Menú Cerrar

Ascienden a 32 los fallecidos, entre ellos una española, por la explosión del hotel Saratoga en La Habana

Ascienden a 32 los fallecidos, entre ellos una española, por la explosión del hotel Saratoga en La Habana

Santiago – La Habana
Actualizado:

Guardar

La brutal explosión que se produjo el viernes en el lujoso hotel Saratoga de La Habana se llevó al menos la vida de 32 personas. Entre las víctimas se encuentra la española Cristina López-Cerón Ugarte, una joven natural del municipio gallego de Viveiro (Lugo), que estaba de vacaciones en el país.

Según fuentes cercanas al municipio, también estaría gravemente herido el novio de esta joven, César Román Santalla, que se encontraba con ella en las cercanías del establecimiento hotelero en el momento de la explosión que provocó el derrumbe parcial del edificio, y cuya onda expansiva les alcanzó. Él y su pareja, nacida en 1993, son residentes del concello coruñés de As Pontes, donde ambos residían. Según el alcalde de la localidad, Valentín González Formoso, el joven «está en situación grave, aunque fuera de peligro».

De hecho, ya «fue operado» debido a las heridas sufridas por la explosión. Algunos miembros de la familia viajaron este sábado a La Habana «para estar cerca de su familiar y hacer» los trámites, explicó Formoso. «Son unos vecinos muy conocidos en nuestro pueblo», dijo, «aunque ella fuera de Viveiro llevaban años viviendo aquí». Formoso trasladó su «solidaridad absoluta con todas las víctimas» de esta «desgracia».

La noticia sorprendió al alcalde de As Pontes, cuando, en calidad de secretario general del PSdeG, se encontraba en una reunión del comité nacional de su partido cuando se conoció la tragedia. Fuentes del entorno del alcalde informaron a ABC que están en contacto directo tanto con el Ministerio de Exteriores, que fue quien confirmó la mañana de ayer el fallecimiento de Cristina López, como con los familiares de los dos jóvenes.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, también se hizo eco de la noticia y trasladó su solidaridad a los familiares de la pareja española y de todos los fallecidos a través de su cuenta de Twitter. «Todo nuestro cariño para sus familias y las de todas las víctimas y heridos. Nuestro apoyo también al pueblo cubano». El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, hasta hace unos días presidente de la Xunta de Galicia, también trasladó sus condolencias a la familia.

En un primer momento, el ministro de Turismo de Cuba, Juan Carlos García Granda, había asegurado que no había ciudadanos extranjeros entre las decenas de heridos ni entre los fallecidos que se reportaron inicialmente.

Según las cifras publicadas por el medio cubano ‘14ymedio’ además de los 32 fallecidos, entre los que hay cuatro niños y una embarazada, se contabilizaban este sábado 56 heridos. De los más de 50 hospitalizados, una veintena se encuentra en estado grave o crítico. La mayoría de los heridos y fallecidos eran residentes en La Habana, trabajadores del centro y ciudadanos que circulaban cerca del lugar en el momento del siniestro.

Fuga de gas

Aunque no se conocen los detalles de la explosión, las autoridades han asegurado que se debió a una posible fuga de gas cuando se habilitaba una bala de gas licuado en el hotel. Alexis Acosta Silva, intendente de La Habana Vieja, aseguró al medio oficial ‘Cubadebate’, que el cocinero habría sentido el olor a gas, revisó las conexiones y descubrió una fisura en la manguera de abastecimiento. «Eso fue lo que provocó la explosión. El hotel estaba cerrado y solo se encontraban dentro trabajadores de servicios», afirmó Acosta Silva. Tras dos años sin actividad por la pandemia, el establecimiento tenía previsto abrir el día 10 de mayo.

Un coche enterrado por los escombros del hotel Saratoga – REUTERS

En declaraciones al medio independiente ‘Cubanet’, el arquitecto cubano Vladimir Calderón Frías señaló que la tragedia ocurrió debido a que el abastecimiento de gas se realizaba dentro del edificio, lo que representaba un gran riesgo. «A Eusebio Leal (fallecido Historiador de La Habana, encargado de gran parte de las restauraciones de sitios históricos) siempre le dijeron que una de las situaciones peligrosas era la de poner una bala de gas dentro del inmueble. Esa bala estaba dentro de uno de los pisos técnicos del edificio. Y, realmente, eso es una bomba», explicó Calderón Frías.

La explosión no solo dañó el inmueble hotelero sino edificios aledaños como una escuela primaria (de casi 400 alumnos), un templo bautista y la Asociación Yoruba de Cuba. La onda expansiva afectó igualmente el Capitolo Nacional, sede del Parlamento cubano, en donde hubo roturas de cristales.

Para Calderón, todo esto demuestra el inmenso riesgo que implica la construcción de hoteles para el turismo en zonas como La Habana Vieja.

Ver los
comentarios

Fuente de TenemosNoticias.com: www.abc.es

Publicado el: 2022-05-07 15:33:26
En la sección: Internacional

Publicado en Multimedia
Volver al inicio