Menú Cerrar

Robert García: Estamos en puertas de anunciar a Venezuela un relanzamiento de las fuerzas democráticas

Robert García: Estamos en puertas de anunciar a Venezuela un relanzamiento de las fuerzas democráticas

Cuando el partido firmó a favor de la transición comenzó la persecución, afirma el secretario general del Copei reconocido por la ODCA. Sobre la ruta trazada por Juan Guaidó, replica: “Se trató de llevar a cabo una estrategia que lograra la libertad de Venezuela en el corto tiempo. Como toda estrategia, se debe revisar”

Cuando se habla de Copei en el año 2021 hay que preguntar cuál Copei: si el de la directiva colocada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), si la corriente socialcristiana que lidera Mercedes Malavé, si el partido que dirige Roberto Enríquez, perseguido por la justicia. Robert García se sonríe cuando se le dice que él encabeza el Copei rebelde. García es secretario general del Copei ODCA (Organización Demócrata Cristiana de América), y de entrada explica a contrapunto.com que todo en Venezuela se debate “entre lo legítimo y lo que el régimen quiere que sea”.

Recuerda que hay una junta designada por el TSJ y que Copei ODCA es víctima de esas sentencias. “Hemos sido víctimas de varias medidas: ya son cinco sentencias, nunca se nos dio el derecho a la defensa ni se nos ha permitido dar un alegato. La misma situación atraviesan otras organizaciones, como Voluntad Popular. Nosotros fuimos los primeros, lo alertamos muchísimo, mantuvimos una lucha de resistencia”, explica. “Nunca se ha hecho ni una audiencia. Deciden sobre la causa sin escuchar a la parte afectada. Ha quedado en evidencia que el funcionamiento es político”.

-¿A qué lo atribuye?

-Algunos ciudadanos de la organización, con comunicación con dirigentes del gobierno para el momento, vieron la oportunidad de ir construyendo una oposición a la medida, que cuando vinieran momentos coyunturales le dieran legitimidad al régimen. Copei es un partido que, amén de lo que expresen las encuestas, tiene un nivel de conocimiento en el país. Con estas acciones más bien reagruparon a dirigentes fundadores en defensa de la Constitución. Estamos en una lucha por el rescate de la democracia que pasa por el rescate del partido.

-Pero un sector controla el partido.

-Primero, controla la tarjeta en el CNE. Ojalá eso cambiara. Hemos dicho que eso cambiará. Ellos controlan la tarjeta. Ellos controlan bienes: el edificio de la avenida Panteón está invadido; el de Las Palmas fue tomado. Allí fue el inicio de la persecución a Copei con fuerza. Ese día Copei firmó el acuerdo de la transición, que lo firmaron Antonio Ledezma, perseguido; Leopoldo López, perseguido; y María Corina Machado, que fue sacada del Parlamento. Al firmarlo Copei fue invadido el edificio. Al Copei tomar esa ruta de lucha en defensa de la libertad y la democracia comenzó a sufrir las consecuencias.

-¿Fue un error político?

-No. El tiempo demostró que estábamos en lo correcto. Eso iba a venir, como les vino a las demás organizaciones. Tal vez lo más duro es que fue previo a las parlamentarias de 2015, lo que nos dejó sin parlamentarios. Pero el tiempo nos dio la razón: no se trataba de una división interna sino de una estrategia externa.

-¿No había espacio para el debate interno en Copei?

-Sí hubo instancias. Antes de la decisión hubo un intento interno, apegado a nuestros estatutos, de hacer un consejo federal y se hizo un planteamiento de un cambio en la dirección del partido. Más de 90% de los delegados ratificaron la conducción. Fue en 2015. Pocas semanas después, a los mismos que no tuvieron la mayoría de los votos la sentencia del TSJ les entrega el partido.

-¿Tuvieron comunicación con ellos?

-Al inicio tratamos de comprender, pero nos dimos cuenta -por la vía de los hechos- que respondía a una estrategia interna, y que la recuperación de Copei pasa por la reinstitucionalización del país.

-¿Quisieran recuperar la tarjeta?

-La vamos a recuperar el día en que todos los partidos podamos participar en elecciones con condiciones y con nuestros partidos. Elecciones presidenciales y legislativas libres, y que sean las bases de los partidos las que decidan y no un un tribunal. Queremos recuperar la tarjeta y ponerla al servicio de la gente. Que cuando pidamos la confianza del elector el elector sepa que Copei pasó por esta persecución y resistencia.

-¿Qué evaluación hace de la ruta Guaidó?

-Se trató de llevara cabo una estrategia que lograra la libertad de Venezuela en el corto tiempo. Como toda estrategia, se debe revisar. Eso no cambia el objetivo, que sigue siendo el mismo. Debemos trabajar la posibilidad de que esto se pueda dirimir en elecciones presidenciales con condiciones justas, libres y verificables, que es nuestra lucha democrática. Ojalá, por el bien de los venezolanos, se pudiera construir la oportunidad para que Venezuela tenga un proceso electoral libre.

-¿Qué implica la revisión de la estrategia?

-Comprender que no necesariamente debemos seguir los pasos conforme se anunciaron. Los venezolanos quieren resolver sus crisis económica, y eso solo se puede resolver con un cambio. Si el cambio pudiera venir por un proceso electoral con condiciones no podemos cerrarnos a esa posibilidad.

.-¿Mantener la misma estrategia con otro orden?

-Es correcto, es posible que de haber elecciones libres tengamos un proceso de transición y que no exista la usurpación. El objetivo sigue siendo el mismo, pero después de tantos meses de lucha debe revisarse la estrategia.

-¿Hay espacios para revisar la estrategia?

-Se está trabajando muy fuerte en el relanzamiento de las fuerzas democráticas. Estamos en puertas de anunciar al país un relanzamiento de las fuerzas democráticas. Es una plataforma que cuenta con la presidencia y la Asamblea Nacional legítima; con las organizaciones políticas, con el frente amplio en un formato más amplio. Todos los sectores solicitan mayor amplitud.

-¿En qué se traduce la amplitud?

-Espacio para el debate y para la toma de decisiones. La toma de decisiones no puede estar solo en unos partidos; debe estar en sectores sociales. Es una sinergia entre sectores sociales, sindicales, políticos. Todos juntos deben ser una sola instancia para el debate y la toma de decisiones en 2021.

-¿Cómo es la plataforma?

-No tiene un nombre específico, pero se traduce en los actores que hemos venido luchando. Es una plataforma, un relanzamiento que se hará para poder avanzar en lograr objetivos tangibles.

-¿Cuáles son los objetivos realizables?

-Luchar junto a la comunidad internacional, que es la principal fortaleza de los partidos y sectores. Junto a la Unión Europea, Grupo de Lima y Estados Unidos avanzar en una única estrategia que permita lograr elecciones libres en Venezuela. No cada ente internacional dividido, sino que podamos luchar lo interno con la estrategia internacional de la mano.

-¿Puede la oposición honrar la petición de la UE?

-Por eso se está haciendo un esfuerzo diario en este relanzamiento. Hablamos de cerca de 27 organizaciones, frente amplio, AN, presidencia de Juan Guaidó. Todos estamos trabajando para presentarle al país y avanzar en una estrategia común de cara a lo que está solicitando la comunidad internacional.

-¿Participarían en las regionales?

-En este momento, con estas condiciones, si no participamos en las parlamentarias no podemos participar en regionales. Ojalá hubiese condiciones en las cuales tengamos la oportunidad, con un poder electoral equitativo y condiciones, de tener elecciones en Venezuela, que incluyan presidenciales y legislativas. Pero si la situación no cambia seguiremos en nuestra lucha por el cambio. No hay oportunidad real en un proceso que tiene secuestrados los partidos políticos.

-¿Con este CNE no irían a regionales?

-El CNE tiene que pasar por el reconocimiento de la comunidad internacional y por factores internos. Si se logra un reconocimiento de todos los factores, se establecen las condiciones para un proceso electoral, sería ideal dirimir nuestras diferencias con procesos electorales. Pero si avanza con un CNE que se nombra sin consenso de partidos políticos y organizaciones, sin comunidad internacional de la mano, no se resuelve nada. No iríamos a elecciones en esas condiciones.

Con este CNE, no, reitera García. “Con el que van a nombrar, no, a menos que esto se traduzca en un proceso que cuente con el reconocimiento de la comunidad internacional y la AN legítima”.

-¿Puentes con chavismo, con el oficialismo?

-El diálogo que se ha planteado ha servido para ganar tiempo, no se logró ningún objetivo. Un proceso de negociación que se traduzca en elecciones libres era un escenario viable para una salida a la crisis política del país. Lo vemos con incredulidad porque hemos intentado, sin éxito. Todo lo que hagamos debe ser acompañado con nuestros actores de fortaleza, la comunidad internacional. Cuando hablamos de oficialismo cada día construimos más una plataforma; está en el frente amplio, con el chavismo disidente.

-¿Y con el chavismo que está en el poder?

-Procesos de diálogo han fracasado, no han generado resultados. Pero si se abriera un proceso de negociación, con actores internacionales y eso se traduce en elecciones libres, sería una oportunidad para el país. Aliados internacionales: UE, EEUU y Grupo de Lima. Si realmente tenemos elecciones libres, que incluyan presidenciales y legislativas, se puede convertir en una oportunidad, porque los venezolanos quieren resolver su crisis económica y social.

Fuente de TenemosNoticias.com: contrapunto.com

Publicado el: 2021-01-28 00:36:43
En la sección: Nacional – Contrapunto.com

Volver al inicio