Tenemos Noticias de Venezuela y el Mundo

Opinión

Oscar Schémel: Épica y soluciones

Por:

noticierodigital

28

Publicado: 7 de septiembre, 2019 — 12:30 p.m. (hace 1 mes)



Tras el fracaso de la estrategia norteamericana de provocar la salida rápida y fulminante del poder del presidente Nicolás Maduro, la Casa Blanca profundiza sus acciones para asfixiar la economía venezolana, someter a terribles carencias de alimentos y medicinas a la población y neurotizar a la sociedad.

Se mantiene el objetivo de derrocar al presidente Maduro, dividir y debilitar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y desplazar al chavismo de todo espacio de poder e influencia social.

Pero el objetivo estratégico es reconfigurar la identidad nacional-popular, vulnerar el estado-nación y reinstalar a Venezuela en el tablero geopolítico norteamericano.

Recordemos las recientes declaraciones del enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, en las que admite que su gobierno no acepta la influencia de Venezuela y su modelo en América Latina, y rechaza la creciente presencia de China y Rusia. Además reconoció el interés estratégico de Estados Unidos por la más grande reserva petrolera del mundo.

En el contexto de esta conspiración, se mueven las piezas para establecer enclaves militares y/o paramilitares en la frontera occidental de Venezuela, con la excusa de combatir a la guerrilla colombiana que viene de regreso a la lucha armada, cuando lo que realmente está planteado es la fragmentación del territorio nacional.

Entre tanto, el plan de neurotización en marcha continúa con el proceso de acumulación de angustias colectivas para acentuar la incertidumbre y la sensación de desprotección y desesperanza.

Los tiempos se aceleran y la Casa Blanca se plantea agravar hasta el extremo la crisis venezolana antes de la culminación del período legislativo del diputado Juan Guaidó y antes de la convocatoria a nuevas elecciones parlamentarias.

Para el Gobierno Bolivariano son tiempos de asedio imperialista, pero también de oportunidades.

Es necesario moverse hacia el centro político donde se encuentra la mayoría del país, construir consensos policlasistas, relanzar su propuesta de sociedad y renovar sus relatos.

Principalmente, la Revolución Bolivariana debe definir sin más demoras su modelo económico y su relación con la clase empresarial, nacional e internacional, porque es la economía su más peligroso talón de Aquiles.

Queramos o no, somos una economía de mercado y debemos aprender a gobernar con el mercado, pero estableciendo reglas claras que generen confianza y seguridad, sustentabilidad y progreso.

Enfrentar la crisis económica con urgencia y eficacia, lograr la estabilidad macroeconómica del país y la recuperación del crecimiento, exige de la construcción de amplios consensos y del establecimiento de espacios de conciliación y diálogo, alrededor de un modelo económico post-rentista y diversificado, compartido entre el Estado, los sectores productivos privados, el Poder Popular y el liderazgo democrático del país.

No es suficiente la épica antiimperialista; es urgente reimpulsar la gestión de gobierno, elevar la eficiencia y brindarle repuestas y soluciones a los venezolanos.

Hinterlaces

¿Qué te pareció el artículo?

¡Qué divertido!
0
¡Waaaooo!
0
¡Me molesta!
0
¡Me encanta!
0
Qué Aburrido...
0
Qué mal...
0
¡Qué Cagada!
0