Menú Cerrar

Hombre ganó millones en el «chance» y ahora vive en calles de Valledupar – Otras Ciudades – Colombia

Hombre ganó millones en el "chance" y ahora vive en calles de Valledupar - Otras Ciudades - Colombia



En Valledupar, recientemente, ocurrió un insólito hecho que llamó la atención de todo el país: Buscan al ganador de un premio de 2.500 millones de pesos de la Lotería de la Cruz Roja.

En ocasiones, los ganadores de estos populares sorteos, retrasan su cobro mientras deciden cuál es la mejor estrategia a seguir, dicen los expertos de juegos de azar.

“Uno puede tener el sueño de ganarse la lotería, pero cuando sucede, algunos se impresionan, no saben qué hacer y se dan un compás de espera para analizar en que van invertir estos recursos”, dijo un asesor comercial de lotería.

(Lea además: En Valledupar buscan a nuevo millonario que se ganó la lotería) 

Sin embargo, este no es el caso de Jhon Jaider Ramos Meléndez, popularmente conocido como ‘Manyoma’, de 37 años de edad, a quien la suerte le llegó de manera inesperada hace diez años, al ganarse dos chances en menos de 30 días, cuyo valor total fue de 40 millones de pesos.

“En ese entonces estaba muy joven y le gustaba realizar apuestas permanentes, hasta que un día resultó ganador de dos buenos premios millonarios”, relata Dayana Manyoma, prima de Ramos.

(También: Familia de Nancy Mestre clama por captura de Saade Cormane en Brasil)

Acostumbrado a la sencillez que lo rodeaba, el afortunado joven, siguió como si nada hubiera pasado, decidió mantenerse anónimo y llevar una vida normal, haciendo realidad su mayor deseo: Vivir en una casa propia en Valledupar, con la compañía de su madre Dubis María Ramos Meléndez, quien desde hace años reside en Saravena, (Arauca).

Él se había criado con su abuela materna y su ilusión era vivir al lado de su mamá. Entonces compró una casa muy bonita, la amobló, pero ella nunca quiso vivir con su hijo

“Él se había criado con su abuela materna y su ilusión era vivir al lado de su mamá. Entonces compró una casa muy bonita, la amobló, pero ella nunca quiso vivir con su hijo porque ya tenía muchos años en otro lugar”, comenta Manyoma.

A partir de este episodio, su vida se vio afectada de múltiples maneras. Abandonó el hogar de su abuela con quien había convivido desde niño y malbarató todo lo que había adquirido con el dinero ganado en la apuesta del chance.

(Le puede interesar: Cesar decretó alerta naranja por ocupación de UCI)

Comenzó una etapa de privaciones, conoció la dureza de las calles y terminó haciendo parte de los “rostros de miseria” del que pocos conocen en Valledupar.

“Se decepcionó y la persona dulce que era, se volvió huraña. La tristeza lo llevó a consumir drogas. Vendió la casa por dos millones de pesos, lo mismo hizo con los muebles y todo lo que había comprado para su mamá. Se gastó la plata poco a poco”, añade su prima, en medio de la nostalgia.

A la calle

Con el pasar de los meses, Jhon Jaider, tocó fondo, suele arrinconarse en los callejones de esta ciudad.

Se alimenta con los desperdicios de comida que recoge en las basuras o que le dan en algún restaurante, pide limosnas, permanece con ropas sucias, descalzo, delgado, despeinado, cabizbajo, silencioso y rodeado de colchones desgastados.

Las autoridades de salud de Valledupar lo rescataron esta semana de las calles.

“Su deterioro fue rápido, a los pocos días ya presentaba una conducta extraña. Se alejó prácticamente de todos nosotros, y de la gente con quien había crecido”,  recordó otro de sus parientes.

El drama de este indigente, llama la atención de muchas personas, cuando lo ven deambular por los barrios Cañaguate y Novalito, sector norte de esta localidad.

Algunos transeúntes se detienen para escucharle sus ‘discursos’ improvisados, trenzados en medio de frases incoherentes.

Su deterioro fue rápido, a los pocos días ya presentaba una conducta extraña. Se alejó prácticamente de todos nosotros, y de la gente con quien había crecido

“Pronuncia una retahíla de palabras que no se le entienden. Para convencer a la gente que le regalen unas monedas dice: “Yo les lavo el carro, le barro lo que quiera, lo peino y lo despeino, regáleme unas moneditas”, en realidad no se entiende lo que dice”, comenta Oscar Martínez, periodista de la región.

(Para seguir leyendo: ¿Va a viajar? Conozca el estado de las vías del país)

En ciertas ocasiones, se aturde por los efectos de la marihuana, pegante y cocaína que consume con regularidad. Esto, según las autoridades sanitarias que lo han atendido, le ha generado problemas psicológicos.

“Este consumo le ocasiona trastornos mentales, es muy prevenido y habla poco. Se altera en algunos momentos”, sostiene Rita Viloria, referente habitante de calle de la alcaldía.

La familia Manyoma Ramos, agobiados por la ‘vida de harapos’ y drogadicción que lleva el joven, decidió llevarlo hace algunos años, a un centro de rehabilitación en Santa Marta, pero su estancia en ese lugar fue corta.

“En esa ocasión vino la mamá. Pero al poco tiempo, su hijo volvió a las calles”, agrega la pariente de Ramos.

Apoyo integral

Hace pocos meses, su condición de extrema pobreza y la precariedad de su salud, tocó el corazón de un grupo de profesionales del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE), del hospital Rosario Pumarejo de López y de las sectoriales de salud municipal y departamental.

“Hemos hablado con su familia para que pueda retornar en buenas condiciones física y psicológicamente. La idea es brindarle un apoyo integral para su recuperación”, afirmó Lina De Armas, secretaria de salud municipal.

Jhon Jaider Ramos

Esta semana Jhon Jaider Ramos presentó un nuevo aspecto físico.

El pasado miércoles, las autoridades de salud, recibieron un llamado de la comunidad para que auxiliaran al joven, puesto que su estado estaba empeorando.

“Iniciamos un proceso de los derechos en salud y de valoración médica porque tiene una bacteria en su pie izquierdo el cual será intervenido quirúrgicamente”, dijo la funcionaria.

Esta semana Ramos Meléndez, presentó un nuevo aspecto físico. El personal sanitario lo transformó, lo limpió, le cambió la ropa y le cortaron el cabello, por ello, se muestra sonriente y agradecido.

La idea es iniciar un proceso de rehabilitación a través del programa Hombres de Bien y de allí lo llevaremos donde su abuelita que lo ha criado durante toda la vida. Si es necesario, hacemos un ejercicio con su mamá para que se recupere psicológicamente”, recalca Viloria.

Esta semilla de esperanza se ha extendido a otros habitantes en condición de calle, ya que cada uno de ellos, tiene su propia historia.

“Queremos saber las razones por las cuales toman esta decisión de vivir en la calle. Nos metemos en su mundo para ganarnos la confianza y poder ubicar a sus familiares para realizar un trabajo social y psicológico. Ya hemos logrado este proceso con diez de ellos y esperamos hacerlo con Manyoma”, puntualizó.

Ludys Ovalle Jácome
Para El Tiempo
Valledupar

Lea más noticias de Colombia

Guajiros esperan alcanzar un 80% de ocupación hotelera en Semana Santa  

– ¿Quiénes están tras el carro bomba que dejó 43 lesionados en Corinto?  

– Tras colapso de mina, 11 mineros siguen atrapados en mina de Caldas

Fuente de TenemosNoticias.com: www.eltiempo.com /

Publicado el: 2021-04-02 00:16:22
En la sección: EL TIEMPO.COM – Colombia

Publicado en Colombia
Volver al inicio