Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Clasificadas

El frente de la operación de Turquía en Siria continúa en el muro fronterizo

Por:

informe21

17

Publicado: 16 de octubre, 2019 — 17:47 p.m. (hace más de 4 semanas)



El frente parece haberse estancado definitivamente donde estuvo el primer día: en el mismo muro de hormigón que marca la frontera entre Turquía y Siria, en las ciudades de Tal Abiad y Ras al Ain.

Las continuas explosiones de obuses y las columnas de humo y polvo que se levantan a cada momento del centro de Ras al Ain, así como el denso e incesante tableteo de las ametralladoras, desmienten el triunfal anuncio del Gobierno turco del sábado pasado de que ya controlaba esta ciudad siria. Es obvio que el combate continúa.

CIUDADES VACÍAS A AMBOS LADOS DE LA FRONTERA

En el lado turco del muro, la ciudad de Ceylanpinar parece casi abandonada, con casi todos los negocios cerrados, sin tráfico. Pero un vecino niega que todos los habitantes hayan buscado refugio en pueblos más al interior: "Muy pocos se han ido. Muchos han llevado los niños a otros sitios y han vuelto, es nuestro lugar, solo que casi nadie sale a la calle ahora", asegura a Efe. Eso sí, los colegios siguen cerrados hasta nuevo aviso, confirma. Vacaciones por motivo de guerra.

No muy distinta es la situación en Akçakale, a un centenar de kilómetros al oeste, situada frente a la ciudad siria de Tel Abiad, otro punto caliente de la ofensiva lanzada por Turquía hace justo una semana con la intención de acabar con las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que dominan esta zona del norte de Siria desde 2015.

La prensa turca difundió el domingo imágenes del centro de Tal Abiad para demostrar que la ciudad ya estaba bajo control, pero también aquí las explosiones de artillería son continuas.

"Sí, hay todavía pequeños núcleos de resistencia", admite en conversación con Efe un soldado turco que toma un té en un local de Akçakale.

"Nosotros somos artilleros, no cruzamos la frontera. Disparamos desde aquí para preparar el terreno y luego entran nuestros comandos avanzados. Pero los tiroteos que escuchas, eso es todo el Ejército Libre de Siria combatiendo con las YPG, son ellos quienes se enfrentan", señala el militar.

El artillero utiliza el nombre antiguo de las brigadas de milicianos sirios aliados con Ankara, que ya lucharon al lado de las tropas turcas en 2016 al norte de Alepo y en 2018 en Afrin, pero que ahora han cambiado su nombre por el de Ejército Nacional de Siria (ENS).

En algún momento es posible ver por las calles de Akçakale una camioneta de estos milicianos, cargando paquetes de botellas de agua o bebidas en la caja, cubierta por una gran bandera negra, blanca y verde, la utilizada desde el inicio de la guerra civil por el bando opositor en Siria.

Al caer la noche, además, una columna de blindados y tanques recorre el centro de la ciudad para dirigirse a la zona limítrofe, en una obvia operación para reforzar el frente.

MUERTES DE CIVILES

Pero si bien el frente no avanza, parece ir alargándose: ayer, dos personas murieron por el impacto de un obús en un pueblo situado a una treintena de kilómetros al este de Ceylanpinar, ya en la provincia de Mardin.

Taslica, que dista 3,5 kilómetros de la frontera, tiene censados 920 habitantes, pero apenas se observa una decena de personas sentadas a la puerta de sus casas. "Casi todos se han ido del pueblo después de lo de ayer", dice a Efe uno de los vecinos, un campesino que dice llamarse Ahmet.

En la calzada se ven las huellas del impacto y en el bordillo asoma aún la cola de un proyectil de mortero con la inscripción MK M74. La casa de enfrente tiene los cristales rotos y dentro gira un ventilador que nadie apagó tras la tragedia.

En la calle, delante, se ven manchas oscuras en el pavimento. "Es la sangre", asegura Ahmet. Murieron dos hombres de la familia Türkoglu y hubo doce heridos.

¿Tanta gente junta? "Sí, primero cayó un obús y, cuando todo el mundo llegaba corriendo para auxiliar a los heridos, cayó el segundo, y luego el tercero", relata Ahmet, en lo que parece una repetición del incidente que el viernes pasado tuvo lugar en Nusaybin, otros 70 kilómetros más al este.

¿Y por qué las YPG disparan contra un pueblo de campesinos? "El día antes por la tarde llegaron soldados por aquí y dieron una vuelta, y por la mañana cayó el cohete. Será que ahí se enteraron y por eso dispararon, si no, no lo harían", aventura Ahmet, que conversa en kurdo con los vecinos.

Señala su campo de maíz verde, las higueras y granados cargados de fruta. "Esto sería un paraíso si nos dejaran en paz. Pero no nos dejan", lamenta. EFE

EB

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0