Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Clasificadas

Beneficios de jugar en familia y la importancia de incentivar los vínculos

Por:

informe21

26

Publicado: 16 de enero, 2019 — 19:27 p.m. (hace 1 mes)



Influye en el crecimiento físico y emocional de los niños, a la vez que permite una mayor comunicación y transmisión de normas de convivencia.

El juego es una actividad que sirve como instrumento para, de forma creativa y divertida, involucrarse en el comportamiento de los niños, el desarrollo de su potencial, educarlos y acompañarlos en su crecimiento. También favorece la comunicación con los adultos y abre la posibilidad de estrechar lazos más fuertes entre padres e hijos.

La psicoanalista Cristina Lucía Vogt sostiene que los padres que comparten los juegos de sus hijos propician el fortalecimiento del vínculo del niño con los adultos - hecho importante- dado que en la época vertiginosa en que vivimos, la mayoría de los padres tienen muchas ocupaciones que les restan tiempo para crear un espacio lúdico en familia.

Este intercambio entre padres e hijos colabora en el crecimiento físico y emocional de los niños, a la vez que permite la transmisión de normas y leyes de convivencia, señala la especialista.

"Al compartir juegos –sean juegos de mesa, juegos libres o deportivos– el juego mismo implica normas y prohibiciones, reglamentos o consignas a respetar. Por ejemplo, no trasgredir las reglas del juego o la alternancia de los turnos al jugar. El niño al jugar con otros –sus amigos, padres, hermanos– enriquece la relación con los miembros de su entorno, aprende a tolerar las diferencias, el respeto por el otro".

"Además, al participar en el juego, los padres, o quienes cumplan su función, tienen la oportunidad de reeditar sus vivencias infantiles, transmitirlas a los hijos, junto con la alegría que conlleva conectarse con el niño que ese adulto una vez fue. Los padres pueden así compartir sus experiencias, estrategias, tácticas en distintos juegos y aprendizajes en disciplinas deportivas", explica Vogt.

Según la psicoanalista, el juego puede ser utilizado como herramienta para incidir tanto en la educación del niño como en la confianza en sí mismo. "Los adultos educamos con el ejemplo, siempre que nuestros actos sean acordes con nuestras palabras. Cuando transmitimos las reglas de un juego las respetamos, estamos contribuyendo a que los niños adquieran una ética que se transforme en confianza en sus propios actos, cuando estos sean acordes a la ley".

En épocas donde impera el juego individual, donde parecería que los niños vivieran inmersos en una "burbuja virtual solitaria" y donde se ha ido dejando de lado el juego en familia, los adultos tienen recursos para poner un límite a este tipo de excesos y guiar a sus hijos hacia un espacio para compartir.

"Las batallas de hijos contra padres reivindicando el uso discrecional de la Playstation no es distinta a épocas anteriores en las cuales los progresos tecnológicos crecían a pasos agigantados. Antes tomaron la forma de las interminables horas que algunos niños pasaban frente al televisor, luego ante la computadora, la tablet o los videojuegos. Es nuestra responsabilidad como adultos limitar el consumo desmedido. No se puede tampoco vivir en una burbuja en contra de lo que las nuevas tecnologías y lo que su progreso implican, tampoco se trata de dejarse fagocitar por ellas. Considero que no se puede obviar el uso de la Playstation, pero sí controlar su uso, mostrar y ofrecer otras formas de entretenimientos y de juegos", asegura Vogt.

La vacaciones son el momento ideal para compartir en familia y realizar actividades que refuercen los lazos afectivos. "Es un tiempo que puede servir para cambiar la rutina, armar salidas recreativas familiares, compartir juegos y actividades, conocer lugares poco conocidos en la propia ciudad, favorecer la lectura compartida entre padres e hijos, cocinar en familia, etcétera. Que cada grupo familiar encuentre un espacio para compartir y disfrutar juntos, respetando los intereses de niños y adultos", completa la psicoanalista.

La lista de juegos, actividades lúdicas y recreativas, puede ser extensa. Lo esencial es buscar alternativas que involucren a toda la familia, y que incentiven la creatividad de los niños y así puedan transformarse en adultos responsables, solidarios y que contribuyan a una sociedad mejor.

No olvides consultar la sección especial de Salud

Fuente: Clarín

SP

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0