Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Internacionales

Una pareja se divorcia, luego ella le donó un riñón

Por:

infobae

43

Publicado: 11 de enero, 2019 — 20:49 p.m. (hace más de 2 meses)

Maya Ziegler y Bill Henrichs, de Minnesota, quedaron como buenos amigos, tanto que ella no dudó en ayudarlo cuando necesitó un trasplante Por Cathy Free



Maya Ziegler en Rochester, Minnesota Foto:(Linda Henrichs)

Después de 21 años de matrimonio, Bill Henrichs y Mary Ziegler , que fueron novios desde la escuela secundaria, llegaron a la conclusión de que ya no eran una pareja.

La pareja se divorció en 1995 y tomaron caminos separados, pero ellos siguieron viéndose el uno al otr o en la escuela de sus hijos y en acontecimientos deportivos. De vez en cuando, ellos se habían encontrado en algún restaurante o en el supermercado en la ciudad donde radican, St. Cloud, Minnesota.

"Nuestros intereses fueron diferentes", dijo Ziegler, de 62 años. "Pero nosotros siempre fuimos buenos amigos , y a pesar de que acabábamos de separarnos, la familia era una parte muy grande e importante de nuestras vidas".

En febrero de 2018 ella y Henrichs, tambi{en de 62 años, aprendieron que ellos congeniaban bien, pero de forma biológica , ambos tenían el mismo tipo de sangre.

Los riñones de Henrichs comenzaron a fallar, y él necesitó un trasplante. Después de que casi 40 miembros de familia y amigos fueron probados como donantes posibles , sólo una persona resultó ser perfecta como donadora: Ziegler.

Nunca pasó por la mente de Ziegler dudar si ella donaría un riñón. "Yo inmediatamente supe que esto iba a pasar" dijo. "Él y yo crecimos juntos, nosotros tenemos dos hijos juntos. Y yo sabía que mis niños y nietos necesitaron a su padre y abuelo en sus vidas".

El 16 de octubre, más de cuatro décadas después de que ellos dijeron frente al altar "sí, acepto", ella y Henrichs, fueron directo al quirófano en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. Uno de los riñones sanos de Ziegler le fue retirado y dado a su ex marido.

El trasplante no afectó demasiado a Ziegler que se fue a casa después de tres días , mientras que Henrichs dos semanas después, tras estar bajo observación y realizarle algunas pruebas.



Bill Henrichs en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, en octubre después de la donación de un riñón por parte de su antigua esposa. Foto: (Linda Henrichs)

"La cirugía fue un éxito, el nuevo riñón trasplantado funciona bien y el Sr. Henrichs sigue mejorándose y se repone de la cirugía", dijo Andrés Bentall, nefrólogo de trasplantes en la Clínica Mayo y uno de los doctores de Henrichs.

"La donación de Ziegler es muy importante", dijo Bentall, "porque esto le permite a Henrichs evitar saltar meses o años diversos tratamientos de diálisis esperando un riñón, un proceso degenerativo sobre su cuerpo".

Henrichs dijo que él estuvo muy agradecido por la compasión y generosidad de su ex esposa , pero que también se preocupó en las horas previas antes de la cirugía. "¿Qué hago si algo te pasa? " él dijo a Ziegle r. "Ella me dijo: 'Si algo pasa, es lo que tenía qué suceder'", recordó Henrichs. "Hablamos de ello un poco, y ella me hizo sentir mejor. Y desde luego dije, 'Gracias´. Lo que ella hizo es increíble. Todavía le agradezco cuando me despierto por la noche y pienso en ello".

Su historia de amor y fraternidad

Henrichs y Ziegler tenían 14 años cuando se conocieron en un autobús de la escuela en el noveno grado después de acudir a cantar a una clínica de ancianos para el crédito suplementario en estudios sociales.

"El autobús estaba muy lleno", recordó Ziegler. "Terminé por sentarme sobre el regazo de Bill. "Después de esto, la pareja asistió a bailes juntos y continuaron frecuentándose en su pequeña ciudad de Princeton, Minn. "Nos hicimos muy buenos amigos y congeniamos a lo largo de estos años realmente bien" dijo Henrichs. "Después de que terminamos la carrera [del instituto], pareció natural casarnos".



Foto de la boda en 1974 de Bill Henrichs y María Ziegler. (Cortesía de Bill Henrichs)

"Bill tocó la guitarra y el bajo e iba a ser una estrella rock famosa", dijo Ziegler, "y yo iba a ir a la universidad". La vida los llevó por otro camino y ellos pronto tendrían que conseguir empleos de jornada completa para pagar sus cuentas.

Ella asistió a la universidad durante un año, luego comenzó a trabajar para un distribuidor de bebidas , un trabajo que ha mantenido durante más de 40 años. Henrichs estaba en el negocio de comunicaciones durante años hasta que provee él pudo retirarse.

Después de 14 años de matrimonio, decidieron comenzar una familia, criando a Matthew, ahora de 32 años, y Macy, ahora de 28. "Nos casamos cuando nosotros teníamos 18 años, entonces yo no estaba lista para comenzar una familia hasta más tarde", dijo Ziegler.

Después de varios años juntos, "habíamos desarrollado nuestra personalidad en quien realmente éramos", dijo ella. "Y era obvio que nuestros intereses eran muy diferentes. No era que no nos gustáramos el uno al otro , nosotros solamente no teníamos tantas cosas en común".

Mientras ella era abierta y disfrutó yendo de excursión y andar en bicicleta, Henrichs era atraído más por el contenido de la biblioteca. "Yo también trabajaba mucho y estuve demasiado tiempo lejos de la familia", dijo Henrichs.

Ellos decidieron que era importante quedar en términos amistosos después de su divorcio para hacer la vida más fácil para sus niños, dijo Ziegler. Ella posteriormente se volvió a casar dos años más tarde. Mientras de Bill también se volvió a casar, ahora con Linda Henrichs, una empleada de comercialización de software y madre de dos hijas en conjunto.

Linda Henrichs, de 57 años, tiene algo para decir sobre esto. "Le estoy muy agradecida, Mary realmente me dio la oportunidad de estar con Bill dos veces, una después de su divorcio y la siguiente con este un trasplante de su riñón", dijo ella.



Foto de la boda en 1974 de Bill Henrichs y Linda Henrich en su casa en diciembre, dos meses después de que él recibiera un riñón de su antigua esposa Foto: (Cortesía Mary Colleman)

"Mary tiene un espíritu muy generoso, la buena voluntad de ayudar quienquiera que lo necesite es maravillosa, y tenemos la suerte de tenerla en nuestras vidas, añadió Linda.

"Como Mary siempre dice ´Bill nunca dejó a la familia, solamente la amplió'". Ziegler también encontró un nuevo compañero de excursión, Bill Moes, hace 11 años (ellos se casaron en 2016 en una ceremonia que estuvo proveída de comida por su antiguo esposo ).

Ella había estado preocupada sobre la salud de su ex marido durante años. Él averiguó que tenía la diabetes un poco después de su divorcio.

"Cuando supe que él necesitó un nuevo riñón, no tuve ninguna duda que yo podría ser la donante", dijo ella. Días más tarde, una llamada vino de la Clínica Mayo para hacerle saber que ella compartía gran compatibilidad con su ex esposo (ella y Bill Henrichs comparten el mismo grupo sanguíneo tipo O), pero ella también quiso proteger a su hija del peligro de una cirugía, ya que Macy también fue considerada una buena posibilidad para la donación , sin embargo, Ziegler no quiso exponerla ya que es madre de dos pequeños.

Cuando Ziegler llamó a Henrichs para decirle que ella quería ser su donante, él recordó que se sintió abrumado. "Yo podría haber esperado en la lista de trasplantes durante tres a seis años", dijo. "Finalmente habría tenido que pasar por la diálisis. Los doctores me habrían advertido que era muy posible tener que pasar por la diálisis, entonces era un alivio que Mary se hubiera ofrecido. Pero también estuve preocupado por todo lo que ella iba a atravesar".

Ziegler no compartió aquellas preocupaciones. "Estoy en buena forma para mi edad. Hago mucho yoga, y como sano", dijo. "La única cosa sobre la que remotamente estuve preocupada era faltar a mi trabajo durante mucho tiempo, porque no soy una persona que le guste holgazanear". Tres semanas después del trasplante, ella pudo regresar a trabajar y comenzó a hacer yoga – un regreso rápido, ya que se considera que el donante de riñón necesita un período de recuperación de entre seis a ocho semanas.

Ziegler dijo: "Sé que él y Linda están agradecidos, y estoy encantada que  pude ayudar. Yo tendría que decir que toda esta experiencia nos ha acercado más".

Ella y Henrichs esperan que al compartir su historia, otras familias sepan que el divorcio no siempre es una razón para cortar lazos . "El divorcio es el divorcio, pero no hay ninguna razón para pelear", dijo Henrichs. "Hay muchos motivos por qué es importante ponerse de acuerdo".  Él hace una pausa y ríe. "Usted no sabe si algún día necesite un riñón. "



Los antiguos esposos Bill Henrichs y Mary Ziegler retratados en octubre después de la comprobación en la Clínica Mayo la noche antes del trasplante. (Linda Henrichs)

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0