Menú Cerrar

Jorge Rodríguez, el aliado de Maduro que presiona para dialogar con Biden

Jorge Rodríguez, el aliado de Maduro que presiona para dialogar con Biden



Jorge Rodríguez, da una entrevista en el Congreso en Caracas, Venezuela, el viernes 15 de enero de 2021. Rodríguez dijo que espera que la administración Biden revoque una política de sanciones “crueles” y, en cambio, dé lugar a la diplomacia que podría conducir a la reapertura de la Embajada de Estados Unidos y liberación de varios ciudadanos estadounidenses encarcelados. (Foto AP / Matías Delacroix)

 

 

Un aliado cercano de Nicolás Maduro dijo el viernes que espera que el gobierno de Biden revoque una política de sanciones “crueles” y, en cambio, dé lugar a la diplomacia que podría llevar a la reapertura de la Embajada de Estados Unidos y la liberación de varios ciudadanos estadounidenses encarcelados.

Por Joshua Goodman | The Associated Press

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Los comentarios de Jorge Rodríguez se produjeron en su primera entrevista desde que asumió el mando de la Asamblea Nacional fraudulenta, en medio de las fuertes protestas de Estados Unidos, la Unión Europea y líderes democráticos internos.

Rodríguez, extendiendo una rama de olivo al presidente entrante de Estados Unidos, dijo que el partido socialista está ansioso por un nuevo comienzo después de cuatro años de ataques interminables por parte de la administración de Donald Trump que cree que no solo exacerbó el sufrimiento entre los venezolanos y no logró derrocar a Maduro, sino que también castigó inversores estadounidenses que históricamente han sido importantes en la nación suscrita en la Opep.

“Todos los puntos y todos los problemas están sobre la mesa”, dijo, incluido el futuro de seis los exejecutivos petroleros venezolanos-estadounidenses arrestados por cargos de corrupción y dos ex Boinas Verdes atrapados en un presunto intento fallido de derrocar a Maduro.

No está claro si la administración de Biden aceptará la propuesta o continuará con la política de línea dura de cambio de régimen que hereda. Mucho depende del trato que le dé a Juan Guaidó, presidente de la legítima Asamblea Nacional, a quien la administración Trump reconoce como el líder legítimo de Venezuela.

Los intentos anteriores de diálogo del régimen chavista con los factores democráticos no han logrado poner fin al estancamiento del país y Maduro ha reforzado su control del poder. Mientras tanto, no se vislumbra un final para una crisis económica que ha hecho que millones de personas huyan y que los que se quedan sin bienes básicos, incluida la gasolina, en un país que se encuentra en la cima de las mayores reservas de petróleo del mundo.

Rodríguez se negó a respaldar las llamadas de sus partidarios de camisa roja para encarcelar a Guaidó y, en cambio, dijo que está dispuesto a hablar con el jefe del Parlamento de 37 años.

“Esta nueva Asamblea Nacional está adoptando el enfoque más amplio posible hacia el diálogo”, dijo Rodríguez sobre la legislatura neoclásica en el corazón de Caracas que ha asaltado el chavismo.

Pero advirtió que las conversaciones solo tendrían éxito si Guaidó y sus aliados buscan el perdón por conspirar para derrocar a Maduro y por respaldar el congelamiento de los activos petroleros venezolanos por parte de gobiernos extranjeros que, según él, han perjudicado a los venezolanos en medio de una pandemia.

“Si se recurre a la amnesia mientras se inicia un proceso de reconciliación, se corre el riesgo de que estos hechos no ocurran”, dijo Rodríguez, psicólogo de formación. “Corre el riesgo de que vuelvan a ocurrir situaciones graves”.

Rodríguez, de 55 años, estaba entre los candidatos leales a Maduro que suúestamente obtuvieron más del 90% de los escaños en la farsa electoral del 6 de diciembre boicoteadas por Guaidó y los principales partidos democráticos. Estados Unidos, la Unión Europea y varios vecinos latinoamericanos rechazaron la elección por considerarla antidemocrática después de que se prohibiera la participación de varios partidos. La participación fue un miserable 31%, la más baja en años.

No obstante, Rodríguez rechazó las críticas de que estaba liderando una legislatura de sello de goma, la última rama de las instituciones venezolanas que había estado fuera del alcance del partido chavista.

Como “presidente” de la Asamblea Nacional fraudulenta, Rodríguez ocupa el segundo lugar en la línea de sucesión presidencial, detrás de su hermana menor, Delcy Rodríguez. Los dos se encuentran entre los partidarios civiles más incondicionales de Maduro, con sus credenciales izquierdistas muy pulidas desde una edad temprana cuando su padre, un activista de la Liga Socialista, murió en 1976 bajo custodia policial después de haber sido torturado.

En sus primeros días en el cargo, Rodríguez aprobó una comisión especial para sancionar a los responsables de lo que el régimen chavista considera crímenes contra Venezuela, que según los críticos es una artimaña para atacar a la disidencia. Dijo que incluían esfuerzos para bloquear el acceso del régimen de Maduro a 2 mil millones de dólares en oro, guardados en un banco de Londres y el control de las refinerías de petróleo Citgo con sede en Estados Unidos, el activo extranjero más grande del país.

Pero también ha hecho un llamado al diálogo, una perspectiva dudosa dado el fracaso de los intentos anteriores de negociación, patrocinados por Noruega y el Vaticano, que Rodríguez dirigió en nombre de Maduro.

La lealtad de Rodríguez a la revolución bolivariana ha tenido un costo. En 2018 fue sancionado por la administración Trump como un actor clave en el círculo íntimo de Maduro.

Rodríguez se desempeñó anteriormente como vicepresidente del fallecido presidente Hugo Chávez entre una larga lista de cargos, incluido el de alcalde de Caracas, jefe del consejo electoral y “ministro” de Comunicaciones de Maduro.

Como el agitador no oficial de Maduro, con un don para hablar admirado por amigos y enemigos por igual, a menudo está fuera de cámara en las frecuentes apariciones de su jefe en la televisión estatal. En su nuevo trabajo, se espera que permanezca a la vanguardia de las amargas relaciones con Estados Unidos mientras el presidente electo Joe Biden asume el cargo y traza su propia política exterior.

Los analistas dicen que Biden tiene opciones limitadas para deshacer las devastadoras sanciones petroleras impuestas como parte de la campaña de “máxima presión” de Trump. Pero el fracaso de la política de línea dura para derrocar al líder sudamericano podría dejar espacio para la diplomacia.

Estados Unidos y el Palacio de Miraflores rompieron lazos en 2019 poco después de que la Casa Blanca reconociera a Guaidó como el presidente legítimo de Venezuela, argumentando que la reciente reelección de Maduro había sido inválida. Ambas naciones retiraron inmediatamente a sus diplomáticos y la embajada de Estados Unidos en Caracas permanece cerrada.

Rodríguez dijo que espera llegar a un entendimiento con Estados Unidos, uno que beneficie no solo a los venezolanos sino también a las compañías petroleras estadounidenses y a los tenedores de bonos que han perdido miles de millones como resultado del congelamiento de cualquier trato comercial con el régimen de Maduro.

“Queremos lo que históricamente Venezuela siempre ha hecho con Estados Unidos: buenos negocios”, dijo.

Pero alcanzar ese objetivo requiere la aceptación de Biden.

En lo que puede ser una señal de que no hay prisa por cambiar de rumbo, el presidente electo ha invitado al embajador venezolano, enviado de Guaidó en Washington, Carlos Vecchio, a asistir a su toma de posesión. El equipo de transición de Biden se negó a comentar.

“El mundo entero está esperando que llegue el momento en que el nuevo presidente asuma el cargo en Estados Unidos”, dijo Rodríguez. “Esperamos que eso incluya abandonar lo que ha sido tan dañino para el pueblo de Venezuela y completamente improductivo”.

Fuente de TenemosNoticias.com: www.lapatilla.com / Daniel Mendez

Publicado el: 2021-01-15 19:27:45
En la sección: Nacionales – LaPatilla.com

Volver al inicio