Menú Cerrar

▷ #OPINIÓN Poselecciones regionales: lo nuevo bajo el sol y perspectivas #3Dic

▷ #OPINIÓN Poselecciones regionales: lo nuevo bajo el sol y perspectivas #3Dic

Estas elecciones regionales demuestran una vez más que las formas de lucha no son fijas como un dogma intocable. Sin la ingenuidad de los ilusionistas electorales, el voto puede funcionar como palanca impulsora del cambio. Por supuesto, que sujeto a ciertas condiciones objetivas. Una de estas condiciones es la existencia en el país de una fuerza democrática que, aunque dispersa, tiene posibilidades de incidir en unas elecciones. La otra hacer las cosas bien organizadas con sentido estratégico de poder. Pues hoy otro gallo cantaría si la oposición hubiese concurrido unida al proceso comicial.

Con todo el régimen se ha hecho de manera aplastante con 20 gobernaciones y la oposición con apenas 3. La diferencia es abismal. Con la ventaja a su favor de la elevada cifra de abstención, éste se atornilla en el poder político administrativo. Al tiempo que se legitima con la participación de la oposición en los comicios. Una bandera que, en lo sucesivo, mostrará como certificado de buena conducta y le sacará provecho propagandístico, sobre todo ante la comunidad internacional que lo acusa de ilegítimo.

Aunque no las tiene todas consigo, ha debido afrontar el fraccionalismo de los disidentes con chance de triunfo, de los cuales unos 14 fueron inhabilitados, entre estos 6 del PCV. Inexplicable para quienes presumen de fuertes y contar con el apoyo popular. Es que por hacer elecciones necesariamente se es demócrata. La dictadura comunista de Cuba las realiza ganando siempre el PC.

Pero el régimen se encuentra ante el dilema: continuar con el modelo sociopolítico cerrado y autoritario que ha destruido la economía del país con su secuela de miseria. O por el contrario abrirse a la economía de mercado y la pluralidad política. De seguir como lo ha hecho hasta ahora se profundizará la peligrosa situación de ingobernabilidad a la que paradójicamente juegan los comunistas dogmáticos carentes de sentido común, sensatez y conciencia más elemental del progreso de los pueblos.

Lamentablemente, su mayor preocupación y desafío es la preservación del poder político a cualquier precio y la legitimación para respirar más cómodamente en lo sucesivo. La recuperación económica no es prioridad. En su contra pesa el desprestigio por las gravísimas acusaciones de violaciones a los derechos humanos hechas por la ONU y la CPI que quitan el sueño a sus jerarcas. Pero no se detiene en sus propósitos totalitarios. Insiste en implantar el poder comunal que ahora impulsaran a fondo para un mayor control de la población en la falsa oferta de una práctica de democracia.

El régimen coyunturalmente ha salido fortalecido de estos comicios apuntalado en la ventaja de ostentar el poder. Ello le permite un amplio margen de maniobra en diversos órdenes, entre estos el electoral en que impone su hegemonía al mejor estilo estalinista. Lo ejemplifica los antidemocráticos sucesos del estado Barinas. Era de esperarse. La prueba mayor es para las fuerzas democráticas ante el desafío de responder adecuadamente a los abusos del chavismo en el poder. Sería un error asumirlo como un límite o freno.

La dividida oposición en cambio es la que ha llevado la peor parte al obtener apenas 4 gobernaciones de estado. Es evidente que sus candidatos no entusiasmaron a su electorado que de más de 80% ha bajado al mínimo. La sorpresa y excepción es Manuel Rosales en Zulia que se alzó con un inmenso caudal de votos lo cual lo vislumbra como futuro candidato presidencial.

Esta ha salido debilitada por falta de la necesaria unidad y visión estratégica en lugar del reiterado tactismo con sus saltos inexplicables y una cadena de indetenibles errores. Pues, no es verdad lo dicho por Antonio Ledezma de que han tenido unidad de sobra. ¡Ojala fuera así!. Eso se lo ha pedido la ciudadanía sin que la dirigencia opositora lo tome en cuenta lo cual suscita suspicacias. Un enemigo poderoso, totalitario y sin escrúpulos como el chavismo no se enfrenta ni se derrota desunido.

La oposición apenas ha podido tomar un respiro sin levantarse de la lona. Se encuentra ante la exigente tarea de reconstruir y recuperar sus fuerzas que pasa por la necesaria unidad. La contradicción principal a vencer está a lo interno de sus fuerzas: la demoledora división. Queda la interrogante de si enfrenta al régimen con miras a sacarlo del poder o se consume en la cohabitación con el mismo por el negociado a cambio de pequeñas cuotas de poder. La oportunista concepción de la política que a todos sus oficiantes alguna vez los toca por tratarse de seres humanos imperfectos.

Aún desunida se hizo de más de 70 alcaldías. Un hecho no deleznable y demostrativo del valor estratégico de la unidad. Igualmente que el voto puede funcionar como instrumento de cambio cuando se le sabe utiliza y asume como un reto activo. Otra vez la regla de la mayoría democrática en la que no cree el chavismo que juega a la abstención para imponerse.

En Lara llama la atención que el electorado antigubernamental se decidió por Henri Falcón acusado por la oposición de traidor y plegado al gobierno. Una conducta de cambio pero con rasgos de cierto conservadurismo, como jugando a seguro por lo conocido. Su alta votación es una evidencia de su liderazgo que no debe subestimarse. Aparentemente el triunfalismo obró en su contra signo de un error de campaña. Es más, en el primer boletín del CNE era mínima la diferencia de votos entre Falcón y el reelecto gobernador del PSUV, Adolfo Pereira.

Ciertamente el alcalde por el PSUV Luis Jonás Reyes ha resultado reelecto, pero pierde la mitad de su capital electoral anteriormente en más de 200 mil sufragios. El mismo descendió a los 144.515 votos lo que indica que viene en picada. Ello mientras el abanderado de la Alianza Democrática Roberto Sánchez de arrancada se hizo de 122.628 sufragios, una cifra por demás muy halagadora. Menos conocido que otros en tan corto tiempo de campaña caló en los electores.

Con respeto a los resultados de la MUD es Luis Florido quien lo explica al expresar que fueron castigados por el electorado. Una vez más el alto precio de la división. Sobella Mejías, a quien dábamos como una buena candidata, no la favoreció el electorado por su bajísima votación del 3,75%.

No debería sorprender el hostigamiento poselecciones contra algunos alcaldes electos de la oposición al igual que la sentencia de la Sala Electoral del TSJ que congela la elección del nuevo gobernador de Barinas. En estos casos reiteramos, funciona el voto como cambio y reto. Simplemente se trata de hacerlo respetar como lo establece la Ley de lo contrario no tiene ningún sentido participar en una contienda electoral. Eso corresponde a una dirigencia lúcida, firme, honesta, resuelta y comprometida con la ciudadanía que los elige.

El nuevo cuadro político plantea a ambos sectores un reacomodo en sus maniobras, tácticas, estrategias, línea política, formas de lucha y fuerzas. Unos para permanecer en el poder, los otros para conquistarlo pacifica o violentamente de acuerdo con las formas de lucha planteadas por el líder de la Revolución Soviética Vladimir I. Lenin. Para la oposición el perfil del camino correcto a seguir en lo sucesivo sin pacifismos ingenuos ni el aventurerismo violento.

El presidente Nicolás Maduro ya ha lanzado el anzuelo del diálogo con los ganadores de la oposición. Tal vez lo hace a conciencia de que en 2022 entraremos en el año del revocatorio presidencial que pondrá a prueba otra vez a la oposición. Lo toman o lo dejan. De hacerlo debería ser desde el enfoque del reto a vencer, máxime que lo establece la Constitución vigente en el país. Vale decir, un derecho que debe defenderse y no desecharlo.

Freddy Torrealba Z.

Fuente de TenemosNoticias.com: www.elimpulso.com

Publicado el: 2021-12-03 10:37:00
En la sección: Opinion – El Impulso

Publicado en Opinión
Volver al inicio