Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Regionales

“Solo me toca esperar la muerte”: Senas Mendoza, otra voz de la tragedia en Venezuela

Por:

caraotadigital

10

Publicado: 17 de abril, 2019 — 0:35 a.m. (hace 1 mes)



Senas Catan Mendoza Adam, un hombre de 65 años, busca ayuda urgente. La crisis en el servicio de salud pública del país le impide hacer una tomografía para saber qué tiene exactamente y por qué su sistema inmunológico se debilita con tan solo caminar.

Senas vive en el barrio Valles de González Plaza, en Naguanagua, estado Carabobo y tiene un grave problema en uno de sus riñones.

Al principio, creían que su afección era cardíaca, pero los exámenes descartaron la hipótesis. Sus pulmones también están seriamente comprometidos. En la Venezuela potencia de hoy, miles están en la misma situación.

Desde su humilde casa pudimos observar las condiciones en la que vive. Asegura que ninguno de los servicios básicos está garantizado en su barrio.

El señor Adam, como es conocido cariñosamente por su gente, tiene una esposa que vive en Caracas y tres hijos que también se fueron del país , uno está en Colombia, otro en Panamá y otro en Ecuador. Con ninguno tiene comunicación debido a que posee un celular antiguo que le impide usar aplicaciones como WhatsApp.

Mientras conversábamos con él, tomaba una pausa para respirar profundo porque se cansa incluso hasta cuando está hablando. Nos confesó que su situación de salud le ha impedido trabajar en los últimos meses y ha tenido que recurrir a buscar entre los escombros para “alimentarse”. “No me tocará de otra que esperar la muerte porque no me puedo poner a robar”, expresó.

“Necesito hacerme una tomografía porque en las radiografías que me han hecho no sale nada. También necesito 1 o 2 cajas de amoxicilinas porque me lo mandan para una supuesta infección interna que tengo”, pidió.

Durante más de diez años Senas se dedicó al mantenimiento de un edificio en Naguanagua. Quienes lo conocen, confirman su procedencia. “Muy responsable, colaborador y muy amigo de nuestra comunidad” , dijo Gloria Prieto, una de las residentes del condominio donde trabajó Senas durante siete años.

Ada Padilla también lo conoce desde años. “Todos hemos estado ayudándolo en este momento tan difícil y siempre fue hombre servicial” , expresó.

Esta es una muestra de la peor crisis humanitaria de nuestra historia contemporánea. Como Senas, millones más son víctimas de una Venezuela potencia que nunca salió a flote.

+ Información

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0