Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Regionales

Carabobeños compran juguetes usados para el Niño Jesús

Por:

caraotadigital

36

Publicado: 5 de diciembre, 2018 — 23:20 p.m. (hace más de 1 mes)



Foto: Dayrí Blanco

Yelennys Fernández caminaba por la avenida Bolívar Norte de Valencia con una expresión en su rostro que confundía. Se veía aliviada, pero triste, decepcionada. Cargaba dos bolsas grandes que contenían lo que se resume en la ilusión de sus hijos: Los juguetes del Niño Jesús. Pero esta vez no fue a una tienda a comprarlos, el dinero no le alcanzaba para eso. Así que recurrió a una venta de garage donde consiguió una solución a la que no esperaba recurrir nunca.

Ella viajó desde Puerto Cabello para poder hacer la compra. Gastó siete mil bolívares y logró llevarse lo que seguro le sacará sonrisas a sus hijos de cuatro y ocho años. “Primera vez que tengo que comprarles juguetes usados. Eso me llena de una profunda tristeza y decepción, pero para no quitarle la ilusión y la alegría a ellos lo hice”.

La ropa que usarán también será adquirida en una venta de garage, no tiene más opción. “No puedo pagar por lo que piden en las tiendas por más que trabaje y trabaje. No me alcanza el dinero”, dijo y respiró profundo.



Foto: Dayrí Blanco

En su casa no harán hallacas este 2018 tras años de tradición familiar. “Preferí darle a mis hijos su Niño Jesús, pero se hace imposible hacer la cena navideña esta vez”. Para ella, no haya ánimo en estos días de diciembre en las calles y los hogares. “ Estamos por el piso por la difícil situación que estamos viviendo en cuanto a economía se refiere, no es la misma alegría, ni la misma emoción, ha bajado un poco los ánimos, y eso afecta mucho la parte emocional”.

En casa de Lidetsy Larobles sí habrá hallacas, pero con severas restricciones. “Haremos muchas menos que en años anteriores, porque no nos alcanza para más nada”. Ella tiene un niño de 11 años que no recibirá juguetes ni estrenará ropa. “Esta vez no puedo con eso. Apenas tenemos para comer”.



Foto: Dayrí Blanco

Hay otras familias que no piensan en la fecha, solo en conseguir lo que necesitan para comer día tras día. “Haremos hallacas depende de las utilidades, es casi imposible porque todo está caro y sube, aumentan el sueldo y aumenta todo. Tampoco habrá juguetes porque uno de plástico cuesta dos mil o tres mil, una bicicleta como 40 mil, un par de zapatos cuesta más de 15 mil y no hay para eso, lo que uno medio consigue es para medio comer pòrque el sueldo no alcanza”, expresó José Alberto Centeno.

Es así como la tristeza, decepción y ganas de no quitarle la ilusión a los niños se conjugan en las calles de Carabobo desde comienzos del mes de diciembre. “Estamos mal, pero hacemos lo posible por estar bien y sonreír”, dijo Yelennys Fernández tratando de darse ánimos a sí misma.

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0