Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Internacionales

El día que el Papa Francisco recibió a la selección argentina y Messi lagrimeó

Por:

infobae

69

Publicado: 21 de abril, 2019 — 5:11 a.m. (hace 1 mes)

Ocurrió el 13 de Agosto de 2013, un día antes del partido amistoso frente a Italia en homenaje al Santo Padre y por iniciativa de Scholas Ocurrentes. Fue una jornada inolvidable por el mensaje del Papa pidiéndole a los jugadores más humildad y altruismo. Estuvimos allí y hoy lo recordamos detalladamente



Messi se mostró completamente conmovido el día de su visita al Papa Francisco

Faltaba menos de un año para que comenzara el Mundial de Brasil. Argentina lideraba las Eliminatorias con 26 puntos y la Selección Nacional liderada por Alejandro Sabella habría de vivir un momento inolvidable: estar frente al Santo Padre en el marco de una audiencia especial ofrecida a los dos equipos.

El autor de esta nota fue uno de los 130 argentinos privilegiados de poder vivir el acontecimiento. Es que por entonces trabajaba en la AFA cumpliendo las funciones de Director de Medios y Comunicación. Y tal circunstancia nos permitió trabajar en la organización protocolar y la posterior comunicación del histórico evento.

Fue así que en los medios oficiales de la AFA fuimos contando el minuto a minuto de cuanto iba aconteciendo. Unos días después, el histórico encuentro quedaría reflejado en una edición especial de la "AFA Revista", uno de los soportes de la comunicación institucional.



Ernesto Cherquis Bialo, por entonces Director de Medios y Comunicación de la AFA

Tomando como base aquella nota, propia de un órgano oficial, hoy podemos ofrecer algunos agregados que enriquecen la evocación del hecho. Para ello habremos de ir insertándolos sobre lo ya escrito cual agregados que no modifican la esencia del acontecimiento; al contrario. Comenzaba así:

A las 11:12 minutos (hora local) empezaron a sonar las sirenas de la Polizia Municipale de Roma, poniendo proa hacia el vaticano desde la puerta del hotel "Parco dei Principi". Seis motociclistas se ubicaron delante y otras dos a cada lado de los laterales detrás de un convoy que integraban cuatro ómnibus con 65 personas cada uno más dos combis y otros dos autos. En cada uno de los ómnibus iban los jugadores de Italia y sus dirigentes y los de Argentina con su comitiva. Y en el medio, los Presidentes de las Federaciones, Giancarlo Abete y Julio Grondona , junto a sus familias y dignatarios de protocolo del Vaticano.

Los turistas provenientes de todo el mundo, que como siempre poblaban Roma por cientos de miles advirtieron el paso de la caravana y a pesar de no estar avisados fueron muchas las banderas argentinas que se agitaron al

paso de Messi y sus compañeros.

A las 11.37 del mediodía la caravana ingresó por la puerta principal de Santa Marta y los vehículos se estacionaron prolijamente en un círculo empedrado, cual improvisado playón de estacionamiento.



La delegación argentina conformada por el plantel, cuerpo técnico y dirigentes (Grondona y Bilardo) posa junto al Papa Fracisco

Bajo los 33.5° de temperatura que calcinaban Roma a esa hora con rigurosa vestimenta formal de traje y corbata para los hombres y vestidos oscuros por debajo de las rodillas y hombros cubiertos para las mujeres, ambas comitivas caminaron 220 metros hasta acceder a la ancha escalera, que tras 109 anchos peldaños de mármol de Carrara daban acceso a la Sala Clementina.

Los jugadores de Italia y Argentina ocuparon las primeras tres filas. Los de Italia se ubicarían a la derecha del Papa; los de Argentina, a la izquierda. Desde la cuarta fila hasta la 25° habrían de situarse los acompañantes de ambas Selecciones Nacionales.

La espera duró ocho minutos, pues a las 12 en punto ingresó por una puerta lateral su Santidad el Papa Francisco . Todos los presentes aplaudieron de pie durante casi 40 segundos, hasta que Su Santidad tomó asiento en su sillón blanco, donde bajo la sagrada túnica, se advertían sus zapatos negros de formato regular, con punta redonda y austero lustre.



Buffon y Messi, emblemas de los seleccionados italiano y argentino, con la ofrenda al Papa Francisco

La ceremonia comenzó con un ramo de olivos que el Papa ofreció a los capitanes Gianluigi Buffón y Lionel Messi . Allí tomó la palabra el Presidente de la Federación Italiana de Fútbol, Giancarlo Abete, con un discurso que duró un minuto y cincuenta segundos. Lo utilizó para señalar la memorable

jornada y para informarle al Papa sobre la importancia del fútbol como movimiento social para millones de chicos y miles de jugadores.

Julio Grondona, presidente por entonces de la Asociación del Fútbol Argentino exhortó en su alocución por el regreso a la paz, la armonía y la familia a los estadios argentinos, la revalorización del sentido deportivo del futbol y la desdramatización de los resultados como único valor de la competencia.

Finalizados los discursos, se puso de pie la delegación de jugadores argentinos, quienes emocionados primero saludaron y luego prolongaron el momento para ser fotografiados una con el Santo Padre.

El orden protocolar establecía que después de los discursos de Abete y Grondona, pasarían a saludar al Papa y recibir su bendición los capitanes, luego los cuerpos técnicos, detrás los jugadores y finalmente los dirigentes. Para ello era necesario formar una fila ordenada y respetuosa acorde al lugar y a la ceremonia.

La delegación italiana cumplió estrictamente con tal requisito. Todos sentados a la espera que pasaran los argentinos. Podía advertirse el respetuoso y formal silencio de Buffón, Bonucci, Di Sciglio, el técnico Cesare Prandelli, De Rossi, Pirlo, Montolivo, Maggio, Asturi, El Shaarawy, Marchisio, Balotelli y hasta nuestro compatriota Daniel Osvaldo por entonces jugador de la Roma…

Ellos hicieron esa fila, se pusieron en orden, cada uno pudo saludar a Francisco, los fotógrafos lograron el registro con prolijidad y tiempo, la seguridad del Papa se sentía aliviada y nadie llevaba nada en la mano, ninguna ofrenda, ni pedido.

En cambio nuestra fila fue caótica. No tanto al momento en que Messi precediera a todo el plantel comenzando por Sabella, Camino, Gugnali, el profesor Blanco, Mascherano, Higuaín, Palacio, Di María, Lavezzi, Biglia, Campagnaro, Garay, Basanta, Federico Fernández, Lamela… a quienes fue presentando de a uno incluyendo a los médicos, utileros, asistentes y empleados de la oficina de selecciones nacionales. Una vez que todos ellos saludaron al Papa resultó muy difícil lograr que los dirigentes argentinos – alrededor de 120- se ordenaran. Por el contrario era tal la ansiedad y la devoción que la cola no tenía armonía, pasaban unos sobre otros y cada uno portaba cuanto menos algo para regalarle a Francisco y algo para que Francisco bendijera. Podían verse banderines, banderas, mates, camisetas, imágenes de vírgenes o de santos, platos de porcelana, bandejas de plata, llaveros, fotos familiares, medallas de todo tipo, diplomas, libros con la historia de los distintos clubes, cadenitas colgantes, fotos, láminas con equipos históricos, anillos, gigantografías de estadios… Para colmo, mientras los agentes de la Seguridad se inquietaban pues todo salía de control, desde el fondo de la Sala Clementina apareció El Tula haciendo sonar su bombo intentando que un coro espontáneo lo ayudara a cantar: "Vamo' vamo' Argentina/ vamo', vamo' a ganar / que esta barra…." . Por suerte nadie adhirió.

Los regalos que al principio eran colocados sobre una enorme mesa, terminaron pasando de mano en mano de los empleados cual voleo de ladrillos de una obra en construcción hasta terminar en un canasto rumbo al futuro museo deportivo del Vaticano.



Grondona fue uno de los que más palabras intercambió con el Santo Padre



El presidente de la Asociación del Fútbol Argentino y Francisco se funden en un abrazo

Los obsequios oficiales en cambio quedaron sobre un soporte de mármol. Tales presentes fueron una bandeja de plata, un óleo de René Pontoni (el jugador ídolo del Jorge Bergoglio hincha de San Lorenzo), una camiseta que le entregó Lionel Messi firmada por todos los jugadores; un banderín de la AFA y la revista especial realizada para la ocasión por la Asociación del Fútbol Argentino.

Luego que ambas delegaciones saludaran y recibieran el cariño de

Francisco, éste ofreció un discurso que comenzó así:

"Ustedes vieron cómo se comportaron los integrantes de la delegación de Italia y como lo hicieron los argentinos… Vieron que unos fueron obedientes y ordenados –los italianos- y otros desordenados y desprolijos –los argentinos-… Bueno, yo soy uno de ellos; ahora saben de dónde vengo, se lo digo a los que me cuidan, que me rezongan cuando salgo del protocolo, cosa que seguiré haciendo" .

Y enseguida retomó la seriedad papal y les dijo a los jugadores: "Ustedes son artífices del entendimiento y de la paz social; son un modelo para la sociedad, para los más chicos sobre todo, un modelo para el bien o para el mal. Es por eso que les pido lealtad, respeto, altruismo y solidaridad".

Las palabras finales generaron un nudo en la garganta de Messi quien había viajado desde Barcelona sólo para estar presente en ésta audiencia ya que se hallaba lesionado y no habría de jugar el partido ante Italia. Fue mientras Francisco concluía su discurso de esta manera: "Pido al Señor que los bendiga y a la Virgen María que los guarde; les pido también que oren por mí para que en la cancha donde me han puesto pueda jugar un partido honesto y con coraje para el bien de todos nosotros". Al término de la ceremonia, Francisco salió por una puerta lateral y fue alcanzado en el pasillo por Balotelli, con quien dialogó por unos minutos. Al pasar junto a él, Messi quien se dirigía hacia la Pontificia Academia de Santa Marta para dar una conferencia de prensa, se detuvo un instante y el Papa volvió a acariciarlo y bendecirlo. Un par de lágrimas bajaron por su mejilla hasta evaporarse en la emoción.



La imagen que fue viral: Ezequiel Lavezzi sentado en el sillón papal

Adentro de la sala Clementina, donde fuera velado el Papa Juan Pablo 2° y bajo el techo con el fresco de la "Apoteosis de San Clemente" pintada por el maestro renacentista Giovanni Alberti, el Tula tocaba el bombo y el Pocho Lavezzi se sacaba fotos sentado en el blanco sillón del Papa .

SEGUÍ LEYENDO

Siempre la culpa la tiene Messi

Solo una vez en la vida: cincuenta maestros del periodismo de tres generaciones se reunirán para honrar a la "Biblia del deporte"

El mayor sueño de los futboleros argentinos: una Selección con Gallardo como DT y Messi como capitán

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0