Internacionales

Un ex policía de Texas fue a juicio por matar a un joven desarmado de 15 años

Por:

infobae

55

Publicado: 21 de agosto, 2018 — 4:25 a.m. (hace más de 2 meses)

Por Eva Ruth Moravec (Especial para The Washington Post)



Varias personas protestan ante la Corte de Dallas por la muerte de Jordan Edwards a manos de un policía (LM Otero/AP)

Dallas – Un ex agente de policía de Texas que el año pasado mató a un adolescente negro desarmado, que salía de una fiesta, fue juzgado hace unos días por asesinato.

El fatal desenlace de Roy Edwards, de 15 años, por parte de Roy Oliver, de raza blanca, se convirtió rápidamente en otro punto clave en el debate nacional sobre la aplicación de la ley y el uso de la fuerza. El estudiante de primer año de secundaria fue una de las personas más jóvenes asesinadas por la policía en 2017.

A pesar del intento de última hora de los abogados de la defensa de detener el juicio, el caso comenzó sin incidentes en un tribunal del condado de Dallas. Oliver, de 38 años, ex oficial en el suburbio de Balch Springs, afirma que disparó para proteger a su compañero. Inicialmente, la policía señaló que el auto en el que viajaban el adolescente, su hermanastro y sus tres amigos revirtió "agresivamente" hacia los oficiales, pero luego reconoció que el video de la cámara del cuerpo mostraba lo contrario.

En su declaración de apertura del juicio, el fiscal Mike Snipes llamó a Edwards "un niño inocente que no hizo nada malo esa noche". Su madrastra, la primera testigo, lo describió como su "fiel compañero para ver la televisión" . Agregó con lágrimas en los ojos: "Nadie más va a ver Lifetime conmigo".

Oliver fue despedido tres días después de la muerte del joven, y las autoridades dijeron que el veterano de seis años había violado varias políticas del departamento. Su compañero testificó que no había nada que indicara que estaban en peligro.

Si bien es muy poco común que los agentes sean acusados de disparar contra civiles, y mucho menos que sean condenados, Oliver es uno de los cuatro ex policías acusados en el condado de Dallas durante el año pasado y el segundo en ser juzgado.



El policía Roy Oliver está acusado de disparar contra civiles (Cárcel del Condado de Parker)

En enero, el ex agente de Farmers Branch, Ken Johnson, fue declarado culpable de asesinato y agresión con agravantes y sentenciado a 10 años de prisión por disparar a dos jóvenes de 16 años, uno de los cuales resultó muerto. En 2016, Johnson estaba fuera de servicio y con ropa normal cuando atrapó a los adolescentes mientras entraban a su vehículo personal. Después de una corta persecución, Johnson embistió al otro auto, salió del suyo y disparó 16 veces.

En septiembre, el ex oficial de policía de Mesquite Derick Wiley tiene programado ir a juicio en conexión con un tiroteo registrado el otoño pasado en el que se hirió a un hombre que intentaba abrir su propio camión. Wiley había estado respondiendo a una denuncia de un posible robo de automóvil.

Se espera que el juicio de Oliver dure, al menos, una semana. Se enfrenta a un cargo de asesinato y dos cargos de asalto agravado con un arma mortal.

La noche del tiroteo, Edwards, su hermanastro y sus amigos habían ido a una gran fiesta, que fue anunciada a las cinco escuelas de secundaria de la zona a través de Snapchat. El grupo se marchó cuando la policía llegó alertada por una llamada de estudiantes en estado de embriaguez.

Después de hablar con el adolescente que organizaba la fiesta, los oficiales escucharon una docena de disparos, que luego se descubrió que provenían de un estacionamiento cercano. El caos llenó la calle, y el hermanastro de Edwards fue hacia su auto para irse, según el fiscal . Oliver corrió hacia el vehículo mientras su compañero intentaba detenerlo.

Como un "último acto heroico", según dijo Snipes al jurado, Edwards gritó a los demás que estaban con él en el auto que "se agacharan". Oliver disparó cinco veces, le dio en la cabeza de Edwards y él murió en el acto.

El episodio desató la indignación en el norte de Texas y atrajo la atención nacional , que podría reavivar el testimonio del compañero de Oliver.

Durante su aparición de una hora en el estrado, el oficial Tyler Gross dijo que había usado su arma para golpear una de las ventanillas del auto y romper el vidrio . Luego oyó disparos, se volvió y vio humo saliendo del arma de Oliver.

"Solo querían que se detuvieran", dijo Gross sobre los adolescentes. No tenía miedo y no sintió la necesidad de disparar con su propia arma : "No tenía miedo en ese momento", testificó Gross.

El equipo de defensa optó por mantener sus declaraciones de apertura para más adelante en el juicio. En junio, intentó infructuosamente cambiar el lugar, alegando que la cobertura mediática del caso ha sido "omnipresente, perjudicial e incendiaria" . Una foto de Oliver con uniforme de la cárcel, a menudo, ha acompañado a los artículos, y eso es un punto de preocupación, según escribió en una declaración jurada.

Daryl Washington, un abogado de la familia Edwards, afirmó hace unos días que están "listos para poner en marcha las cosas, y listos para que se dicte justicia ". "Es extremadamente difícil, porque estas son heridas que se están reabriendo. La familia tiene que revivir esta pesadilla una vez más", manifestó.

Una demanda civil federal que la familia presentó contra Oliver y la ciudad de Balch Springs está en espera mientras se lleva a cabo el proceso criminal.

La matanza de un menor por parte de las fuerzas del orden público sigue siendo poco común , según datos nacionales y estatales.

De acuerdo a los informes presentados ante la Procuraduría General de Texas desde 2005, 30 personas han sido asesinadas a tiros por la policía. Edwards es uno de los más jóvenes de la lista , aunque también hay otro niño de 6 años y otros tres que son parte de ese conteo.

A nivel nacional, los agentes del orden público han matado a casi una docena de personas desde 2015, según datos recopilados por The Washington Post . Durante ese mismo período, la policía también mató a tiros a dos niños de 6 años, uno de 12, uno de 13 y dos de 14.

"Es un algo bastante significativo cuando un joven recibe un disparo de la policía ", comentó Mike Males, investigador principal del Centro de Justicia Juvenil y Criminal.

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0