Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Nacionales

Triunfo de Chávez elevó esperanzas en el Movimiento Popular

Por:

correodelorinoco

37

Publicado: 6 de diciembre, 2019 — 16:01 p.m. (hace más de 1 mes)

Luego de décadas intentando armar en las comunidades los batallones para impulsar la revolución en nuestro país, finalmente ese día se abrieron las puertas para hacer realidad el sueño

“Yo estoy seguro de que mis ojos abuelos habrán de ver la patria liberada”. Con esas palabras respondió Alí Primera en 1983 a una interrogante nuestra sobre la posibilidad de ver concretarse algún día la revolución en Venezuela. Quince años después, el 6 de diciembre de 1998, por una vía inesperada, la electoral, aquel sueño cobraba visos de realidad. En el largo camino, muchos camaradas habían dejado su sangre sembrada en los caminos, no pocos de ellos integrantes del movimiento popular.

“Para el movimiento popular significo un triunfo para avanzar, para continuar nuestra gesta emancipadora, porque en Bolívar nos encontramos todos. Era el momento del movimiento popular, un grito de batalla para continuar la lucha”, expone, 22 años después, Juan Contreras, integrante de la Coordinadora Simón Bolívar, del 23 de Enero caraqueño.



Contreras recuerda que para aquel año “había un acumulado histórico de luchas, que arranca con José Leonardo Chirino, luego nuestros próceres en el siglo XIX, continuó con Ezequiel Zamora, la generación de los 60, 70, 80, 90, que se fueron a la guerrilla por la liberación nacional y el socialismo, y mas cercano, la rebelión popular del 27 y 28 de febrero de 1989, que enterró las recetas del FMI, con más de tres mil muertos, las rebeliones militares del 4 de febrero de 1992 con el comandante Hugo Chávez y la del 27 de noviembre, las 10.171 víctimas de la represión de los años sesenta, las masacres de Cantaura, Yumare, El Amparo”, enumera.

“Además de este panorama”, prosigue, “la cantidad de protestas que se llevaron a cabo en el campo popular, obreros, campesinos, indígenas,  estudiantes y los sectores barriales, que costaron una gran cantidad de muertos. Esa era la situación política de ese momento, caldo de cultivo para el cambio. Un agotamiento del régimen puntofijista”.

Tal contexto, encontraba a un “movimiento popular autónomo, en ascenso, patriota, revolucionario y antiimperialista, claro del camino a seguir, combatiendo en la calle, con la movilización, la lucha y los muertos”, indica el dirigente, quien recuerda que en la Coordinadora Simón Bolívar hicieron “una discusión que dio como resultado el apoyo a la candidatura de Chávez. Entendimos que el enemigo de nuestros pueblos era el imperialismo y las oligarquías criollas de cada país. Lo importante en ese momento era echar a la casta política que gobernaba para los intereses oligarcas de la clase pudiente”.

Esperanzas al vuelo

Después de tantos años de combate, la palabra esperanza cobró un significado tangible, coincide Antonio Aponte, fundador y militante para ese momento de La Vega Dice, uno de los periódicos pioneros de la comunicación popular y alternativa en el país: “El triunfo de Chávez representó y sigue representando la esperanza, la profundización del proceso revolucionario, con la Constituyente entonces y ahora”, sostiene.

En ese momento, “apostábamos al desarrollo del movimiento popular. Al principio teníamos dudas por su condición de militar, dadas las referencias cercanas como Chile. La toma del poder se veía como un espejismo. Sin embargo, en el 98 ya teníamos más claridad con Chávez. Se veía como una alternativa que se pudiese cristalizar, como efectivamente ocurrió, pero antes había cierto escepticismo por las experiencias de derrotas en las décadas anteriores. Sin embargo, el movimiento popular se mantenía en la calle resistiendo, en el combate, echándole bolas con los problemas reivindicativos, como una forma de ir fortaleciendo la toma de conciencia política por parte de la población. Se mantenía la esperanza de que algo pudiera surgir con mayor fuerza”, describe.

Luego de la rebelión del 4 de febrero, en el seno del movimiento popular se intensificaron los debates. Visitas de algunos camaradas a las cárceles de la dignidad, donde se encontraban aquellos jóvenes militares, permitieron ir madurando posiciones: “Nosotros le hacíamos llegar el periódico a Yare y el Comandante conocía la experiencia que se venía desarrollando en La Vega, lo que encarnaba el equipo que lo hacía. También ayudó que el actual presidente, Nicolás Maduro, venía de la Liga Socialista, en la cual yo también militaba, y pudo establecer ese puente. En el 98, tuve la oportunidad de preguntarle en la plaza Bolívar de La Vega qué le permitía pensar que a través de las elecciones podía llegar a la Presidencia, por la situación de la derecha, que en un determinado momento, a la hora de verse en peligro podía arremeter de cualquier forma, y el Comandante dijo que él venía de las filas de los paracaidistas del Ejército y que allí aprendieron a medir cuál era el momento apropiado y las condiciones para lanzarse, y él consideraba que ese era el momento”.

T/ Jimmy López Morillo

F/ Archivo

Caracas



¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0