Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Opinión

JAIME GRANDA: El fanatismo y la verdad

Por:

enpaiszeta

51

Publicado: 7 de septiembre, 2019 — 15:46 p.m. (hace 1 mes)



Imagen Cortesía

El fanatismo y la verdad

***En Venezuela, defender el maltrecho periodismo y la distorsionada verdad se ha convertido en una ingrata tarea.



Agenda Abierta – JAIME GRANDA

Lo que está ocurriendo en Venezuela no es nuevo ni exclusivo. Ha ocurrido siglos atrás en otras latitudes y es aconsejable leer esas partituras para no seguir desafinados.

La creciente relatividad de la verdad hace difícil establecer vínculos interpersonales que brinden seguridad y confianza, advierten académicos.

Buscando el origen de esos males, algunos se remontan a la obra del filósofo Friedrich Nietzsche, cuya disertación sobre la “Genealogía de la moral” planteó una “revalorización de todos los valores”, creyendo que el llamado mal era en realidad el bien y el bien era en realidad el mal.

La creciente relatividad de la verdad propicia que se fortalezca el fanatismo que fue la inspiración de las Cruzadas, la Inquisición, el genocidio de los indígenas, el Holocausto judío, el Ku Klux Klan y todas las ideologías que alimentan actos terroristas como el nazismo, el fascismo y otros ‘ismos’ que sobreviven en nuestras sociedades.

Es evidente que el fanatismo tiñó y tiñe de sangre, vergüenza y atraso a la historia en lo político, social y religioso.

Todo eso lo recordó a principios de agosto pasado, Gloria Helena Rey en trabajo publicado en El Tiempo de Bogotá, para el que consultó varios especialistas sobre fanatismo.

En ese trabajo se expresa que Voltaire decía que “cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es incurable” porque es corrosivo, enemigo de la libertad, del progreso, del conocimiento y el responsable por asesinatos, genocidios, masacres, guerras, persecuciones, injusticias y violencias de todo tipo.

El fanatismo es definido como el apasionamiento del fanático, una persona convencida de que su idea es la mejor y la única válida, por lo que menosprecia las opiniones de los demás.

Dicen que el fanatismo supone la adhesión incondicional a una causa y esa ceguera produce el apasionamiento que hace que el fanático se comporte, en ocasiones, de manera violenta e irracional.

La Historia recoge pasajes que demuestran que lo peor es cuando el fanatismo se apodera del poder político, desarrolla sistemas para imponer sus creencias  y no vacila en castigar a quienes se le opongan, enviándolos a la cárcel e incluso matándolos.

En el trabajo publicado en “El Tiempo” de Bogotá se cita que el investigador Guillermo Pellegrini advierte que el fanatismo no es una enfermedad mental, pero se asocia a distintos trastornos de personalidad, especialmente los de tipo narcisista, y “puede llegar a extremos peligrosos como acosar, perseguir y matar seres humanos, tratando de imponer una creencia, doctrina o ideología, considerada buena solo para el fanático o para su grupo”.

El trabajo también señala que en la página web del Hospital Prisma, de Zaragoza, está asentado que “el fanatismo tiene que ver con la salud mental…”, y también dice mucho de la salud mental de las sociedades donde se presenta porque  “todo lo llevado a lo irracional o a la exageración desmedida es malo para la salud mental…”.

Todo eso debería ser tomando muy en cuenta en Venezuela, donde el fanatismo de lado y lado está dejando muchas muertes, muchos exiliados, y está destruyendo el bello país que siempre tuvimos los venezolanos, donde ahora, bajo la maraña de las redes sociales, defender el maltrecho periodismo y la distorsionada verdad se ha convertido en una ingrata tarea. El derrumbe del occidentalismo y el reconocimiento de la mediocridad como equilibrio de la sociedad, ya forman parte de ese debate.

@jajogra

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0