Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Opinión

No permitamos que el odio gane | Por: Javier Bertucci

Por:

caraotadigital

22

Publicado: 26 de marzo, 2019 — 22:23 p.m. (hace más de 3 semanas)



Foto: Caraota Digital

Es inadmisible que hayamos permitido que el odio se anidara en millones de corazones. Es penoso ver en las calles a nuestra gente defendiendo ideales políticos, por encima de la vida de un hermano venezolano. ¿No les parece que basta con tener que sufrir la crisis más severa de nuestra historia, para además sumarle el odio entre nosotros?

Sin importar, el estrato en el que la sociedad nos ubicó, el partido en el que practiquemos nuestra ideología, o la religión que profesemos, esa pregunta es para ti y para mí, porque sin contar todas esas características, al final, todos somos venezolanos, amantes de la tierra que nos vio nacer, y en la que queremos vivir hasta el final de nuestros días. Esa tierra que hoy, nos pide que demos espacio a la tolerancia, aunque nuestro pensamiento político o creencia no coincidan con el de la gente que nos rodea.

Tras muchos años, parece que se convirtió en normal el insulto, la ofensa y la venganza. Condicionamos nuestro trato al prójimo de acuerdo al color que viste. Hemos politizado hasta nuestra manera de hablar. Buscamos culpables incluso debajo de las piedras, excluimos y hasta enjuiciamos a quien no comparte nuestras valoraciones sobre un hecho. Queremos dejar de ser oprimidos, pero no sabemos respetar la libertad del otro.

Lea también: ¿De qué estamos hechos? | Por: Guzmán González

Es desolador ver cómo el resentimiento ha ido dominando las mentes y almas de nuestra amable sociedad, llevándola a definir barreras entre diversidad de verdades que consideran absolutas. La opinión propia se antepuso frente al respeto y la pluralidad, convirtiendo al venezolano en un ser incapaz de convivir con quien piensa distinto. Y en este punto, todos debemos reflexionar, sobre si realmente ese es el país que decimos querer, uno donde no coexista la diversidad de criterios y posiciones, y finalmente, se discrimine al que no comparta nuestra línea de pensamiento.

Si aseguramos querer la democracia de vuelta, y que se respete nuestra derecho a analizar y elegir, deberíamos negarnos firmemente a la intolerancia entre conciudadanos, aprender a exponer nuestras ideas sin necesidad de hacer daño, o dirigirnos sin violencia hacia el otro. Estoy seguro de que, estamos a tiempo de corregir y continuar la ardua tarea de sembrar conciencia para caminar hacia la reconciliación social, tan necesaria y urgente, como devolver la estabilidad económica al venezolano. Es preocupante ver que, aparentemente, muchos olvidaron la verdadera razón de su lucha y esfuerzo, para llevar a Venezuela a la grandeza que se merece, desviando su labor a enemistar a un pueblo.

Suficiente tiene esa madre que día a día baja los cerros para buscar el pan de sus hijos, y ese padre que sale a buscar empleo desesperadamente, para que además, quienes tenemos la posibilidad de prestar nuestras voces, lo hagamos para sumir en más hostilidad a nuestra gente, en lugar, de impulsarlos hacia la unidad y el perdón. Ahora más que nunca es tiempo de decidir, si dejamos que nos hale esta corriente o, por el contrario, empezamos a aportar desde nuestras posibilidades, bien sean pocas o muchas.

Pensemos en los cambios que generaríamos como sociedad, si estando en medio de la crisis nos ayudaramos en unidad, actuando solidarios con quien está a nuestro lado. No dejemos que el odio gane la carrera. ¡El amor por nuestro país, debe ser nuestro motor!

¡Bendiciones para todos!

Por: @JavierBertucci

+ Información

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0