Menú Cerrar

Anorexia, bulimia y atracón: Los trastornos alimentarios siguen activos en Venezuela a pesar de la emergencia humanitaria

Anorexia, bulimia y atracón: Los trastornos alimentarios siguen activos en Venezuela a pesar de la emergencia humanitaria

En venezolanos de 16 a 21 años la prevalencia es de 12,48% “y esto ha venido incrementándose”, alerta Andreína Ramírez, directora de la Fundación Ayúdate. Este 30 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Lucha contra Los Trastornos de la Conducta Alimentaria

El poquito
de arroz que se prepara para el almuerzo tardío se convierte en vómito. Porque
la muchacha tiene hambre, pero en su cabeza está gorda y en los hechos es muy
delgada. Parece increíble, pero en un país en el que aumenta la pobreza y se
pasa hambre también hay trastornos de alimentación.

Atracones,
bulimia y anorexia son los trastornos alimenticios que pueden ocurrir, incluso,
en la Venezuela de la emergencia humanitaria compleja. Las personas que
incurren en el atracón siguen comiendo, incluso, cuando se sienten llenas. Las
personas con bulimia comen y luego se deshacen del alimento mediante el vómito
o con el uso de laxantes. Las personas con anorexia comen poquito y se ven a sí
mismas con exceso de peso aunque no sea cierto; pueden morir de inanición.

Lea más: https://medlineplus.gov/spanish/eatingdisorders.html.

Este 30 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Lucha contra Los Trastornos de la Conducta Alimentaria, trastornos que son mentales y emocionales. Andreína Ramírez, directora de la Fundación Ayúdate (creada en 2007), explica que en población de 16 a 21 años la prevalencia es de 12,48% “y esto ha venido incrementándose” con la cuarentena. Actualmente “lo que más estamos recibiendo es anorexia”, aun cuando en los centros asistenciales se atiende más a individuos que incurren en el atracón.

“Hay un
desconocimiento de la enfermedad”, señala Ramírez. “Durante años se hablaba de
que esta enfermedad era clase alta y media alta, y nosotros hemos observado” en
personas de menor poder adquisitivo. “A pesar de que puede haber la falta del
alimento, nos damos cuenta de que hay un temor al alimento, porque lo más fácil
es de conseguir son carbohidratos”.

En la Fundación Ayúdate han encontrado a muchachas con bajo peso debido a un trastorno de alimentación. “Observamos atracones”, ingestión de pequeñas cantidades seguidas del vómito. Además “hay un tabú de que no lo puedo decir, porque no me van a comprender” y “la molestia familiar porque este alimento que me está costando conseguir me lo están vomitando”.

Un estudio realizado por la fundación en el municipio Sucre del estado Miranda mostró que 7,5% de los estudiantes encuestados tenía algún trastorno alimentario; la mayoría, entre 16 y 17 años de edad. De cada 10 pacientes ocho son mujeres. “Se puede conjeturar que la presencia de los TAC resultan de un contexto social mayoritariamente compuesto por mujeres, debido a las presiones y comparaciones que existen en este tipo de grupos, aunado, a ese culto a la belleza que suele obsesionar a tantas persona de este sexo”, subraya el trabajo Trastornos de la Conducta Alimentaria en una muestra no clínica de adolescentes en el municipio Baruta – Miranda – Venezuela, elaborado por la Fundación Ayúdate.

Lea más en https://fundacionayudate.org.ve/wp-content/uploads/2018/05/TCA-Baruta-Luigi-D-Elia.pdf

 “En nuestro país son muy pocos los casos que hemos
visto” en hombres; es más común en ellos la vigorexia como mecanismo para drenar
un trastorno psicológico.

En la
familia y entre amigos los cambios de peso deben ser motivo de alarma. También,
el aislamiento, ansiedad y los cambios de humor al momento de comer. La
fundación ofrece ayuda a la persona, y también a los familiares porque “la enfermedad
no solo la sufre la persona, sino el entorno que la rodea”.

Andreína, que habla de estos trastornos en primera persona porque los vivió, insiste en la importancia de recibir “la atención correcta”: nutricionista y psicólogo. “La persona sí se recupera”, reitera. En la medida en que la atención sea más temprana, “las posibilidades de recuperación son mayores”.

El Instituto Nacional de Nutrición y la Organización Mundial de la Salud firmaron un protocolo de atención para trastornos del comportamiento alimentario, precisa. A pesar de las dificultades en el INN hay personal preparado para la atención, destaca Ramírez.

Fuente de TenemosNoticias.com: contrapunto.com

Publicado el: 2020-11-30 00:13:23
En la sección: Nacional – Contrapunto.com

Volver al inicio