegos Panamericanos 2027. De hecho, uno de los participantes fue el medallista olímpico Helmut Bellingrodt.

“No sé qué pasó con el Ministerio del Deporte en su momento. No se cumplió. Esto es lamentable, es un desgobierno en todos los sentidos, en la salud, en la educación, en las obras, en los deportes principalmente”, aseguró Bellingrodt.

Sobre la cantidad de personas que marcharon en Barranquilla, hubo versiones encontradas: algunos plantean que fue una de las movilizaciones más grandes contra el gobierno Petro en esta ciudad, mientras que otros aseguran que está dentro de un promedio general en comparación con las anteriores.

Tras la manifestación, si bien no se emitieron cifras oficiales de participantes, los organizadores aseguraron que “Barranquilla le cumplió al país”. Ahora, una de las razones que habría afectado la llegada de más personas pudo haber sido el servicio de agua potable.

Hasta este domingo, unos 60 barrios de la capital del Atlántico amanecieron sin el líquido por un daño en el sistema, el cual estaba siendo reparado por la empresa Triple A. De a poco, el servicio retoma la normalidad.

Otro punto de vista tiene el analista Luis Fernando Trejos. “Hay que tener en cuenta que en Barranquilla Gustavo Petro siempre ha contado con bastantes simpatías y ha sido una plaza que le ha sido muy favorable en términos electorales y sociales, a él, más no a su partido o movimiento”.

Trejos agregó que, en ese sentido, la convocatoria que se hace desde sectores de oposición, que son nacionales, “no tiene tanta atracción” a diferencia de otras ciudades, porque el Centro Democrático “es un partido que es marginal o muy débil en Barranquilla”.

“Además, la convocatoria adoleció de un mensaje asertivo que fuera más allá de ‘No más Petro’ o el antipetrismo, o se centrara en otras variables como la oposición a las reformas o a la eventual convocatoria a una constituyente”, indicó Trejos.

Bogotá

Manifestantes en la Plaza de Bolívar.

Foto:César Melgarejo/ El Tiempo @cesarmelgarejoa

Según Carlos Arias, Analista y docente de la Universidad Javeriana, más allá de la cantidad de personas que asistieron a las marchas, esta protesta pudo ser de las más grandes de los últimos años, se podría quedar en una estadística.

«Lo más importante y significativo es la representación simbólica que deja la movilización del 21 de abril; muestra una Bogotá activa y crítica. Una Bogotá coherente con sus preferencias electorales de octubre de 2023 y en especial una Bogotá que confirma con sus habitantes en la calle que está hastiada del discurso baladí y lleno de promesas que no responden las preguntas del cómo y cuándo se va a hacer lo que dicen», explicó el docente Arias.

​Entre tanto, Carlos Prado, analista político de la Universidad Militar Nueva Granada, contó en EL TIEMPO que, aunque el clima no ayudaría a motivar a la gente a salir, la gente prefirió manifestarse por lo que no está de acuerdo en este gobierno. 

Destacó que se puede reflejar una posible ruptura de la sociedad y Estado frente a las reformas, ya sea por desinformación o por la oposición. 

«Al menos un grupo considerable de bogotanos sí se movilizaron. Esto indica que si existe una cierta ruptura entre la sociedad y el gobierno frente a las reformas. Aunque también no se puede negar que ese fenómeno puede ir acompañado de desinformación desde el gobierno a la sociedad y también de la oposición. Hay una falta de comunicación política del gobierno. Aunque medir el éxito o fracaso de una movilización en relación al número y tipo de la población que marcha. Si es del gobierno se presentan unas imágenes de respaldo si es la oposición es otra. No se puede negar si el interés del público en las reformas. Habría que mirar que incidencia puede tener esto en la propuesta del gobierno a una constituyente», puntualizó. 

Bucaramanga

Multitudinaria marcha en Bucaramanga

Foto:Melissa Múnera Zambrano

Santander y principalmente Bucaramanga fue uno de los sectores en donde el presidente de Colombia, Gustavo Petro, no ganó en las elecciones. Este descontento se notó en la marcha del 21 de abril, que, sin imaginarlo, las vías de la carrera 27 y calle 56 se llenaron con cientos de ciudadanos. 

​’Fuera Petro’, era la frase que más repetían en medio de las arengas, baile y papayera en el parque Santander. 

​Para Julio Acelas, analista político, desde hace más de 20 años  en Santander se ha construido una narrativa de derecha y centro derecha. 

​»Durante 20 años a excepción de Serpa, el poder de clanes, donde el discurso de la seguridad, policía a los municipios, lo negacionista del conflicto armado, desprecio de la comunidad LGBTI, eso ha construido una narrativa de derecha, llevó a que Petro perdiera acá, y se diera el fenómeno de Rodolfo… Eso caracteriza a Bucaramanga como una de las más excluyentes del país, donde excluye el pobre y pudiente, la clase media», comentó en EL TIEMPO. 

​Explicó que en esta zona hay un gran rechazo de la corrupción. Las expresiones del orden, de fuerza pública, la paloterapia  y el discurso de venganza en el delito, en el que el santandereano habla duro y ex contundente con lo que siente. 

«Tenemos poco aprendizaje para resolver los conflictos constructivamente.  Santander es de las bancadas del pacto histórico más grandes, tenemos entre 4 a 5 senadores, en uno departamento conservador, pero esta bancada es una isla, no incide», puntualizó. 

En Santander pedían mejor garantías en la salud

Foto:Melissa Múnera Zambrano

Redacción Nación – EL TIEMPO 

Fuente de TenemosNoticias.com: www.eltiempo.com

Publicado el: 2024-04-22 16:18:04
En la sección: EL TIEMPO.COM -Colombia

Publicado en Colombia

Deja un comentario

WhatsApp