Menú Cerrar

Médico de primera y científico de avanzada: La cara menos conocida de José Gregorio Hernández

Médico de primera y científico de avanzada: La cara menos conocida de José Gregorio Hernández

El “médico de los pobres” es considerado pionero de la medicina basada en evidencias y de la atención primaria en salud. Creó lo que se considera el primer laboratorio científico del país, destaca Enrique López-Loyo, presidente de la Academia Nacional de Medicina. “Fue un científico en toda la extensión de la palabra”, señala Huniades Urbina, presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría

Venerado
como santo, admirado como médico, José Gregorio Hernández se ganó su sitial de
honor en la historia científica de Venezuela. Se le atribuyen cosas que no
hizo, y hay otras, tal vez menos difundidas, que escribieron su nombre en la
historia de la medicina venezolana.

“No trajo el
primer microscopio al país”, aclara el doctor Enrique López-Loyo, presidente de
la Academia Nacional de Medicina; pero “sí trajo los más modernos microscopios
a Venezuela con la dotación que le sirvió para abrir el primer laboratorio
científico venezolano”.

Realmente José Gregorio Hernández “fue un científico en toda la extensión de la palabra”, señala Huniades Urbina, presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría. “Es pionero en los avances médicos” y tenía muchas ganas de servir al país.
“Estábamos en una época muy crítica en Venezuela, con una mortalidad infantil elevadísima” y le tocó enfrentarla, resalta el pediatra.

Estas son cinco claves de por qué fue tan buen médico y científico como santo. “Un médico de excelencia”, exalta Urbina.

1)Sus estudios con lo más avanzado de la época. José Gregorio Hernández salió “de un país rural a enfrentarse con Francia”, llegó a París que era “la meca de la medicina” y aprendió con mucha facilidad el idioma, detalla López-Loyo. Ya hablaba inglés “y se esforzó en aprender alemán, además de italiano y latín”.

En Francia
se formó “de la mano de grandes maestros de la época”, discípulos de Charles
Darwin y de los fundadores de la histología y de la clínica, recuerda.

El “médico
de los pobres” se entrena en la clínica, y también, en fisiología médica, en la
medicina de laboratorio, describe. Tenía la tarea de crear un laboratorio en un
gran hospital venezolano, el Hospital Vargas. “Se forma de manera impecable” y
“con una disciplina extraordinaria”.

Debía ir a
Alemania a formarse mejor en anatomía patológica, pero regresa a Venezuela
“transformado en un hombre con una sabiduría extraordinaria”, y le toca
enfrentar las endemias, las parasitosis, enfermedades como fiebre amarilla.

2)Trae a Venezuela lo más avanzado. En la Venezuela depauperada “comienza a evaluar a sus pacientes con la misma metodología de la escuela francesa”, a escuchar al paciente y sus problemas y aplicar los tratamientos correspondientes.

Cuando comienza a tratar a los pacientes, y los pacientes mejoran, adquiere la fama de santidad “y fue venerado entonces como un santo ante lo que el pueblo veía de su proceder como médico”. También despertó la admiración de sus colegas. “En el gremio médico José Gregorio es reconocido y seguirá siendo reconocido por todas las generaciones”, refiere Urbina.

3)Un precursor en diagnóstico y tratamiento. José Gregorio Hernández fue “el precursor de los estudios médicos tal y como los conocemos ahora” en áreas como fisiología experimental, anatomía patológica, diagnóstico de laboratorio. Hernández y Luis Razetti trabajaron para estructurar por cátedras la formación de los médicos. “Antes era una formación más empírica”, señala. Hernández, en cambio, trata “de demostrar los fenómenos corporales”.

Impuso en
Venezuela, destaca López-Loyo, la metodología para la toma de presión arterial,
exámenes hematológicos, identificación de gérmenes. “Fue capaz de trascender
más allá de su propia convicción como creacionista. Supo explicar la evolución
en el contexto de la formación de sus alumnos” por encima de sus creencias.

La capacidad
de Hernández de hacer un diagnóstico clínico (interrogatorio, inspección,
auscultación, palpación) y definir la probable causa de los síntomas se
complementaba, también, con su capacidad para tomar una muestra de sangre,
registra. “Tenía capacidad de procesar una biopsia para anatomía patológica, o
una citología”.

4) Pionero en, al menos, dos áreas. Enrique López-Loyo sostiene que Hernández probablemente se convirtió, en Iberoamérica, en el pionero de la medicina basada en evidencias. También, en la atención primaria de salud, estrategia implementada mucho después por la Organización Mundial de la Salud. “Él era un precursor de la atención primaria de salud. Podía identificar al paciente en su problema médico pero no dejaba de visitar al paciente en su hogar, establecía la atención debida y aconsejaba sobre la disposición de excretas, la utilización de agua, la posibilidad de hervir el agua, la disposición de la basura en el hogar, la lactancia materna y los buenos hábitos de higiene como lavarse las manos y mantener limpias las áreas comunes de la casa”.

Fue uno de
los que primero utilizó en Venezuela la medición de la tensión arterial “tal
como la conocemos ahora, con tensiómetros con columnas de mercurio”.

5)Creador del primer laboratorio científico del país. “Trajo una copia al carbón de lo que era el laboratorio de la escuela de medicina de París”, cristalería, reactivos, muebles, pipetas, láminas. Todo lo estrenó “en un laboratorio que él mismo diseñó”, ubicado en la parte posterior de lo que hoy es una sede de la Biblioteca Nacional, en el centro de Caracas. Ese lugar se convierte en el primer laboratorio científico de Venezuela. “Por eso hemos solicitado, no solo a las autoridades eclesiásticas, sino al propio Estado nacional que rescate esa área” y colocar objetos usados por Hernández. Se trataría de crear una zona de veneración no solo religiosa, sino científica.

Fuente de TenemosNoticias.com: contrapunto.com / vanessa

Publicado el: 2020-10-21 00:28:02
En la sección: Nacional – Contrapunto.com


Volver al inicio