Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Opinión

Nelson Castellano-Hernández: Venezuela no puede esperar

Por:

noticierodigital

32

Publicado: 12 de enero, 2019 — 10:46 a.m. (hace más de 2 meses)



Vivimos la calma chicha, Venezuela parece suspendida en el tiempo, la atmosfera está en aparente quietud. El aire se siente pesado, asfixiante, como si se preparara la tormenta.

Solo que los procesos sociales tienen sus tiempos, distintos a los minutos que marca el reloj. Maduro es ilegitimo, su toma de posesión ha sido una farsa, no reconocida a nivel internacional y nada menos que por el 90% de la población venezolana.

El proceso de transición ha comenzado, ratificó el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, único organismo legítimo, reconocido por la comunidad internacional.

Guaidó no se fue por las ramas, “el día de ayer no hubo una juramentación, sino que hubo una usurpación de cargo. ¡Nicolás Maduro es totalmente ilegítimo!”. Los pasos deben darse de forma enérgica pero no de manera irreflexiva, sabemos el terreno que pisamos.

Organizaciones internacionales como el Grupo de Lima, que incluye a trece países americanos, entre los que se encuentran Argentina, Brasil, Chile y Colombia, que no consideran legítima la reelección del sucesor de Hugo Chávez.; la OEA, que aprobó una resolución —que declara “ilegítimo” el gobierno de Maduro; la UE quien lamentó la juramentación ilegitima y reaccionó en contra, indicando que las elecciones que se celebraron en mayo del año pasado en Venezuela no fueron ni libres ni justas y sus resultados no fueron creíbles.

Canadá, EEUU, Japón, también lo han rechazado. Los jefes de estado de Chile, Argentina, Panamá, Ecuador, se han expresado en contra públicamente; Paraguay rompió relación con el régimen dictatorial; Perú, acaba de prohibir la entrada de Maduro y a más de 100 miembros de su gabinete y familiares cercanos, a su país.

Llueven las denuncias y el rechazo al régimen delincuente que se instala en Caracas. Presagian tempestades, sanciones, mayor inflación, más opresión… y aunque resulte inverosímil mucho espionaje y persecución, hacia los mismos chavistas, en los cuales Maduro dejó de creer.

Se mueven piezas y se esperan definiciones, Venezuela no puede esperar. La historia, la Constitución y las leyes no tienen lapsos indefinidos… llegó la hora de asumir retos patrióticos… diputados, políticos, académicos, la iglesia, los estudiantes, empresarios … y los militares patrióticos deben decir ¡presente!

El país reclama verdades, posiciones valientes y trascendentales para su futuro. No hay espacio para malabarismos idiomáticos, para manipuladores, ni para supuestos patriotas hipócritas; La salida hay que empujarla dando los pasos necesarios, tendiendo puentes nacionales e internacionales… sin posibilidad de errores, que puedan decepcionar al pueblo venezolano o a la comunidad internacional.

La agenda no puede ser para estudiar posibilidades, sería irresponsable haber llegado a este momento sin tener claro lo que debía realizarse. Los pasos esperados solo pueden obedecer a una urgencia: la recuperación de la democracia venezolana.

Los manipuladores de oficio propondrán: conversaciones, consultas, diálogos para retardar y darle tiempo al régimen. Él ya está allí y con poder… pero sin pueblo, ni apoyo internacional, dos cartas estratégicas que debemos conservar y utilizar para alcanzar la libertad.

El que no esté consciente que, ya estamos viviendo un acuerdo nacional por la libertad, sobra en este momento. La legitimidad esta de nuestro lado, se ha pagado un precio muy alto por ello, resulta innecesario a estas alturas, repasar la lista de los caídos luchando por la transición.

Ayer discutía con un manipulador de oficio, que pretendía que lo tratara de forma diplomática para avalar su hipocresía, imponiendo su manera de actuar aprovechándose de un acto público. “¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano”. (Mateo 7:5)

Debemos estar atentos, frente a esos opositores vestidos con piel de cordero, que cual chavistas de base, se han colocado franelas apoyando a Teodoro, después a Rosales y últimamente a Falcón… atentos a la cercanía del candidato que piensan ganador. No es de extrañar, al igual que los chavistas, muchos de ellos tienen formación marxista… o intereses personales.

Evitemos distracciones y perder un tiempo tan valioso; “no le echéis perlas a los cerdos” (Mateo 7:6). Reza la analogía utilizada por Cristo, para demostrar cómo reaccionar frente a la gente, cuando ellos viven en rebelión contra la verdad y cerrando sus mentes y corazones al conocimiento espiritual.

De corderos también se han vestido Maduro, Arreaza y hasta Maikel Moreno, reclamando a los países extranjeros que defienden al pueblo venezolano y al sistema democrático. Maduro ya instruyó a su canciller, para que imprima las notas de protesta por docenas y dejárselas firmadas.

Por allí se filtró Istúriz, siempre buscando conservar un puesto. Dándose golpes de pecho por el incendio de unos galpones del IVSS en la carretera de Guarenas, pero haciéndose el loco por la destrucción de todo el sistema hospitalario venezolano, del cual él es cómplice.

Lo importante es no dejarnos distraer, ni por unos ni por otros. La situación es álgida y arriesgada, la victoria no está garantizada; enfrentamos un grupo de delincuentes instalados y en control de las instituciones.

Con ellos no hay negociación posible, las mafias no se rinden nunca. Pero eso no significa que nosotros debemos claudicar. Venezuela no aguanta que la sigan expoliando, ni seguir sometida por el hambre y la miseria… el que crea que la pasividad es eterna o que la sociedad civil se rindió, también se equivoca.

Es preciso recordar a cada uno de los cómplices de la debacle, así como de aquellos miembros de sus familias, que pretenden disfrutar lo mal habido. El que no se defina es este momento, que arrastre con sus consecuencias.

Esto incluye, militares, jueces, fiscales y miembros del TSJ y a todos esos que aplaudieron ante las cámaras la proclamación de la dictadura. Las páginas de la historia que se escriben en este momento, no tiene precedentes en Venezuela.

Aquí se trata de negociar con los que tienen acceso a las armas, los intereses económicos en juego y con los aliados internacionales.

Ya no se trata de partidos o ideologías, de civiles o militares, de ignorantes o ilustrados. Se trata de enfrentar delincuentes, al crimen organizado, a los traidores a la patria… se trata de la supervivencia como país.

Cualquier error será fatal para la democracia y la libertad, para los líderes políticos y sus agrupaciones. Sera fatal para la credibilidad y la esperanza… sin ellas faltaran voluntades, actos heroicos, apoyo internacional y pueblo.

Ex Cónsul de Venezuela en París

[email protected]

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0