Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Nacionales

Gobierno juega con el hambre del pueblo, ¿qué pasó con los perniles del CLAP?

Por:

analitica

52

Publicado: 9 de diciembre, 2018 — 12:53 p.m. (hace más de 1 mes)

Cada año, para la temporada decembrina, el Ejecutivo Nacional anuncia aumentos de salarios, bonos, aguinaldos, además de una gran dotación de alimentos administrados por Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción CLAP, a quienes se les encarga entregar los prometidos ingredientes para las hallacas y el pernil, ese que muchos venezolanos después de largas esperas, no pueden llevar a sus hogares para la cena de navidad porque el gobierno termina incumpliendo lo prometido.

Según Diosdado Cabello, presidente de la ANC, de las 20 mil toneladas de pernil que presuntamente consiguió el Estado entre producción nacional e importaciones “(…) no estarán al alcance de todos los venezolanos, sino que se le dará prioridad a los que menos tienen”. Cabello aseguró que las 20 mil toneladas de pernil se repartirán a los que han sido castigados por la guerra económica. Allí es a donde tienen que estar dirigidos”, señaló en la edición 233 de su programa Con el Mazo Dando, transmitido por Venezolana de Televisión.



Estas declaraciones son contrarias a las que señaló el primer mandatario venezolano, Nicolás Maduro, quien garantizaba que las 20 mil toneladas estarían destinadas a las seis millones de familias que reciben alimentos mediante los Comité Locales de Abastecimiento y Producción CLAP.

Según las cifras que maneja el gobierno nacional, unas 14 millones de personas se han suscrito al carnet oficialista, porque según los comentarios de la opinión pública y de muchos ciudadanos, no tienen otra opción si necesitan tener acceso a la educación, vivienda y ciertos alimentos en el país. De esta manera, el gobierno ejerce un control social y político con el carnet de la Patria, porque pone a su merced al pueblo que es el que a cambio de “ciertos beneficios”, desea salir de la crisis humanitaria, la escasez de alimentos, de medicinas, de deficientes servicios públicos y otras problemáticas de gran complejidad en el país.



¿Populismo para ganar votos?

Mientras la hiperinflación en Venezuela se come los bolsillos de los venezolanos, el presidente Nicolás Maduro promete cancelar un bono de 2.000 Bs.S y un pernil a aquellos quienes tengan el Carnet de la Patria, que según un artículo de ABC internacional del 07 de diciembre, se utiliza como “(…) una forma de comprar su voto para las elecciones de concejales municipales”, convocadas para hoy domingo.

Hasta ahora, según reseña ABC, “(…) de las 20.000 toneladas de pernil que ofreció Maduro apenas ha llegado la mitad – sin anunciar de dónde se importaron- , lo que ha generado polémica entre los chavistas que reciben su caja de alimentos del CLAP una vez al mes”.



En el interior del país, los alimentos no llegan por el incumplimiento de la promesa navideña de Maduro, “(…) quien ha hecho alardes de ser un “San Nicolás” con regalos a los chavistas, mientras que una gran cantidad de personas hacen largas colas en los puntos de distribución del pernil, son reprimidas por la Guardia Nacional Bolivariana FANB.



Guárico y Ciudad Guayana a la espera del pernil que no llega

Las peleas por un pernil se repiten este año como las registradas el año pasado cuando en realidad apenas un 10% de los chavistas recibió el codiciado plato navideño.



Recientemente, vecinos del sector Comoruco, de Altagracia de Orituco en el Estado Guárico, fueron reprimidos mientras protestaban por el costo del pernil ofrecido por Nicolás Maduro. Los medios de comunicación y personas afectadas por la espera de los alimentos navideños, tomaron fotos en las que se observa a ciudadanos heridos por perdigones presuntamente disparados por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, FANB.

La protesta se generó por el incumplimiento de la venta y el precio del mismo que fue aumentado de Bs. 500 a Bs. 700, montó que no fue estipulado por el Ejecutivo.



Mientras tanto en Ciudad Guayana, Jesús Hernández, miembro del partido político La Causa R, explicó que en las manifestaciones donde hubo varios heridos en Guayana, el presidente Nicolás Maduro había anunciado que “repartiría 20.000 toneladas de pernil mediante las cajas CLAP”, y que serían distribuidos a precios “solidarios”, pero hasta ahora nada de lo prometido se cumple.

Nuevamente, los venezolanos se mantienen haciendo colas de larga espera para obtener los alimentos prometidos por el gobierno para hacer las hallacas en esta navidad y comerse el pernil en noche buena. La sede de la Corporación Venezolana de Aluminio VENALUM, fue uno de los escenarios de gran impaciencia y espera tras las esperanzas de que el gobierno les cumpla como les prometió.



Medio pernil para Petare

En Caracas, el problema de la distribución y entrega de perniles también provocó numerosas reacciones en las que vecinos de La Ceiba en el barrio Unión-Petare, de la Gran Caracas denunciaron graves irregularidades en la entrega del pernil hecha por el Gobierno a través de los CLAP.

Desde el 1 de diciembre, el Gobierno de Maduro anunció que se daría inicio al reparto de los perniles en Caracas, pero con las entregas existen denuncias de que estos perniles son divididos por los Consejos comunales de ese sector.  “El consejo comunal de esta zona está dividiendo perniles, que no pesan ni 4 kilogramos entre tres y seis familias”, según la información aportada por la periodista Raylí Luján mediante su plataforma digital (@RayliLujan).  Denuncian irregularidades con la entrega del pernil en Petare



¿Y el pueblo? ¿De nuevo es engañado?

Si nos ubicamos en diciembre de 2017, observamos el mismo problema que se está presentando con los perniles y los ingredientes de las hallacas que distribuyen los CLAP. Hace un año, se registraron múltiples manifestaciones en la última semana en zonas populares de Caracas y otras ciudades, luego de que muchas comunidades no recibieran los perniles que el gobierno prometió a través del programa de venta de alimentos a precios subsidiados.



En aquel entonces la prensa reseñó a través de Panorama: “Tenemos cuatro meses sin recibir las cajas de los CLAP , y lo del pernil es un engaño”, según las declaraciones de Miriam Brito, de 40 años y madre de una niña de 7.  En ese entonces, un centenar de vecinos bloqueó con cuerdas, viejos neumáticos y escombros una avenida en una barriada del centro de la capital donde podía leerse: “Queremos la caja y el pernil”.

“¿Qué pasó con el pernil? Nos sabotearon, dijo Nicolás Maduro en diciembre de 2017: “Portugal nos echó la broma (…) compramos todo el pernil que había en Venezuela, todo, y teníamos que importar (…), pero nos persiguieron las cuentas bancarias y dos barcos gigantes que venían”, dijo Maduro en cadena de radio y televisión en aquel momento”.

Panorama reseñó además: Jesús Castellanos quien vive el mismo barrio que Miriam y protestaba este jueves, señaló: “Prometió por televisión que iban a venir los perniles y ahora está echando el cuento de Portugal (…). La gente ya no le cree esos cuentos, ¡el pueblo no vive de puras mentiras!”, dijo este zapatero de 64 años”.

Hace un año los manifestantes, no le vieron la cara a los perniles o éstos, se repartieron de forma insuficiente para satisfacer a las 300 familias de la comunidad, por lo que más tarde, todos los medios se hicieron eco de las denuncias, “(…) fueron entregados en una rifa. Es una burla”.

Y en ese diciembre de 2017, el dirigente oficialista Freddy Bernal, encargado de dirigir los CLAP, argumentaba además que “(…) 15 toneladas adicionales de pernil estaban bloqueadas en la frontera con Colombia”.

Precios navideños de espanto



Si en el 2017 muchos venezolanos tuvieron que hacer grandes sacrificios para poder probar una hallaca, comerse una rodaja de pan de jamón o comprarse alguna prenda para estrenar el 24 o el 31 de diciembre, este año la cosa se ve más cuesta arriba.

En aquel entonces la inflación rondaba por  los 2.616% según índices de la Asamblea Nacional AN, pero para diciembre de 2018, muchos de los economistas vislumbran una hiperinflación que sobrepasará el 1.000.000.000%, lo que nos lleva a pensar que estas navidades realmente serán mucho más austeras, o por lo menos más sencillas que las de otros años en cada uno de los hogares de los venezolanos.



Hallacas, Pan de jamón, turrones, ponche crema y perniles están por las nubes. Ya el pasado 8 de noviembre, el presidente de Fedecámaras-Vargas, Eduardo Quintana, calculó una caída de 90% en las importaciones navideñas entre los últimos cuatro a cinco años y destacó un panorama menos optimista ya que para el presidente de este gremio empresarial, “(…) esas tradiciones se perdieron porque son considerados “artículos suntuarios”, que no entran en el proceso económico de la “dolarización que controla el alto Gobierno”. Para Quintana esta situación,” continuará hasta que exista un cambio” de modelo económico y político en el país.

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0