Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Internacionales

El dedazo se consolida

Por:

infobae

22

Publicado: 23 de marzo, 2019 — 6:40 a.m. (hace más de 3 semanas)



Roberto Lavagna ya avisó que sólo quiere ser candidato por consenso, una manera elegante de decir que no está dispuesto a someterse a las primarias. El ex ministro integra un espacio político con otros aspirantes presidenciales, como Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Miguel Angel Pichetto y Humberto Tumini.

Su meta sería entonces que todos ellos cedan sus pretensiones y lo conviertan en la cabeza de una fórmula de unidad que represente a Alternativa Federal y, eventualmente, a otros sectores de la política. El problema es que eso se llama dedazo dirigencial y tiene poco de espíritu democrático.

Sucede algo similar en el oficialismo. El jefe de gabinete, Marcos Peña, caratuló a Mauricio Macri como el "candidato natural" para obturar cualquier atisbo de interna en el oficialismo.

El amague de desobediencia de Martín Lousteau duró lo que la luz de un fósforo. Y el pedido de PASO del radical Ernesto Sanz "para contener a los desencantados" cayó en saco roto.

El fundador de Cambiemos comprobó que, a diferencia del 2015, se decide a espaldas de las sociedad y que el radicalismo hoy es un convidado de piedra.

En la Casa Rosada se llegó al extremo de querer resolver las candidaturas provinciales por encuestas, como reconocieron abiertamente los contrincantes de la fallida interna cordobesa.

El kirchnerismo no está exento de maniobras para esquivar las primarias.  En las últimas elecciones legislativas Cristina se abrió del PJ para no competir con Florencio Randazzo, quien pedía a gritos una interna.

La ex presidenta creó Unidad Ciudadana y le dejó el sello justicialista a su ministro ¿La explicación que dio la militancia K de semejante desaire? Que la senadora era la "candidata natural", como si se tratara de un designio de Dios, y por lo tanto no podía ponerse a discutir con un "empleado", en alusión a su ex ministro de Transporte.

¿Cómo puede ser que radicales, peronistas, socialistas, afiliados al PRO y a la Coalición Cívica bajen la guardia y acepten el dedazo? ¿Cómo puede ser que a veces una encuesta pueda más que el voto soberano?

Hoy las candidaturas no las dirimen los ciudadanos en las urnas sino un  grupo selecto de dirigentes entre cuatro paredes. ¿Y los afiliados? ¿Y las internas dispuestas por una ley nacional para todos los partidos políticos?

Las PASO —sigla de primarias, abiertas simultáneas y obligatorias— nacieron al calor del "que se vayan todos". Nacieron para dar lugar a una democracia más participativa, no menos participativa. Sin embargo, en los hechos, fueron progresivamente evitadas mediantes fórmulas únicas. Y los afiliados se encuentran imposibilitados de optar entre distintas alternativas de su propio frente electoral.

El dedazo de las cúpulas consolida así la idea de que los partidos son un sello de goma, lo que significa un enorme retroceso en términos de fortalecimiento de las instituciones.  O peor: consolida la idea de que son una franquicia que utilizan los poderosos para repartirse el poder, y en donde los afiliados —y los ciudadanos en general— no pinchan ni cortan.

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0