Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Internacionales

Muere de un infarto cuando era investigado por una falsa acusación de posesión de pornografía infantil

Por:

rt

1300

Publicado: 8 de septiembre, 2019 — 3:00 a.m. (hace más de 1 mes)

La familia del difunto ha demandado a Targer Corporation, cuyo empleado cursó la denuncia.



Los familiares de un estadounidense que el año pasado fue injustamente acusado de posesión de pornografía infantil y que murió de un ataque al corazón durante la investigación, ha demandado un millón de dólares  a la cadena de grandes almacenes Targer Corporation, uno de cuyos empleados presentó la acusación, informa  The Oregonian.

Jeffrey Buckmeyer, del estado de Oregón, murió de un ataque de corazón durante la investigación abierta tras la presentación de cargos en su contra. La familia del fallecido alega que la negligencia del empleado de Targer y el estrés que sufrió su familiar, siendo procesado como abusador de menores, contribuyeron a acentuar sus problemas cardíacos que acabaron con su vida.

Los hechos se remontan al 24 de julio del 2018, cuando Buckmeyer entró en la sección de electrónica de una tienda Target en Oregon y pidió ayuda a su futuro denunciante para liberar espacio de almacenamiento en su iPhone 6S.

No evidencia encontrada



Un hombre declarado culpable de violación afirma que tropezó y cayó desnudo sobre su víctima


En el proceso, el empleado de Target —que no ha sido identificado— vio parte de la galería del teléfono de Buckmeyer donde, según dijo a la Policía, notó una serie de fotos de menores desnudas de diferentes etniasque parecían tener cerca de 10 años o incluso menos, así como varias fotos de Buckmeyer desnudo y en estado excitado. El hombre lo denunció a la Policía, lo que puso en marcha una investigación del FBI.

En agosto de 2018, los investigadores detuvieron a Buckmeyer, lo interrogaron y confiscaron sus dispositivos electrónicos. Tras cuatro meses de inspecciones, no apareció ninguna huella de pornografía infantil en ninguno de los aparatos arrebatados. En enero los agentes del FBI devolvieron los dispositivos confiscados y afirmaron que cerraban el caso.

Buckmeyer murió de un ataque al corazón  el pasado mes de abril. Era vendedor de seguros y tenía una hija adolescente que vive con su madre en otro estado. Targer Corporation no contestó a la pregunta del medio de si el empleado que presentó una falsa acusación aún sigue trabajando en la tienda.

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0