Menú Cerrar

no hubo delito en la negociación estado-mafia

no hubo delito en la negociación estado-mafia

Durante casi dos décadas en Italia se ha hablado de una negociación entre el Estado y los jefes de
Cosa Nostra
, creando a menudo sombras sobre la política y las instituciones. Se llegó así en abril del 2018, después de un proceso que duró más de 5 años, a una sentencia judicial en la que se afirmaba que hubo negociación entre el Estado y la mafia. El tribunal de Palermo condenó entonces a penas comprendidas entre 8 y 28 años de cárcel a personas de las instituciones y mafiosos por la negociación entre el Estado y la mafia tras el terrible período del 1992-1993, ensangrentado con los atentados a los magistrados Giovanni Falcone, asesinado en mayo 1992, y

 Paolo Borsellino, en julio 1992, y después con los atentados mafiosos de Roma, Milán y Florencia. Según la sentencia, hombres del Estado, como los exgenerales Mori y Subranni negociaron en secreto con los dirigentes de la Cosa Nostra, entre ellos el que fue alcalde mafioso de Palermo durante meses en 1970, Vito Ciancimino, de la Democracia Cristiana, y con el boss Totò Riina, para que la mafia pusiera fin a los atentados.

La pretensión de la mafia con sus matanzas era doblegar al Estado para que pusiera fin al régimen de dureza contra los hombres de Cosa Nostra en las cárceles. Entre los condenados en abril del 2018, con 12 años de cárcel, figura el exsenador Marcello Dell ’Utri, quien fue brazo derecho de Silvio Berlusconi y contribuyó de forma decisiva a la creación del partido Forza Italia. En aquella fecha, 2018, el magistrado Nino Di Matteo, uno de los fiscales que llevó la acusación en el proceso, calificó de «histórica» la sentencia, subrayando el papel de
Silvio Berlusconi
: «Previamente si se ha establecido la correlación de la Cosa Nostra con el empresario Silvio Berlusconi, ahora esta sentencia, por primera vez, plantea una Cosa Nostra en correlación con Berlusconi político».

Nueva e histórica sentencia

Ahora, la sentencia histórica del tribunal de apelación de Palermo tira por tierra la reconstrucción que la justicia había hecho hasta ahora. En síntesis, el tribunal de apelación dice que «el hecho no constituye delito», es decir, que la negociación entre los carabineros y Cosa Nostra, que se realizó con la mediación del exalcalde democristiano Vito Ciancimino, en el tiempo de los atentados de la mafia, fue legítima y no hubo intención ni voluntad por parte de los ex oficiales del Arma de los carabineros de desencadenar o fortalecer el chantaje de la mafia a las instituciones. En definitiva, hubo conversaciones, pero la sentencia establece que hubo un intento de los jefes de la Cosa Nostra de doblegar al Estado con bombas, masacres, asesinatos e intimidaciones, pero las instituciones no se rindieron, y los carabineros del Ros (el servicio especial de investigación del Arma) no transmitieron a los máximos dirigentes políticos los deseos de los jefes mafiosos en aquellos años terribles de terrorismo mafioso, durante los años desde 1992 hasta 1994.

Los únicos culpables, según la sentencia del tribunal de apelación de Palermo, son los mafiosos, concretamente Leoluca Bagarella, condenado a 27 años de prisión, y Antonino Ciná, médico de Totó Riina, a 12 años,

La supuesta implicación de políticos

La realidad es que durante años en ambientes de la justicia y periodísticos se comentó que fue una realidad la negociación entre el Estado y la Mafia, implicando de una forma directa o indirecta a altos dirigentes políticos. El caso más llamativo es el de Giulio Andreotti, primer ministro en siete ocasiones y 32 veces ministro, fue considerado en muchos sectores como un mafioso, Murió en en mayo del 2013, poco después de haber sido absuelto de la infamante acusación de haber mantenido relación con la mafia.

En la sentencia de abril 2018, el exsenador Delll’Utri, durante muchos años estrecho colaborador de Silvio Berlusconi, fue condenado a 12 años porque , según la acusación, «en el periodo del gobierno Berlusconi», entre 1993-1994, hizo de correa de transmisión, del mensaje mafioso: «Dell’Utri entregó a Berlusconi el mensaje intimidatorio de la mafia, y en el 1994 logró convencerlo para que asumiera iniciativas legislativas que si hubieran sido aprobadas habrían podido favorecer a la mafia», estableció la sentencia. Hoy Marcello dell’Utri, tras pasar varios años de cárcel y ahora ser absuelto, ha declarado: «Aquí está la respuesta para quienes difunden el odio, la justicia funciona».

La última palabra la tendrá el tribunal supremo. Por ahora, tras más de 10 años de investigación judicial y casi 20 años hablando de eventuales negociaciones entre el Estado y la mafia, la primera sentencia ha sido anulada y se invalidan diez años de investigaciones. Pero sobre aquel periodo trágico permanecen aún muchas sombras.

Fuente de TenemosNoticias.com: www.abc.es

Publicado el: 2021-09-24 07:01:03
En la sección: Internacional

Volver al inicio