Menú Cerrar

la dura historia de maltrato que una mujer denuncia haber sufrido en Hospital Central de San Cristóbal

la dura historia de maltrato que una mujer denuncia haber sufrido en Hospital Central de San Cristóbal

La mujer identificada como Eddy Yasmín Mejía Andrade ingresó de emergencia al Hospital Central de San Cristóbal el 3 de enero de este año con una fuerte hemorragia producto de unos miomas uterinos salió ciega del hospital.

Archivo

Fue remitida al piso 7 donde funciona el área de ginecología y aborto un mioma de 4 centímetros, la hemorragia no cedió y fue hospitalizada en una habitación sin medicamentos ni alimentos, posteriormente fue diagnosticada por un médico residente con cáncer de cuello uterino.

“Sin piedad me dijo que tenía cáncer de cuello uterino. dijo que tenían que hacerme una biopsia para ver si era certero por las laceraciones, aparte de eso, decía que el cuello uterino estaba totalmente blanco. nosotras sabemos que debe ser rosado”.

Fue revisada por varios médicos residentes quienes le practicaron hasta seis ecos pélvicos maltratando sus partes íntimas, Eddy estaba desnuda desde el día de su ingreso ya que personal del hospital no permitió a sus familiares que le entregaran ropa y sabanas limpias.

“Al preguntar por mi familia la respuesta era que ninguno de ellos estaba afuera. Cuando mi familia se enteró de la situación, me comentaron que estaban afuera del hospital porque no les permitían el ingreso, ellos tenían mi cobija, pijama y la comida, pero no los dejaban acercar al piso 7”

El personal no logró agarrarle la vía en seis oportunidades en sus brazos, tampoco lo lograron en sus pies y piernas, lograrlo agarrar la vía central en su cuello, al no mejorar la hemorragia necesito la transfusión de 14 donantes de sangre.

Luego fue trasladada hasta el cuarto de ginecología sin contar con apoyo para subirse a la camilla la cual era muy alta, un doctor le indico que se subiera como pudiera 

“Me empecé a deslizar con el cuerpo hacia la parte de abajo de la camilla, en ese movimiento la camilla se levanta, me voy al suelo, pero la camilla me golpea la parte superior izquierda de la cabeza y la cabeza por la parte derecha pega el divisor de metal. Al caer completa nuevamente la camilla golpea mi cabeza, acción que me empujó de nuevo hacia el metal de división y le puse de nuevo en la frente”.

Luego de los sonidos producidos por el fuerte golpe entró el doctor y las enfermeras quienes le solicitaron que se subiera nuevamente a la cama ginecologica para practicar el examen, Eddy no perdió el conocimiento y fue maltratada por el doctor quien la acercó bruscamente hasta el borde para realizarle el eco pélvico, luego le ordenaron que regresara hasta su habitación sin ofrecerle ningún tipo de ayuda.

Horas más tarde luego de recibir el golpe en la cabeza Eddy presentó un fuerte dolor de cabeza, en reiteradas ocasiones solicitó ayuda a las enfermeras quienes se negaron hasta que fue inyectada por alguna de ellas con un somnífero, posteriormente durante la visita matutina de los doctores le preguntaron a Eddy como se sentía y al despertarse ella no podia ver nada.

Abrí los ojos y ya no veía nada. Lo único que veía a través de ellos era una mancha como vinotinto, roja”, sentenció Eddy.

La mujer fue revisada por un médico oftalmológico quien no le dio explicaciones, habían transcurrido 24 horas desde su hospitalización sin recibir alimentos ni ropa. La trasladaron hasta el área de oftalmología y le practicaron varios exámenes.

“En la sala entró mi hijo mayor, estaba un médico hombre, una mujer, mi hijo y yo. Ellos le dijeron a mi hijo que yo tenía una hemorragia vítreo lateral, desprendimiento de retina bilateral y desprendimiento de córnea del ojo derecho (…) mi hijo no entendió nada y yo mucho menos”, dijo Eddy

Durante cinco días fue trasladada por varias áreas del hospital, entre ellas neurología donde le indicaron realizarse una tomografía en una clínica privada fue allí cuando pudo vestirse por primera vez desde su ingreso.

Presenta un edema, coágulo de sangre que puede irse disipando al año, pero que durante ese año no estaba garantizada mi salud mental. En ese tiempo yo retrocedía hasta quedar sin memoria, la perdería totalmente gracias a ellos porque no querían tomar el caso y hacerse responsable de lo que yo estaba viviendo”, indicó la médico residente de neurocirugía.

El nueve de enero acude a la consulta con el especialista en retinas, Pedro Pablo Morales y el médico luego de una exhaustiva revisión, señaló que no existe desprendimiento de córnea, la retina no se puede asegurar si está o no desprendida porque hay demasiada sangre en los ojos.El diagnóstico del médico: los ojos no se pueden operar hasta tanto no se haga la operación cráneo encefálica porque seguramente vendrá una segunda hemorragia al momento de sacar el hematoma y volvería a bajar sangre a los ojos y así sucedió.

Fue operada por una neurocirujana para liberar un hematoma que estaba presionando el cerebro y fue dada de alta el 14 de enero.

Eddy permanece aún sin poder ver, debe someterse a una intervención quirúrgica de ambos ojos que aunque no devolverá la visión completa, si le garantiza al menos poder ver y continuar una vida normal como la traía.

Redacción Maduradas con información de La Nación Web

Lea también: ¡SEPA! La conversación entre vecinos definió el viaje a La Tortuga que terminó en tragedia

Fuente de TenemosNoticias.com: maduradas.com

Publicado el: 2021-09-14 22:27:06
En la sección: Noticias – Maduradas.com

Volver al inicio