Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Internacionales

Inician campaña mundial para solicitar la expulsión de Venezuela del Consejo de DDHH de la ONU #18Oct

Por:

elimpulso

214

Publicado: 18 de octubre, 2019 — 17:01 p.m. (hace 1 mes)
Ver en fuente

Otras fuentes (5)

![](data:image/svg+xml,%3Csvg%20xmlns='http://www.w3.org/2000/svg'%20viewBox='0%200%20696%20467'%3E%3C/svg%3E "ONU 2")

Una campaña mundial para la recolección de firmas que logren la expulsión de Venezuela del Consejo de Derechos Humanos de la ONU , inició el embajador Diego Arria, expresidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y Representante Permanente de Venezuela.

En detalle, las organizaciones defensoras de los derechos humanos y civiles vieron con indignación el ingreso de Venezuela al Consejo de DDHH de la ONU , por cuanto el régimen de Nicolás Maduro ha cometido ejecuciones extrajudiciales, torturas, desaparición de presos políticos, represión de manifestaciones pacíficas entre otras violaciones a los DDHH.

Por eso, iniciaron una campaña para la recolección de firmas, basados en la Resolución 60/251, con la cual pretenden lograr la expulsión de Venezuela, tal como ocurriera en el año 2011 cuando Libia fue suspendida.

! ](data:image/svg+xml,%3Csvg%20xmlns='http://www.w3.org/2000/svg'%20viewBox='0%200%200%200'%3E%3C/svg%3E)

A continuación el texto promovido por [United Nations Watch,
organización no gubernamental con sede en Ginebra, Suiza, cuyo mandato es monitorear el desempeño de las Naciones Unidas según el criterio de su propia Carta.

El caso para expulsar a Venezuela por violación grave y sistemática de violaciones de los derechos humanos en virtud de la Resolución 60/251

El régimen de Maduro de Venezuela comete graves violaciones de derechos humanos, que incluyen:

Ejecuciones extrajudiciales

Tortura

Condiciones penitenciarias duras y potencialmente mortales

Prisioneros políticos

Restricciones a la libertad de expresión.

Restricciones a la libertad de prensa.

Violenta represión de manifestaciones pacíficas

Restricciones a la participación política.

Corrupción

Trata de personas

Trabajo infantil

Impunidad por abusos contra los derechos humanos.

Discusión

Venezuela es un régimen autoritario gobernado por el presidente Nicolás Maduro, quien fue reelegido para un segundo mandato de seis años en mayo de 2018 en elecciones que no se consideraron libres y justas. Originalmente programada para diciembre, la Asamblea Nacional Constituyente progubernamental aceleró las elecciones, adelantando la fecha para evitar que la oposición se organice a tiempo . A varios partidos de la oposición se les prohibió participar en las elecciones. Además, importantes figuras de la oposición como Leopoldo López y Henrique Capriles fueron descalificadas para competir.

Las elecciones defectuosas fueron ampliamente criticadas por la comunidad internacional. En enero de 2019, cuando Maduro comenzó su segundo mandato, el líder opositor Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, se declaró presidente interino hasta que se pudieran celebrar elecciones libres y justas.

No hay instituciones gubernamentales independientes que actúen como un control del poder de Maduro. En los últimos años, el presidente Maduro ha tomado medidas para erosionar la democracia en Venezuela. Después de que la oposición obtuviera una mayoría en la legislatura del país, la Asamblea Nacional, en 2015, el Tribunal Supremo de Justicia controlado por Maduro anuló reiteradamente la legislación adoptada por ese organismo. Luego, en 2017, Maduro reemplazó efectivamente la Asamblea Nacional con la Asamblea Nacional Constituyente, un nuevo organismo compuesto por partidarios del régimen elegidos a través de un proceso antidemocrático.

La oposición boicoteó las elecciones a este nuevo cuerpo que fueron criticadas como inconstitucionales. Según los informes, la Asamblea Nacional Constituyente pro-Maduro está redactando una nueva constitución.

El gobierno ataca rutinariamente a los líderes de la oposición, incluso encarcelándolos e impidiéndoles participar en las elecciones. Según un informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU publicado en julio de 2019, desde 2016, el gobierno venezolano ha implementado una estrategia “destinada a neutralizar, reprimir y criminalizar a los opositores políticos y las personas que critican al Gobierno” . El líder de la oposición, Leopoldo López, pasó tres años en prisión y todavía está bajo arresto domiciliario. En marzo de 2018, su casa fue allanada después de que el New York Times publicara un artículo basado en entrevistas secretas con López.

El 29 de junio de 2019, el capitán retirado de la armada, Rafael Acosta Arévalo, murió en su noveno día bajo custodia , un día después de ser llevado ante un tribunal militar en silla de ruedas e incapaz de hablar mostrando signos visibles de tortura. Antes de esa comparecencia, había sido detenido por hombres armados y recluido en régimen de incomunicación durante siete días. La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo que estaba sorprendida por la supuesta tortura e instó a las autoridades a investigar la muerte .

Dos líderes de la oposición fueron arrestados en 2018 bajo sospecha de estar involucrados en un intento de asesinato en Maduro. Uno de ellos, el concejal de Caracas, Fernando Albán, fue arrestado a su regreso de un viaje de promoción a las Naciones Unidas en Nueva York y murió bajo custodia . Se cree que ambos fueron torturados.

En 2017, el gobierno despidió a la Fiscal General Luisa Ortega Díaz, que había estado investigando denuncias de violaciones de derechos humanos cometidas por funcionarios del gobierno. Inmediatamente huyó del país temiendo por su vida.

Según la ONG Foro Penal, a abril de 2019 había más de 900 presos políticos en toda Venezuela . Las violaciones del debido proceso son comunes, incluida la detención arbitraria por períodos prolongados sin cargos penales. Además, el poder judicial carece de independencia, generalmente gobierna a favor del gobierno y está plagado de corrupción.

Se utilizan varias leyes para reprimir la libertad de expresión, incluida la Ley constitucional vagamente redactada contra el odio, para la coexistencia política y la tolerancia, que conlleva penas de hasta 20 años de prisión, y una ley que prohíbe los informes inexactos que perturban la paz pública. Los periodistas independientes en Venezuela sufren intimidación, acoso, asalto y arresto. En los primeros tres meses de 2019, 39 periodistas habían sido detenidos arbitrariamente según el Instituto de Prensa y Sociedad de Caracas. Además, desde 2014, 17 personas han sido arrestadas por comentarios publicados en las redes sociales . Los activistas de derechos humanos también están sujetos a hostigamientos y amenazas.

La libertad de asociación no se respeta. Después de que Guaidó se declarara presidente interino, los venezolanos salieron a las calles en una serie de protestas masivas entre enero y mayo de 2019. El gobierno respondió violentamente. Solo en una semana en enero, más de 1000 personas fueron detenidas arbitrariamente y al menos 26 personas fueron asesinadas. Según cifras del gobierno, 1569 personas fueron asesinadas entre enero y mayo de 2019 por “resistencia a la autoridad”, durante las operaciones de seguridad del gobierno. Los observadores han llamado a esto la peor represión en veinte años.

Sigue a la brutal represión del gobierno contra los manifestantes en mayo de 2017 que resultó en 136 muertos y 1900 heridos. A raíz de esas protestas, Maduro creó una división especial de la policía criminal para anular a los participantes en las protestas. Entre mayo y noviembre de 2017, esta unidad especial cometió el 31% de los asesinatos policiales. Según la ONG Monitor de Victimas, solo en el mes de julio de 2019, esta unidad fue responsable de 57 ejecuciones extrajudiciales.

Según Human Rights Watch, más de 12500 personas han sido arrestadas desde 2014 en relación con protestas antigubernamentales, y muchas fueron procesadas en un tribunal militar en violación del derecho internacional.

Además de estas violaciones de los derechos civiles y políticos, los venezolanos sufren una gran crisis económica caracterizada por el hambre masiva, las epidemias y la escasez de alimentos y medicamentos básicos. A marzo de 2018, se estimó que el 17% de los niños menores de cinco años sufrían desnutrición moderada a severa . Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, el número de venezolanos que abandonaron el país había superado los cuatro millones a mediados de 2019 . La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU estima que siete millones de venezolanos necesitan asistencia humanitaria.

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0