Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Deportes

Nadal cumple y se agarra a Medvedev

Por:

elpais

103

Publicado: 15 de noviembre, 2019 — 17:45 p.m. (hace más de 3 semanas)
Ver en fuente

Otras fuentes (5)

El número uno supera un áspero cuerpo a cuerpo con Tsitsipas (6-7 6-4 y 7-5, en 2h 52) y necesita una victoria esta noche del ruso, ya eliminado, ante el alemán Zverev, que se juega también la clasificación

Nadal posa con el trofeo de número uno tras vencer a Tsitsipas. TONY O'BRIEN REUTERS

Cumplido el primer objetivo, que consistía en derrotar a Stefanos Tsitsipas (6-7 6-4 y 7-5, en 2h 52) en el duelo que abría el cartel de este viernes en el O2, Rafael Nadal se agarra ahora a una segunda circunstancia que no está en sus manos. Ganó, como exigía la situación, a un adversario que se entregó pese a estar ya clasificado y sus opciones de acceder a las semifinales del Masters de Londres dependen ahora del ruso al que volteó hace dos días, Daniil Medvedev. Si el de Moscú, ya sin posibilidades, vence esta noche al alemán Alexander Zverev (21.00, Movistar+ Deportes), el número uno progresará y se toparía mañana con Roger Federer por una plaza en la final; de lo contrario, su andadura en el torneo habría terminado. Cruza los dedos, pues.

Transcurrió el primer parcial entre finísimos equilibrios, achuchando un punto más Nadal y seguro en la réplica Tsitsipas. El número uno incidió una y otra vez sobre el revés del griego, que compensa el déficit del reverso con una derecha de tiralíneas y sobre todo con un servicio poderoso e imprevisible. Tiene algo de indescifrable el chico, que apura el golpe y lo esconde, de modo que se hace muy difícil interpretar hacia dónde irá su bola; desconcierta de alguna manera a Nadal, que este año ya le sufrió en la arena de Madrid y ese día tomó buena nota, porque además de arrestos y mucho tenis el joven tiene mala uva, y a veces intenta enmarañar la situación reclamando algunas pelotas claras.

Hasta que la manga derivó en el tie-break , ambos se sostuvieron sólidamente sobre el servicio. El español sacó rédito a su insistencia en el revés del rival, y este, de 21 años, contragolpeó con brío y personalidad. Pese a estar encerrado en la jaula de la muerte súbita con el número uno, sacó pecho y apretó, y coincidió esa valentía con la descompresión de Nadal. El de Manacor (33) se desdibujó en ese instante y cometió cuatro errores, de los 15 que firmó en el primer set, justo en el momento menos indicado. Levantó la barrera del peaje y a la que vio luz verde, Tsitsipas enfiló la vía recta e inclinó a su favor. Tocaba, pues, remar a contracorriente y con el agua al cuello.

Una prueba de fuego para el ateniense, que este año ha empezado a llamar a la puerta de la zona noble y ya ha derribado a los tres gigantes del circuito: dos veces a Novak Djokovic, una a Nadal y otra a Roger Federer, en los cuartos de Australia. Él es, seguramente, la opción más sólida junto a Medvedev en clave de relevo. Tiene mimbres y sabe aguantar el tipo. Lo demostró otra vez, sabiendo responder a los martillazos constantes del español en busca de la reacción. Contra las cuerdas, Nadal planteó un acoso rudo –28 visitas a la red, con 22 aciertos– y fue entrando más fuerte con la derecha; pura erosión, hasta que el dique cedió en el noveno juego y logró el break , bien consolidado a continuación para igualar el partido.

En un terreno de tensión, a priori beneficioso para el número uno porque nadie lo domina como él, los dos se apoyaron en el servicio y fueron defendiendo sus turnos con la sensación de que la dentellada de Nadal estaba cada vez más cerca, aunque perdonó un par de veces: no redondeó con 15-40 en el quinto juego ni en la ventaja del séptimo, y el tramo definitivo, muy parejo, entró en una dimensión emocional peligrosa. Había mantenido a raya al griego, sin una sola opción de rotura en toda la tarde pero entero, muy erguido desde el punto de vista físico y anímico, y finalmente encontró premio sacándose dos puntazos de la manga.

Rompió para 6-5, dejándose una última bola de break en el camino –al final, la estadística reflejó un 2/9–, y engarzó una victoria que le permite mantener la esperanza en Londres. Recibió el trofeo que acredita su liderazgo por quinta vez a final y de año y ahora todo depende, en definitiva, de la inspiración nocturna (y la voluntad) de Medvedev, que ya está matemáticamente eliminado. Su destino en el torneo está en manos del ruso.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de Más información >

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0