Menú Cerrar

El País: Morir a la espera de un riñón, el limbo de los niños venezolanos que necesitan un trasplante

El País: Morir a la espera de un riñón, el limbo de los niños venezolanos que necesitan un trasplante


Yohelys Céspedes consuela a su hijo Angel antes de ingresarlo al hospital. Angel tiene 14 años y es paciente renal desde hace 4 años, actualmente está en espera de un transplante de riñón.
GABY ORÁA

 

Jeannys escuchó que Winder había entrado en paro. Estaban en la misma sala, ambos con las complicaciones que tienen los niños que sobreviven gracias a —y a pesar de— la hemodiálisis; el corazón a mil, lleno de líquido y sangrante.

Por FLORANTONIA SINGER / elpais.com

El 19 de junio Jeannys festejó sus nueve años hospitalizada. Los riñones que había cuidado por cinco años como enferma renal finalmente colapsaron, sin lograr a tiempo un trasplante, anunciando una nueva vida conectada a una de las máquinas del servicio de nefrología del Hospital de Niños J. M. de los Ríos, en Caracas, el único para pacientes pediátricos en Venezuela.

“Ella escuchó cuando los doctores dijeron que Winder (Rangel, de 11 años) había entrado en paro y se le aceleró el corazón y le empezó a costar respirar. Eran amigos, él siempre le echaba broma con que ella era su novia”, cuenta su madre, Gineth Gil, desde su casa en un barrio Petare. En la habitación de su hija hay una colección de peluches, el globo de los nueve años todavía inflado y la cama vacía.

Jineth ve la cama de su hija Jeanny. Tenía 9 años cuando murió el 11 de Agosto del 2021 en espera de un transplante de riñón. Caracas, Venezuela, 21 de Octubre 2021.

 

Jeannys murió el 11 de agosto, un día después que Winder. La de ella es la décimo segunda muerte de un niño de este hospital a la espera de trasplante de riñón este 2021 que todavía no termina. Después de ella fallecieron dos más entre agosto y septiembre. Ver morir recurrentemente a sus compañeros de diálisis es uno de los golpes más duros para los niños y adolescentes con enfermedad renal crónica en Venezuela. Y las madres viven un duelo colectivo. Cuando hablan de sus hijos vivos repiten de memoria los nombres y fechas de las muertes de todos los compañeros de diálisis que han fallecido el último año.

Esa semana, Jeannys y 12 niños más que se someten a diálisis en el hospital no solo habían vivido el duelo de Winder. El 3 de agosto se fue —dormida— Niurka Camacho después de siete años en diálisis, a pocos días de sus 15 años, que celebró con un vestido de princesa azul y tras denunciar la crisis que viven los pacientes renales en Venezuela en una audiencia virtual ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). “He visto a muchos compañeros fallecer en la espera de un trasplante. Es difícil para mí porque yo no quiero que me pase lo mismo y por eso pido que reactiven los trasplantes. Que por favor se haga algo, quiero una mejor calidad de vida”, dijo la adolescente el pasado 30 de junio.

Para leer la nota completa pulse Aquí 

 

Fuente de TenemosNoticias.com: www.lapatilla.com

Publicado el: 2021-10-24 08:08:05
En la sección: Nacionales – LaPatilla.com

Publicado en Nacionales
Volver al inicio