Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Economía y finanzas

#YoTePregunto | Aristimuño: 2020 será un año aún más complejo y retador

Por:

bancaynegocios

27

Publicado: 15 de octubre, 2019 — 13:31 p.m. (hace más de 3 semanas)

El economista César Aristimuño, director general de la firma consultora Aristimuño Herrera & Asociados, observa un entorno para hacer negocios en Venezuela altamente complejo y retador, tanto en lo que queda de 2019 como en 2020, independientemente de si la situación política del país cambia y se aplican unas medidas económicas diferentes.

En consecuencia, considera que los empresarios y gerentes están obligados a desarrollar mejores estrategias y ser aún más creativos para enfrentar esta coyuntura, porque la sobrevivencia de las empresas va a depender, más que nunca, de la calidad de los líderes y su capacidad para cohesionar equipos en escenarios de crisis.

«Muchas empresas van a enfrentar dilemas definitivos para su permanencia en el mercado en 2020, porque los márgenes de ajuste ante un entorno volátil y difícil son cada vez más limitados«, advierte.

«La consigna sigue siendo ´sobrevivir´, y será así por un tiempo más, pues mientras no exista un cambio en lo político estable, que ofrezca no solo estrategias económicas distintas, sino gobernabilidad, no habrá cambios significantes en lo económico. Por lo pronto, y para los próximos meses, debemos recordar que todas las variables que nos han traído hasta el contexto económico actual, se encuentran vigentes, no han variado, sólo se encuentran represadas, por lo cual la estabilidad económica actual artificial puede cambiar rápida y violentamente», lanza una primera recomendación.

ByN: Cuando usted habla de «estabilidad económica actual», ¿concretamente a qué se refiere?

César Aristimuño (CA): La estrategia de control estricto sobre el aumento de la liquidez, a través de un elevado encaje legal bancario y una desaceleración en la emisión de dinero desde principios de año, ha conducido a una estabilización del tipo de cambio, que se ha apreciado en algunos momentos, y a una desaceleración evidente de la inflación. Lo que digo, y quienes hacen negocios y gestionan empresas deben estar claros en eso, es que esa situación no es sostenible en el tiempo.

Igualmente, hay que decir que, como no existe un set de políticas integral para enfrentar esta crisis y las condiciones financieras del gobierno son muy negativas, debido a las sanciones internacionales y otros factores internos, como la continuada crisis de la industria petrolera, los costos de esta restricción forzada de la liquidez son muy elevados. La reducción del crédito bancario a niveles prácticamente nunca vistos, ha profundizado la recesión y ha descapitalizado aún más a las empresas. Y, en términos sociales, la reducción agresiva del gasto público también ha tenido consecuencias muy serias, en un entorno de depresión e hiperinflación.

¿Qué hacer si no hay crédito bancario?

– La disminución del crédito es un asunto medular. ¿Cómo hacer para enfrentar esta situación?

– En nuestro más reciente Informe de Perspectivas para el tercer trimestre abordamos este tema. El financiamiento bancario está limitado. Hoy el encaje legal impide que los bancos puedan atender a todos sus clientes y no es tan barato como antes acceder al crédito. En los próximos meses, si se aprueba el nuevo mecanismo de indexación de crédito, los clientes no tendrán forma de poder estimar su costo. En todo caso, en el presente los clientes deben considerar el costo financiero del crédito y evaluar seriamente su conveniencia antes de tomarlo.

«Los empresarios deben considerar el uso de capital propio, en un contexto de riesgo muy elevado, o evaluar nuevos mecanismos de financiamiento, bien sea a través de emisión de deuda, financiamiento con proveedores, préstamos entre empresas, entre otros. Sin importar cual utilice, hay que revisar los riesgos, ventajas y desventajas de cada línea de acción», aconseja.

Temas claves

– Y ya que estamos en esta línea de hacer recomendaciones. ¿Cuál es el tema que usted considera clave para enfrentar esta coyuntura?

– El flujo de caja siempre es la clave, el negocio hoy debe ser rentable y sostenible. Sin duda, los empresarios y gerentes deben mantenerse enfocados en los productos de alta rotación y en las preferencias de sus clientes. No es recomendable tener inventario de productos que no se vendan rápidamente. Además, hay que incorporar en los portafolios productos importados, mientras la velocidad de la inflación sea mayor a la variación del tipo de cambio, lo importado será más competitivo que lo nacional, lamentablemente.

– Desde el punto de vista de las herramientas, ¿qué tanto peso tiene la información sobre el entorno en esta situación?

– Esa es una pregunta difícil, por mi condición de consultor; no obstante, estoy persuadido de que los empresarios, emprendedores y gerentes saben que la única manera de manejar un riesgo tan elevado es anticipar situaciones y para eso hay que estar bien informados, entender el entorno, manejar indicadores serios. El próximo 20 de noviembre tenemos nuestro evento de Perspectivas para el año que viene en el Hotel Eurobuilding, al que hemos titulado con una pregunta que no es puramente retórica: ¿Se resolverá esto en 2020?

– Muy bien… ¿Se resolverá esto en 2020?

– Lo que podemos hacer es plantearnos escenarios. Las empresas hoy deben, más allá de conocer perspectivas macroeconómicas y financieras, que es fundamental, entrar en temas muy relevantes como el uso de la tecnología, las estrategias empresariales que pueden funcionar mejor y el conocimiento del consumidor, en un entorno donde la volatilidad regulatoria y económica seguirá imprimiendo diferentes ritmos en la toma de decisiones, por ello las empresas deben ser ágiles y flexibles. Esa pregunta no tiene respuesta ahora, pero cada empresario y gerente debe generar su propia respuesta y actuar en consecuencia.

En perspectiva

 – ¿Y cuáles son esas perspectivas para lo que resta del año y 2020?

– En general, son negativas. Por ejemplo, estamos viendo una recesión alarmante, con caídas del PIB de 38,8% para este año y 20,2% en 2020. Igualmente, estamos observando una contracción muy importante de las importaciones, a tal punto que este año esperamos un nivel de 8.000 millones de dólares y, para el próximo, un volumen de solo 7.000 millones. En términos de inflación anual, estamos viendo un escenario de 20.667% en 2019 y 18.865% en 2020. Todo muy complicado y retador.

– ¿En consecuencia, qué otras sugerencias se pueden hacer para enfrentar esto?

– Diría que, en términos generales, los empresarios y gerentes deben tener en cuenta cosas como que las inversiones a realizar deben estar orientadas a generar nuevos ingresos o reducir/eliminar gastos. Insistimos en que deben focalizarse en inventarios de alta rotación y activos que mantengan valor. La acumulación de divisas sigue siendo una buena opción, más con la estabilidad relativa y precios actuales. Un tema medular y en que el suelo enfatizar: proteja a su mejor personal, lo necesita para sobrevivir y será clave para el día después de mañana, su conocimiento y experiencia son valiosos.

– Está el tema de las sanciones sobre cuyas implicaciones usted ha venido alertando…

– Así es, en varios de nuestros Informes Privados recientes hemos abordado este asunto, que mucha gente veía sin la debida atención. Las sanciones están complicando cada vez más las operaciones de las empresas, por ende, nuestra sugerencia es que los empresarios cuiden muy bien con quién están realizando negocios -proveedores y clientes-, deben ser precavidos y proteger sus transacciones en divisas a través de sus cuentas bancarias.

– Finalmente. ¿Qué esperar con el dólar? Hay mucha incertidumbre…

– La situación actual es coyuntural y, en buena medida, artificial. No se están tomando las medidas adecuadas para estabilizar sostenidamente el tipo de cambio y rescatar el valor del bolívar, que, por cierto, ya está liquidado como moneda, porque perdió las principales características del dinero, pues ya no funciona como reserva de valor, unidad de cuenta y medio de pago. En consecuencia, la devaluación continuará y se acentuará, probablemente. Nuestros escenarios apuntan a un tipo de cambio paralelo sobre 48.000 bolívares para el cierre de este año y sobre 1.200.000 bolívares para el cierre de 2020.

– Usted habló de su evento de Perspectivas 2020 que se realizará el 20 de noviembre. Vista la coyuntura actual, dónde puso el foco para organizarlo.

– Sin duda, en la gestión empresarial. Tenemos ponentes de muy alta calidad, como Pedro Pacheco, socio de PwC Venezuela para abordar el tema gerencial y sus principales retos; a Carlos Aguiló, de la aceleradora Ecoen para hablar de la tecnología y los medios digitales de pago; y al profesor del IESA, Ricardo Vallenilla, para diseccionar al nuevo consumidor venezolano y aportar ideas para gestionar la contracción del consumo. Además, estará Félix Seijas, de Delphos, para abordar las perspectivas políticas y sus posibles desenlaces. Yo me ocuparé de lo macroeconómico, bancario, cambiario y financiero en 2020.

-A pesar de estos escenarios, ¿se siente usted optimista con el futuro de Venezuela?

– Sin duda. Venezuela es el país con mayor potencial económico de América Latina. Sus reservas de recursos naturales son su principal fortaleza para realizar un despegue relativamente rápido de su economía. Solo estamos a la espera de que los actores políticos logren el acuerdo necesario para colocar a nuestro país de nuevo en el proceso de crecimiento y relanzamiento de sus capacidades productivas, que están entre las mayores de América Latina. A pesar de que se nos han ido recursos humanos muy valiosos, Venezuela sigue contando con profesionales y empresarios de muy alto nivel, quienes serán los pilares para dar el impulso que hemos señalado.

Para participar en el evento de Perspectivas 2020 de Aristimuño Herrera & Asociados: ¿Se resolverá esto en 2020?, puede comunicarse por estas vías 0212-992.9469 y (0212) 992.1209. e-mail: [email protected]

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0