Menú Cerrar

El Tiempo: Así llega a Venezuela la gasolina contrabandeada desde Colombia

El Tiempo: Así llega a Venezuela la gasolina contrabandeada desde Colombia

Les llaman las “hormiguitas” y, en un solo momento, de una madrugada, se puede ver hasta a cien de ellas entrando “cargadas” por Guana, en el municipio Guajira, al norte del estado Zulia, limítrofe con Colombia.

Se trata de camiones tipo F-350 o F-750 con decenas de ‘pipas’ –como les dicen– organizadas en pirámide. Cada una de esas ‘pipas’ almacena 250 litros de gasolina, que traen de Maicao.

Las caravanas de camiones, que entran a diario por este punto, con el combustible colombiano, pertenecerían a guajiros venezolanos, quienes manejarían el negocio del contrabando inverso de gasolina –ahora de Colombia a Venezuela–, con la anuencia de guardias y policías de este país.

No se trata de algo nuevo. Los lugareños y algunos implicados en menor escala lo remontan a enero de este año, antes de que llegara la pandemia a esta parte del mundo.

“Comienza automáticamente con la crisis de la gasolina, pero ahorita se acentuó, durante la cuarentena,”, denuncia a este diario el diputado opositor Virgilio Ferrer, representante de las etnias indígenas en el Parlamento venezolano.

De 3,2 millones de barriles de petróleo que produjo este país, por día, doce años atrás, hoy se producen unos 400.000. AFP reportó que el sistema refinador venezolano, con capacidad instalada para procesar 1,3 millones de barriles diarios de crudo, funcionó apenas a 12 por ciento de su capacidad durante el primer trimestre del año.

Esta semana, sin embargo, el cuestionado mandatario Nicolás Maduro aseguró que se habían recuperado dos refinerías. “Ya Venezuela está produciendo todo lo que necesita para el consumo interno”, dijo.

Pero el contrabando de gasolina desde Colombia es una actividad que está en crecimiento. Y es algo que, de manera menos masiva y periódica, han comenzado a hacer también particulares, en camionetas más pequeñas, tipo Jeep Wagoneer. “Esta es una economía que está muerta. Ese tipo de personas sobreviven así”, acotó el diputado Ferrer.

Dos o tres veces por semana, estos particulares salen de Guana antes de que salga el sol, atraviesan la frontera por la trocha, llenan unas cuatro o cinco pimpinas de entre 20 y 50 litros, en las estaciones de servicio de Maicao, y regresan a Venezuela en las primeras horas de la tarde.

Lo que traen lo distribuyen entre miembros de sus propias comunidades, fuertemente afectadas por la falta de suministro de gasolina, así como de electricidad, agua y gas doméstico.

El estado Zulia, de hecho, parece un “pueblo fantasma”. Avenidas como la Perijá, que otrora eran altamente transitadas por vehículos hoy están desoladas, tan desoladas que los niños las han comenzado a aprovechar para jugar. Por las autopistas, en vez de vehículos se ve a personas caminando desde horas de la madrugada.

Lee la nota completa en El Tiempo

SuNoticiero

Fuente de TenemosNoticias.com: sunoticiero.com / Karla Medina

Publicado el: 2020-10-02 08:58:22
En la sección: Nacionales – SuNoticiero

Volver al inicio