Menú Cerrar

Exejecutivo de Citgo escribió una carta desde El Helicoide para pedir su libertad

Exejecutivo de Citgo escribió una carta desde El Helicoide para pedir su libertad



Jesús Loreto, abogado que representa a Tomeu Vadell, uno de los seis ejecutivos petroleros estadounidenses encarcelados durante tres años en Venezuela, muestra una carta escrita por Vadell, en Caracas, Venezuela, el miércoles 25 de noviembre de 2020. En la carta entregada exclusivamente a The Associated Press el martes 24 de noviembre, Vadell aboga por la libertad, reflexiona sobre su pasado y comparte el dolor que siente por estar separado de su esposa, tres hijos adultos y un nieto recién nacido que nunca ha abrazado. (Foto AP / Ariana Cubillos)

 

 

Un ejecutivo petrolero estadounidense encarcelado durante tres años en Venezuela dijo que todo lo que espera es un juicio justo para poder salir libre con su nombre limpio y regresar a casa con su familia en Estados Unidos.

Por Scott Smith | The Associated Press

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

En una carta desde la prisión proporcionada exclusivamente a The Associated Press, Tomeu Vadell dijo que es especialmente doloroso estar separado durante la temporada de Acción de Gracias de su esposa, sus tres hijos adultos y un nieto recién nacido que nunca ha tenido en brazos.

“Antes de vivir esta tragedia, estas celebraciones eran momentos muy especiales para nuestra familia”, escribió Vadell, y dijo que abrazó la tradicional fiesta estadounidense después de mudarse en 1999 de Caracas a Lake Charles, Louisiana, por un trabajo con Citgo de propiedad venezolana. “Ahora me traen mucha tristeza”.

Es la primera vez que Vadell, o cualquiera de los llamados “seis de Citgo”, ha hablado públicamente desde que fue arrestado y acusado de un esquema de corrupción masiva. Está detenido en una temida cárcel de Caracas llamada El Helicoide.

A pesar de sus circunstancias, Vadell tenía la esperanza de un futuro mejor.

“Durante el juicio, la verdad resultó innegable”, dijo Vadell en la carta de cuatro páginas escrita a mano. “Demuestra que soy inocente”.

Vadell, de 61 años, y otros cinco ejecutivos de Citgo fueron convocados a la sede de la petrolera estatal venezolana PDVSA, la empresa matriz de Citgo, con sede en Houston, para lo que les habían dicho era una reunión presupuestaria el 21 de noviembre de 2017. Un jet corporativo los trasladó a Caracas y les dijeron que estarían en casa para el Día de Acción de Gracias.

En cambio, un grupo de oficiales de inteligencia militar invadió la sala de juntas y los llevó a la cárcel.

Su juicio comenzó hace cuatro meses y los argumentos finales se llevaron a cabo el jueves. Ahora inicia una espera por el veredicto del juez.

Con sus arrestos, el régimen chavista de Nicolás Maduro lanzó una purga dentro de la alguna vez próspera industria petrolera de Venezuela, construida sobre las reservas de crudo más grandes del mundo. Posteriormente arrestó al titular de PDVSA, un exministro petrolero y decenas de personas más.

Los acusados ??junto con Vadell son Gustavo Cárdenas, Jorge Toledo, los hermanos José Luis Zambrano y Alirio Zambrano, todos ahora ciudadanos estadounidenses, y José Pereira, residente permanente.

Están acusados ??de malversación de fondos derivados de una propuesta nunca ejecutada para refinanciar unos 4 mil millones de dóalres en bonos de Citgo al ofrecer una participación del 50% en la empresa como garantía. Maduro en ese momento los acusó de “traición”. Todos se declaran inocentes.

El juicio se ha desarrollado un día a la semana en un tribunal del centro de Caracas. Debido a la pandemia, las sesiones se llevan a cabo frente a un banco de ascensores inactivos en un pasillo, aparentemente para aprovechar el aire que fluye a través de las ventanas abiertas.

Se ha negado el acceso a las audiencias a los medios de comunicación y grupos de derechos humanos. No hubo respuesta a una carta dirigida a la jueza Lorena Cornielles pidiendo permiso para que The Associated Press observara.

La oficina del fiscal chavista Tarek William Saab dijo en un comunicado a la AP que los investigadores encontraron “evidencia seria” que corrobora delitos financieros potencialmente dañinos para la empresa estatal.

“El caso Citgo se ha desarrollado con normalidad durante todas las etapas establecidas por el proceso penal venezolano”, dice el comunicado. “En los próximos días sabremos el veredicto”.

El abogado de Vadell, Jesús Loreto, dijo que su cliente parece haber sido atrapado en un “conflicto geopolítico” del cual él no forma parte. Dijo que el nombre de Vadell nunca apareció en ninguno de los documentos que los fiscales leyeron como evidencia.

“No hay nada que se refiera a Tomeu de ninguna manera, directa o indirectamente”, dijo. “Esta es la historia de un buen tipo que fue retenido contra su voluntad por todas las razones equivocadas”.

El exgobernador de Nuevo México Bill Richardson, quien ha negociado la liberación de otros estadounidenses retenidos por gobiernos hostiles, viajó a Caracas en julio y se reunió con Maduro.

No ganó su libertad, pero días después, dos de ellos, Cárdenas y Toledo, fueron liberados de la cárcel y puestos en prisión domiciliaria. Dos semanas más tarde, comenzó el juicio que se retrasó durante mucho tiempo.

Richardson dijo a The Associated Press que las conversaciones con el régimen chavista continúan, a pesar de que su reunión con Maduro fue “un poco tormentosa”.

Richardson dijo que cree que hay una oportunidad ligada a la elección del presidente electo Joe Biden y un deseo de Maduro de mejorar las relaciones con Washington.

“Creo que los venezolanos han sido sinceros conmigo, pero es necesario avanzar más”, dijo. “Mi esperanza es tener algo positivo para Navidad”.

No está claro qué enfoque tomará Biden hacia Maduro. Trump presionó agresivamente para sacar a Maduro a través de amplias sanciones financieras y el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha acusado a Maduro de “narcoterrorista”, ofreciendo una recompensa de 15 millones de dólares por su arresto.

La carta de Vadell se mantuvo alejada de la política. No mencionó a Maduro ni habló sobre sus carceleros, aunque expresó su preocupación por las “consecuencias de las repercusiones” por hablar.

Con el apoyo de su familia, Vadell rompió su silencio, asumiendo un riesgo que sus familiares dijeron que era necesario.

“Creo que es más importante que la luz de la esperanza nos ilumine”, escribió Vadell. “Que la luz de la esperanza acabe con la tristeza de mi familia”.

Los otros cinco hombres no respondieron a las invitaciones que The Associated Press hizo a través de sus abogados para comentar.

La hija de Vadell, Cristina Vadell, de 29 años, dijo en una entrevista telefónica desde Lake Charles que su padre no es el tipo de persona que busca atención. Más bien, prefiere concentrarse en el trabajo y su familia.

Durante su carrera de 35 años con PDVSA y Citgo, Vadell terminó dirigiendo una refinería masiva en Lake Charles y luego se convirtió en vicepresidente de refinación. La carta intenta exponer este lado de su vida, dijo.

“Creo que estaba dispuesto a correr algunos riesgos y abrir algunos corazones para permitirle volver a casa”, dijo. “Creo que todavía se pregunta ‘¿Qué pasó?’ Fue a una reunión de trabajo y nunca volvió a casa “.

Compartió fotos de la familia con su padre, de pie alrededor de un pavo de Acción de Gracias. Cada año, le daban un nombre, algo así como Charlie o Phillip. Los últimos tres días de Acción de Gracias no han sido los mismos sin él, dijo.

Vadell escribió que está orgulloso de ser hijo de inmigrantes españoles en Venezuela, donde se educó como ingeniero. Trajo a su familia a Estados Unidos, reuniendo lo mejor de los dos países, dijo.

“Ahora estoy llegando a una intersección en la que, si se hace justicia, podré reconstruir mi vida y tratar de compensar a mi familia por todos los momentos perdidos”, escribió Vadell. “La luz es intensa, la esperanza es grande, dame libertad”.

Fuente de TenemosNoticias.com: www.lapatilla.com / Daniel Mendez

Publicado el: 2020-11-26 16:33:06
En la sección: Nacionales – LaPatilla.com

Volver al inicio