Menú Cerrar

9,1 millones de personas en Venezuela están subalimentadas

9,1 millones de personas en Venezuela están subalimentadas

Venezuela es en este momento el país con la mayor población subalimentada de toda América Latina, esto incluso por encima de países como México o Haití.

Esta información fue difundida este miércoles 2 de diciembre a través de la publicación del «Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutrición en América Latina y el Caribe«, presentado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa Mundial de Alimentos, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Unicef y FIDA.

Este informe detalla que el año 2020 ha traído consigo una de las peores crisis sanitarias «de las que se tenga recuerdos en la historia reciente», incluso, al finalizar este documento en todo el mundo hay más de 60 millones de personas infectadas por el nuevo coronavirus, y 1,4 millones de personas ha fallecido.

Incluso, las proyecciones apuntan a la mayor caída del Producto Interno Bruto (PIB), algo nunca antes visto desde la Segunda Guerra Mundial, estos indicadores también señalan un aumento significativo en los índices de pobreza en América Latina y el Caribe, que podrá alcanzar a 45 millones de personas.

Esta situación afecta «fuertemente el empleo y los ingresos, y repercute de manera desmesurada en la alimentación y la nutrición, especialmente de los habitantes más vulnerables de los países de la región».

Los estragos generados por la pandemia de covid-19 evidentemente afectarán los avances asociados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), sobre todo, aquellos dirigidos a poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición, «sus efectos aún no han sido medidos de forma completa, pero es muy probable que genere consecuencias inmediatas y duraderas sobre la calidad de vida de la población».

En los últimos cinco años Venezuela es el único país de la región que ha triplicado su población subalimentada, lo que la excluye de la lista de 16 países que entre los períodos 2013 y 2015, hasta la fecha 2017 y 2019, han reducido su prevalencia y han avanzado hacia el logro de esta meta.

Es decir, Venezuela encabeza la lista de países que han aumentado su población subalimentada, aquellas personas con dietas alimentarias insuficientes por las cantidades ingeridas o la escasez de nutrientes.

Los mayores aumentos correspondientes a los trienios 2013-2015 y 2017-2019 se concentran en ocho países de la región. Entre ellos, Venezuela muestra un incremento importante en su prevalencia, de 22,8 puntos porcentuales y 6,5 millones de personas subalimentadas, es decir, que en 5 años ha triplicado su población subalimentada.

Esto se traduce en que este el país con mayor crisis de alimentación de la región.

Con estos indicativos Venezuela se aleja cada vez más del hambre cero, destacando en estos indicativos con Haití, cuya prevalencia es del 48,2%, es decir, casi la mitad de su población está subalimentada, estamos hablando de 5,4 millones de personas, porcentaje que ha permanecido estancado durante la última década.

Por su parte, Venezuela, tras el importante aumento de la subalimentación de los últimos trienios, en 2017-2019 muestra una prevalencia
del 31,4%, lo que significa que su población subalimentada es de 9,1 millones de personas.

La mayor cantidad de población subalimentada de toda la región se concentra en tres países, o sea más del 50% de estas personas están, primero en Venezuela, seguido de México con 9 millones de personas subalimentadas y Haití con 5,4 millones.

América Latina y el Caribe concentra aproximadamente el 75% del total de la población que padece de hambre en el mundo.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) es presumible que los países importadores netos de alimentos, como Venezuela, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominicana, El Salvador, Granada, Honduras, Jamaica, México, Perú, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, en especial aquellos de bajos ingresos, resulten mucho más afectados por la devaluación de su moneda.

Es que el confinamiento generado como consecuencia de la pandemia de covid-19 en el mundo entero, causaron gravemente la reducción de las actividades económicas, esto debido a que la demanda y el empleo han disminuido, y esto ha afectado la capacidad de generar ingresos para los hogares.

«Tomando en cuenta la pandemia, las estimaciones a escala mundial para el resto del año han anticipado una contracción económica próxima al 57%, el decrecimiento previsto en la región supera el 98%, que es cuatro veces mayor que el de la crisis del 2008-09.

Cabe destacar además que, en la región, antes de la pandemia uno de cada dos empleos era informal.

Es decir, gran parte de la población no cuenta con seguridad social y depende principalmente de sus ahorros para sobrellevar una crisis de esta magnitud.

A su vez, las restricciones de movilidad y la caída del consumo impiden a muchas personas generar ingresos. El informe detalla que «de una u otra forma, los hogares están sufriendo una merma de sus ingresos. Se estima que, como consecuencia de la pandemia, la pobreza afectará a 45,5 millones de personas más en la región».

Sigue leyendo la nota en Tal Cual

SuNoticiero

Fuente de TenemosNoticias.com: sunoticiero.com / Karla Medina

Publicado el: 2020-12-03 07:14:58
En la sección: Nacionales – SuNoticiero


Volver al inicio