Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Tecnología

Parte de la instalación donde Rusia almacena muestras de viruela y el ébola explotó

Por:

gizmodo

87

Publicado: 17 de septiembre, 2019 — 8:00 a.m. (hace 1 mes)
Ver en fuente

Otras fuentes (1)



блядь! Una explosión en el Centro de Investigación de Virología y Biotecnología (Vector) del Estado de Rusia resultó en un incendio, cristales rotos por todo el edificio y un trabajador sufrió quemaduras de tercer grado el lunes, según el Boletín de Científicos Atómicos. Vector es uno de los dos únicos lugares en el mundo donde se almacenan oficialmente muestras vivas de virus de la viruela, y retiene reservas de otros patógenos mortales, incluidos el virus del Ébola y las esporas de ántrax.

Según la agencia estatal de noticias TASS, el administrador principal de la ciudad de Koltsovo, Nikolai Krasnikov, dijo que la explosión se produjo durante los trabajos de reparación programados, rompiendo cristales en el edificio y comenzando un incendio de grandes proporciones. Varios informes han indicado que el incidente comenzó con una explosión de gas. Sin embargo, Krasnikov enfatizó que no se almacenaron materiales biopeligrosos donde se produjo la explosión y el incendio, y que no existe una amenaza para la población general. El edificio Vector en cuestión no sufrió daños estructurales, agregó Krasnikov, mientras que el trabajador está en cuidados “intensivos”.

RT, otro medio de comunicación estatal, informó que el incendio pasó al poco tiempo a ser un “incidente mayor” y que el Ministerio de Emergencias envió 13 camiones y 38 bomberos.

La instalación de Vector es realmente enorme. Después de su fundación en 1975, se expandió constantemente para emplear a miles de investigadores y cubrir docenas de hectáreas, y en los últimos años se ha actualizado con importantes medidas de seguridad, según Slate. Por tanto, aunque parte de la noticia es alarmante, las probabilidades de que la explosión no estuviera directamente encima de la sala de la viruela son bastantes buenas.

Esto podría denominarse caritativamente de mal momento para que una instalación sensible del gobierno ruso experimente una explosión, al igual que la misteriosa que los funcionarios en el país describieron por primera vez como un accidente durante una prueba del Ministerio de Defensa de un sistema de propulsión líquido con cohete que mató al menos a cinco personas en agosto. Según los informes, a los médicos que atendieron a las víctimas no se les dijo que los pacientes estaban expuestos a materiales radiactivos (a uno se le dijo que debía haber comido “ cangrejos de Fukushima” en Tailandia). Más tarde se informó que la inteligencia estadounidense cree que el ejército ruso estaba tratando de ocultar un desastre durante un intento de recuperación de un misil de propulsión nuclear.

Como señaló el Boletín de Científicos Atómicos, Vector es considerado uno de los principales centros de investigación epidemiológica del mundo (acreditado con el desarrollo de una vacuna contra el Ébola este año), pero tanto este como los Centros para el Control de Enfermedades de EE. UU., donde se almacenan otras muestras de viruela, se han enfrentado a preguntas sobre los “procesos e infraestructuras de seguridad”:

Además, un funcionario soviético de alto rango de armas biológicas que desertó a los Estados Unidos en la década de 1990 afirmó que la viruela había sido trasladada al Instituto Vector para realizar investigaciones de armas biológicas.

El otro depósito de viruela del mundo, el CDC, también se ha enfrentado a preguntas sobre sus procesos e infraestructura de seguridad. En 2016, USA Today publicó una investigación sobre fallos en los centros, incluido un incidente en 2009 en el que los científicos en trajes de riesgo biológico pudieron ver la luz que se filtraba en una cámara de descontaminación donde se suponía que los trabajadores que acababan de trabajar con agentes patógenos mortales debían ser bañados en un químico de ducha.

En 2004, la investigadora del ébola Antonina Presnyakova murió después de pincharse con una aguja que portaba el virus en Vector. Según el New York Times, el incidente planteó “preocupaciones sobre la seguridad y el secretismo” después de un retraso de varias semanas en informar sobre el incidente a la Organización Mundial de la Salud, lo que significaba que los científicos de la agencia “no podían proporcionar asesoramiento inmediato sobre el tratamiento que podría haberle salvado la vida”.

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0